Lo que tus ruidosas rodillas están tratando de decirte

Publicado el día 09 de Mayo del 2017, Por Micaela Mackenzie

Tus articulaciones pueden estar en riesgo incluso si no sientes ningún dolor.

Aqui va un banner...

Si está familiarizado con un chasquido cuando flexionas la pierna o un crujido mientras estiras después de correr, escucha: chasquidos y tronidos, en la articulación de la rodilla -incluso si no duele- podría ser un predictor de artritis más adelante, descubrieron investigadores del Colegio de Medicina de Baylor.

 

Los investigadores se propusieron identificar alertas tempranas de la osteoartritis. Específicamente, analizaron si el tronido sin dolor en la rodilla, también conocido como crepitación, apuntaba a la artritis sintomática completa más adelante.

 

Relacionada: Fortalece y blinda tus hombros.

 

Ellos analizaron cuatro años de datos de la Osteoarthritis Initiative, mirando a los participantes que tenían al menos una rodilla sin artritis sintomática (es decir, sin dolor). Encontraron que el estallido sin dolor era muy predictivo del desarrollo de la artritis de rodilla dolorosa durante el año siguiente.

 

De todos los casos de osteoartritis sintomáticos encontrados en el estudio, el 75 por ciento de ellos procedían de participantes que previamente mostraron signos de crujido y estallido en la rodilla pero sin dolor. Los participantes que a veces tenían las rodillas crujientes eran apenas dos veces más probables desarrollar muestras dolorosas de artritis dentro de un año, mientras que los que divulgaron el chirrido constante eran tres veces más probables. Los participantes a los que solos les tronaba la rodilla de vez en cuando, tuvieron poco menos del doble de posibilidades de desarrollar síntomas dolorosos de artritis durante el siguiente año, mientras que quienes reportaron tronidos constantes, tuvieron tres veces más posibilidades.

 

Si ya estás familiarizado con los tronidos en la rodilla, pero no sientes ningún dolor aún, hay cosas que puedes hacer para reducir el riesgo más adelante, aseguró la doctora Grace Lo, autora principal del estudio, en un comunicado de prensa –evitar la obesidad, por ejemplo, ya que el peso extra ejerce presión sobre las rodillas, desgastando el cartílago.

 

De hecho, en un estudio separado publicado este mes, los investigadores de la Universidad de California en San Francisco, encontraron que las personas con sobrepeso y obesas que perdieron sólo el 5 por ciento de su peso corporal vieron disminuciones significativas en la degeneración del cartílago. Si puedes bajar un 10 por ciento, ahorrará aún más cartílago.