DESCARGA
Síguenos en:

25 tips para la montaña parte 1

25 tips para la montaña parte 1
Vuélvete un atleta sobre ruedas.
FOTO:Bike
POR: Julio Vicioso
FECHA:2012-02-15
Para salir a hacer una buena excursión de mountain bike es necesario que tengas unos conocimientos mínimos de mecánica.

Agarro la bici y esto es "pan comido"... pues no. Para salir a hacer una buena excursión de mountain bike es necesario que tengas unos conocimientos mínimos de mecánica y que puedas solventar los imprevistos con ingenio y agudeza. Aquí tienes 25 trucos y consejos para poder salir hasta del infierno.

 

1) Un consejo antes de salir de casa. Informa sobre el recorrido aproximado que vas a hacer, se realista sobre tu condición física y comprueba cuáles son las condiciones climatológicas. Recuerda que los cambios de tiempo en la montaña pueden ser rápidos y bruscos.

 

2) Lleva siempre en todas tus salidas: agua o bebida energética, alguna barrita, gel energético, frutos secos o pasas. En tu mochila no debe faltar una multiherramienta lo más completa posible (tronchacadenas, llaves Allen de 4, 5 y 6 mm, llave de Torx, destornillador, etc?); un inflador, siempre que sea posible para los dos tipos de válvula, una cámara, parches, desmontables, algo de dinero, documentación, un teléfono móvil (con batería y crédito) y algo de ropa de abrigo, que puede ser un impermeable o un rompevientos, que ocupará poco espacio y el peso también será reducido.

 

3) Revisa tu bici siempre antes de salir: presión de las ruedas, estado de los cambios y frenos, y no está de sobra un pequeño repaso a los componentes de la maquinaria. ¿Lo principal? Los tornillos de la potencia y del manubrio, los del asiento y poste del asiento. También debes comprobar que los cierres rápidos de las ruedas están correctamente cerrados y si no montas a menudo, que el estado de las llantas sea bueno y no presente los laterales agrietados o muy resecos.

 

4) Una vez en marcha, casi cualquier problema tiene solución, siempre que vayamos preparados convenientemente. A veces, las prisas por salir no nos permiten cumplir los requisitos mínimos previos y empiezan las complicaciones sobre la marcha, por ejemplo, que una de las gomas de freno roza en la llanta. Fácil solución: en el propio freno encontrarás un minúsculo tornillo en su lateral, con cabeza de desarmador. Apriétalo una media vuelta (girando en el sentido de las manecillas del reloj) y la goma se separará de la llanta como por arte de magia.

 

5) Notas que la bici es inestable y que se retuerce debajo de ti provocándote inseguridad y además te cuesta rodar. Probablemente se deba a que la presión en los neumáticos es insuficiente. Para inmediatamente y dale vida a tus bíceps, inflando las ruedas hasta que al montar de nuevo sobre la bici notes que la bici rueda fácilmente.

 

6) Llegas a la primera bajada de tu excursión y notas que tu bici no frena como antes, aunque hagas mucha fuerza en las palancas de freno. Una de las razones más probables de la ausencia de presión será que las gomas en caso de freno V-Brake a la llanta, o las pastillas, en caso de freno de disco, estén muy lisas y vidriosas. Hubiera sido mejor hacerlo en casa, pero si llevas en tu mochila lija para poner los parches, puedes lijar la superficie de las gomas o pastillas que estarán cristalizadas (se dice así cuando tienen ese brillo inconfundible) hasta que la gomas/pastilla recupere su presión sobre el aro de la llanta o el disco.

 

7) ¡El cambio no deja de sonar!

Regla número 1: Cuanto más tiempo montes con el cambio desajustado, más difícil será ajustarlo de nuevo.

Regla número 2: Pon el cambio trasero con la cadena engranada en el piñón más pequeño, ese será nuestro punto de partida.

Regla número 3: No toques los tornillos del cambio si no sabes para qué sirven, así lo más probable es que empeores la situación. Si el problema es un pequeño desajuste, probablemente se deba sólo a la tensión del cable. Levanta la rueda trasera, da pedales y pulsa el mando para subir al segundo piñón. Si no sube suavemente, al cable le falta tensión. Gira un cuarto de vuelta en el sentido contrario al de las manecillas del reloj el tensor situado en la salida del cable del mando, o en el cambio trasero. Si sigue sin subir, gira otro cuarto de vuelta.

 

8) Si por el contrario no bajan, sube la cadena hasta el piñón más grande y gira un cuarto de vuelta el tensor correspondiente, esta vez en el sentido de giro de las manecillas del reloj.

 

9) Otro ajuste posible se puede realizar con los tornillos situados en el cambio trasero con una H y una L.

 

10) La bici ya frena y cambia como si estuviera nueva, pero sin embargo un constante sonido desagradable al pedalear le resta fuerza a tu pedaleo. Si eres previsor y llevas un pequeño bote de lubricante, bastarán unas gotas en la cadena para que todo vaya más suave (aunque recuerda que estas operaciones deberías hacerlas antes de salir a hacer tu ruta).

 

11) Si la cadena se sale por el plato grande hacia fuera, gira media vuelta el tornillo marcado con una H en el desviador delantero. Si lo que te ocurre es que el plato se cae del plato pequeño hacia el cuadro, gira media vuelta en el sentido de las agujas del reloj el tornillo L del desviador.

 

12) Sientes que la dirección tiene una pequeña holgura. Si el movimiento llega de la propia dirección y no del juego barras-botellas de la horquilla de suspensión, haz lo siguiente: afloja el o los tornillos de la potencia ligeramente, y aprieta el tornillo colocado en la parte superior (el de la tapa) con cuidado. A continuación vuelve a apretar los tornillos de la dirección para que la dirección quede ajustada.

(Continúa)

 

ÚNETE A LA COMUNIDAD BIKE

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH