Por favor, no uses escote

Publicado el día 03 de Agosto del 2017, Por John Lonsdale

A menos que seas una estrella de rock, solo úsalo en la playa.

Aqui va un banner...

Oye, amigo, se te desabrochó un botón... o tres.

 

Puede que solo quieras mantenerte fresco durante este verano, lo que entendemos completamente, o simplemente leíste un artículo, publicado en el New York Post, que asegura que el “escote masculino está de moda”, gracias a los modelos y ex integrantes de One Direction que le muestran al mundo lo que hay bajo su camisa.

 

 

No. No, no está de moda.

 

"Siempre ha estado presente de alguna manera", explica el estilista, Seth Howard, y agregó que uno de los ejemplos más recientes es el cuello en V de American Apparel que utilizan los hombres.

 

A menos que seas una estrella del rock o un modelo o que vayas de regreso al bar después de un día en la playa, probablemente ningún tipo que conozcas va a tratar de lucir este relajado estilo. Tenemos que admitir que se ve bien, pero no es algo que sentido fuera de un bar o de la playa.

 

RELACIONADA: ¿Cuál es la diferencia entre un saco sport, uno de vestir y un blazer? 

 

Piénsalo: estás en la oficina con una camisa blanca impecable y decides mostrar un poco de tu poderoso pelo en pecho durante una presentación. ¿Crees que alguien te va a escuchar? Difícilmente amigo.

 

Le preguntamos a Howard cuántos botones puedes desabrochar en la oficina o en una situación casual. Y resulta que, probablemente, ya lo haces así. “Personalmente, creo que depende del ambiente del lugar en el que trabajes”, explica Howard. “Para el corporativo, en el que la corbata es obligatoria, generalmente solo el primer botón. Para días casuales, dos botones máximo. Lo mejor que puedes hacer es observar cómo se visten todos los demás. Está bien verse con estilo, pero no sugiero que trates de ir demasiado lejos

 

Así que, si realmente quieres conseguir un poco de ventilación, adelante, desabrocha uno o dos botones. Si vas a dejarte la camisa abierta, Howard sugiere hacerlo con confianza. Sin embargo, aquí hay algo que debes recordar cuando estés pensando en desabrochar un botón más: “ve cómo están vestidas las personas que te rodean,” sugiere Howard. “Si eres el único enseñando el ombligo, tal vez deberías pensarlo un poco más”.