DESCARGA
Síguenos en:

El mundo según Ewan McGregor

POR: David Hochman
FECHA:2012-10-17
Entre viajes, tiempos desenfrenados y un trabajo desafiante, el actor lleva una vida plena, siguiendo unas sencillas reglas.

Ewan McGregor está arrasando España con el estreno de Lo imposible, que llegará hasta diciembre a las salas latinoamericanas pero que ya le valió el premio Donostia del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

El actor escocés, a sus 41, parece estar en su mejor forma, y muchos aún lo recuerdan por haber participado en los tres primeros episodios de la saga de Star Wars, interpretando al caballero Jedi Obi-Wan Kenobi.

Este es el hombre que, hace unos años, recorrió 26,000 kilómetros en un viaje en moto de Londres a Nueva York (vía Mongolia, por cierto), sólo para igualar la aventura más tarde con un recorrido desde la punta de su nativa Escocia hasta Sudáfrica. Esas experiencias, que sentaron las bases para dos documentales, Long Way Round y Long Way Down, le dieron algunas poderosas lecciones: que el viaje lo es todo, que una sonrisa puede ser el puente que sortea el abismo entre los idiomas y que en algunas ocasiones un extraño en tierra desconocida debe probar el cocido de testículos de cabra.

Su tonificado cuerpo se presta para el tipo de papeles en películas que lo han hecho famoso, como el junkie en Trainspotting, el bohemio en Moulin Rouge y el caballero Jedi.

Sus habilidades para el acondicionamiento físico lo preparan para enfrentar su heptatlón de proyectos de películas. Pasa desde el papel de oficial del Vaticano opuesto a Tom Hanks en la secuela del Código Da Vinci, Ángeles y demonios, al papel estelar en una relación gay dentro de una prisión (leíste bien) con Jim Carrey llamada I Love You Phillip Morris, hasta hacer el papel del amante de Amelia Earhart en la película biográfica Amelia, con Hilary Swank. También es versátil cuando no está trabajando. Mientras que otros actores cotizados se la pasan en elegantes spas entre películas, McGregor duerme en dunas en el Sahara, aprende a volar avionetas, acampa con su esposa en áreas donde viven los osos polares (ok, de acuerdo, eso fue para un documental de la naturaleza), y generalmente vive como si el mañana no existiera. "Vengo de un pequeño pueblo en Escocia, un lugar llamado Crieff", cuenta McGregor. "Es una fantástica aldea pequeña y la amo entrañablemente. Pero siempre supe que allá afuera había un mundo enorme que yo necesitaba experimentar a mi manera. Esto podría sonar un poco a cliché, pero llegué a darme cuenta de que nuestras vidas no deben ser medidas en función de cuánto dinero ganamos o qué tan conocidos somos, sino por cuántos logros podemos encontrar en nuestra existencia diaria." Él nos cuneta cómo hacer que esto suceda al seguir sus seis sencillas reglas, similares a las que aplican los Jedi.

 

Regla 1: El miedo te destruirá

Aparecen situaciones, ¿de acuerdo? Llegaste tarde por la noche en moto a un hotel en Ucrania sólo para saber que los tipos con las Kalashnikov son mafiosos rusos. O quizá tu pierna está sangrando por una herida de machete que sufriste mientras atravesabas un bosque hondureño. O probablemente te diste cuenta de que, ¡uuuuf!, eso definitivamente no fue un pollo. Para un hombre que ha enfrentado todo esto y más, McGregor sabe que nada empeora más rápido una situación de por sí complicada que perder la ecuanimidad. Pero no tienes que dar la vuelta al mundo en una motocicleta para hacer uso de esa lógica. Es un axioma independientemente de que estés planeando en tu auto camino a casa del trabajo o afirmando algo dentro de un tanque de guerra. "En cualquier escenario desafiante, si permaneces lo más calmado posible, pensarás con mayor claridad y encontrarás con rapidez la solución al problema", asegura. Además, algunas veces las partes que asustan son las más interesantes. McGregor cita un ejemplo: "Estuve alguna vez en México y todos me estaban advirtiendo que no manejara en las carreteras por miedo a ser asaltado a punta de pistola. Pensé, qué pena. ¿Sabes cuántos millones de personas viven en México y no son asaltadas? Es un país hermoso y no iba a perder la oportunidad de conocerlo por tierra. No puedes ser gobernado por el miedo, no por el de otras personas y definitivamente no por el tuyo."

 

Regla 2: Supera a tu hermano

Aunque no lo creas, él fue considerado el holgazán de la familia. Su hermano mayor, Colin, una persona que toda la vida ha superado las expectativas, vuela aviones de guerra Tornado GR4 en la Real Fuerza Aérea. "En la escuela", señala, "Colin era capitán del equipo de criquet y del equipo de rugby, y llevaba puesta una corbata especial que le otorgaban a los estudiantes sobresalientes con madera de líderes. Para cerrar con broche de oro, tenía las novias más hermosas". Ewan, mientras tanto, dejó la escuela antes de graduarse, era algo introvertido y nunca participó en actividades atléticas en equipo. Aunque esto no implica que no compitiera con su hermano. "Tenía que vivir conforme a los estándares muy elevados que sentó mi hermano y creo que tenía un poco de resentimiento por ello", dice., "pero esa emoción no fue dirigida hacia su hermano". "En vez de eso, canalicé todas esas sensaciones en hacer lo mío, la actuación, la música, y tomé con suma seriedad esas ocupaciones. Amo profundamente a mi hermano, pero verdaderamente creo que nuestra dinámica me obligó a hacer algo más de mí mismo. Cuando la gente no cree que luchas por cumplir con las expectativas, es muy satisfactorio demostrarles lo contrario." Pienso cómo puedo aplicar esa lección. El jefe que no te va a dar esa promoción o el "amigo" que se ríe de tu idea del millón de pesos. Todos son sólo peldaños involuntarios en el muro de la vida que estás escalando.

