DESCARGA
Síguenos en:

Dale vacaciones a tus pies

Dale vacaciones a tus pies
Refréscalos y elimina los malos aromas.
FOTO:Archivo Mens Health
POR: Redacción
FECHA:2012-12-25
Han pasado horas y días trabajando para ti, te llevan a todas partes, son excelentes empleados, ¿no crees que merecen descanso?

Tras meses de estar atrapados en tus zapatos de trabajo, maltratados en los tenis de futbol o en el calzado que utilizas para hacer ejercicio en el gimnasio, tus pies se encontrarán en pésimo estado. Pero no temas, Frodo. Únicamente deberás seguir estos pasos que Marc Metalf, quiropráctico del centro masculino Geo F. Trumper, en Inglaterra, te tiene preparados.

 

ADIÓS PESTILENCIA

Ese temible hedor tiene una razón para quedarse en tus pies -es causado por bacterias que se alimentan del sudor. Para darles su merecido a esos invasores deberás bañarlos en un recipiente con agua tibia y un poco de extracto del árbol del té, un antiséptico natural. Después deberás atender tu ropa. Las calcetas de algodón alejarán el sudor de tus pies, mientras que los zapatos de piel permitirán que esa zona respire, lo que limitará el crecimiento de las bacterias. Si sudas demasiado, deberás cambiar tus calcetines durante la hora de comida -sin que nadie se percate.

 

SUAVIZA LA PIEL DURA

Mantenerte parado es un trabajo pesado para la piel que cubre la bola del pie, las uñas y los talones. El resultado es un desastre. Humecta tus pies todos los días por medio de una crema que contenga al menos 25% de urea sintética. Así suavizarás y eliminarás hasta la más terca de las uñas gigantes. Por tentador que sea, el uso de una piedra pómez debe ser moderado, pues el calor y la fricción fomentan el crecimiento de callos.

 

CUIDADO GENERAL

Esfuérzate un poco más en el baño y detendrás los problemas en tus pies. Exfolia a partir de las rodillas y hacia abajo un par de veces por semana y humecta diariamente para destapar los poros y evitar que las bacterias tengan dónde esconderse. Corta tus uñas rectas y cuida no dejar salientes en los lados, pues podrían irritar y perforar la piel, creando una zona donde los agentes dañinos pueden crecer. Las pequeñas verrugas las puedes retirar con un poco de cinta adhesiva. Sella al invasor con la cinta y los químicos en la misma, junto con la falta de oxígeno, terminarán con él.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH