Ir

Tu novia te agradecerá que le hagas esto a tus pies

como exfoliar los pies
FOTO:iStock
POR: Patrick Huguenin /FECHA:14 de febrero de 2017
Te presentamos a tu nuevo mejor amigo, el removedor de callos.

Quítate los zapatos y los calcetines. Inclínate y toca tu pie. Ahora pregúntate, si esto fuera papel de lija, ¿qué grado sería fino o abrasivo? Si eres como la mayoría de los hombres, la parte de atrás de tu talón se siente como el exterior de un armadillo. ¿Cómo es que pasó esto?

 

"El estrato córneo, o capa superior de la piel, es más gruesa en las palmas de las manos y las plantas de los pies", explica el doctor Brendan Camp, un dermatólogo del norte de Virginia en Estados Unidos. Las palmas y las plantas reciben la mayor fricción todos los días -y el exceso de fricción puede empeorar las cosas.

 

De hecho, tus zapatos pueden ser parte del problema. Piensa en esos tenis que querías reemplazar. O ese par de botas que lucen muy bien, pero no te quedan tan bien.

 

 

Camp explica que “si tus zapatos no ajustan apropiadamente, con el tiempo tu piel reacciona a la fricción haciéndose más gruesa como una medida de protección". "Y si se pone demasiado gruesa, se romperá y se fisurará".

 

La solución: combate la fricción con fricción.

 

Puedes ir todas las semanas a que te hagan pedicure o podrías hacer del cuidado de los menor de los pies parte de tu rutina de baño diaria. Es menos tardado que el afeitado, una excusa perfecta para quedarte en la ducha un poco más, y se siente bien.

 

"Remojar los pies en agua tibia durante unos minutos ayudará a humectar esa capa superior de la piel", indica Camp. Luego, elige tu arma. Para un enfoque totalmente natural, usa una piedra pómez. Le dará a tu ducha un toque de "spa volcánico en Hawai". Pero, aún mejor para hacer el trabajo es el clásico removedor de callos.

 

"Estos a menudo tienen manijas, que encuentro más ergonómicamente cómodas", dice Camp. "Y tienen dos superficies, gruesa y fina."

 

Comienza con la gruesa. El trabajo es más difícil cuando comienzas. Después de algunas duchas, o al atacar áreas más sensibles como el costado de un dedo del pie, utiliza el lado fino.

 

Una buena frotada en los talones dará resultados tangibles. Solo no lo desperdicies. Cuando salgas de la ducha, pon la crema hidratante en los pies para blindar la suavidad.

 

Al igual que con todas las cosas de cuidado de la piel, unos talones perfectamente lisos toman tiempo, y requieren un poco de mantenimiento. Sí, eso es un compromiso. Puede que creas que nadie nota tus pies. Tal vez estás convencido de que a tu novia le encantan tus duros pies, esos que le provocan rasguños cuando duermen, ¿verdad? Exfolia tus pies, antes de que estos exfolien a alguien que amas.

+RELACIONADAS
MH- Comenta esta Nota