 

Regla 3: Opta por no hacerlo

"Es interesante que las personas antaño pensaban que fumar era glamoroso", observa McGregor. "Yo solía pensar que era bastante cool." Hace ocho años abandonó por completo el cigarro y al mismo tiempo dejó de beber para poner verdaderamente a prueba su resolución. Le da crédito a una sesión con el hipnoterapeuta en la que le mostró el camino, pero asegura que sus adicciones fueron curadas antes de que pusiera un pie en el consultorio. "Lo que más importa en cualquier régimen, ya sea para bajar de peso o dejar de beber o consumir cigarros, es tu disposición para buscar ayuda y tu deseo de decir no más", explica. "La voz en tu cabeza que dice escojo no hacerlo es lo que en última instancia marca la diferencia entre no cambiar y realizar cambios que perduran." McGregor pasó años racionalizando su comportamiento adictivo con un razonamiento a medio cocer, "cómo ese vino y vodka son de alguna manera más saludables que la cerveza", dice. Al final, derivó en la decisión de tratar mejor su cuerpo. "No era alguien que pudiera fumar ni tomar con moderación, y reconocí que esas cosas podrían matarme", explica. "Comencé a visualizar al doctor diciéndome que yo tenía cáncer por fumar o que estaba extremadamente enfermo por cuanto había bebido. ¿Qué clase de arrepentimiento tendría si tuviera que decirle a mis hijas o a mi esposa que estaba muriendo por un comportamiento que pude haber corregido? No quería ser ese tipo de hombre."

 

Regla 4: Corre por tu vida

A pesar de las apariencias, McGregor no es del todo el tipo Menàs Health. Odia el gimnasio, pesas libres, entrenamiento de circuitos o le aburren las caminadoras. "Ah, y las sentadillas", agrega. "Me enojan y marean." Pero le gusta correr. Le agrada el empuje que le proporciona y la manera como lo mantiene delgado. 8 kilómetros es su carrera estándar, pero algunas veces recorre 13 kilómetros, con el iPod a todo volumen. En estos días corre con la música de Pink Floyd, y con el álbum Absolution, de la banda británica Muse. "Es tan grandiosa, espléndida y ruidosa que me saca de cualquier estado negativo", explica. El trabajo de cardio fue de gran ayuda mientras McGregor filmaba I Love You Phillip Morris con Jim Carrey dentro de la legendaria prisión de Angola, también conocida como la Penitenciaría Estatal de Lousiana de máxima seguridad. "Todos los extras que usamos fueron verdaderos asesinos", dice McGregor. "En una escena donde debía perseguir a Jim a través de la prisión, tuve que iniciar desde el lejano extremo del pasillo, rodeado de un grupo de hombres que daban miedo. Estaba esperando que a ninguno de ellos se le botara la canica y decidiera que sería divertido asesinarme. En cierto punto, un tipo grande con un peine atorado en su cabello afro se acercó a mí y me dijo oye, debería haber una escena en la que peleo contra Jim por ti, yo sólo corrí por el pasillo."

 

Regla 5: Escoge sabiamente a tus mujeres

Su matrimonio es largo (17 años) y exitoso para los estándares de Hollywood. Dice que simplemente tuvo suerte. "A partir del momento en que Eve y yo nos conocimos estuvo bien, y no sé explicar las razones detrás de ello". Cree que a veces analizamos demasiado las relaciones de pareja. "Si pasas demasiado tiempo trabajando en tu relación, no creo que sea una en la que valga la pena estar", observa. "Con Eve, nunca he tenido que trabajar. Simplemente lo tenemos. Estoy en esto, ella está en esto, y así son las cosas. Si alguien te atrae, estás cómodo con esa persona y ambos se tienen un mutuo respeto, el resto se encarga de sí mismo."

 

Regla 6: Imagínate lo que quieres hacer

Para un hombre con muchos logros, McGregor todavía tiene una larga lista de pendientes. Desea manejar en moto a través de Brasil. Le gustaría aprender a volar en gliders. "Siempre me ha ayudado tener en mi cabeza una imagen del lugar en el que quiero estar", dice. Ayuda cuando está ocupado trabajando. Hacer cinco películas en 15 meses tiene su lado positivo. (Hay mucho dinero, ¿y "trabajar con personas como Jim Carrey, Tom Hanks y Naomi Watts? ¿Qué no me podría gustar de esto?"). El mundo que soñó de niño no ha empequeñecido. "Quiero tocar más la guitarra. Me gustaría pasar más tiempo en Kenia y en Mongolia. Quiero leer la obra de Marcel Proust En busca del tiempo perdido. Hay muchas cosas que deseo hacer." Lo que más lo intriga es compartir el mundo con su familia. "Si puedo transmitirles un mensaje a mis hijos", dice, "es que deben ver que hay muchas cosas allá afuera si estás listo para la aventura".

 

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH