DESCARGA
Síguenos en:

6 pilares del entrenamiento olímpico 1

6 pilares del entrenamiento olímpico 1
El deseo incontrolable de ganar será el combustible para echar a andar las estrategias con que conseguirán la victoria. Y tú te encuentras a punto de descubrir cuáles son esas estrategias.
FOTO:Peter Yang
POR: John Brant y Ben Court
FECHA:2012-08-03
Los deportistas olímpicos son los más altos exponentes de los límites físicos, tú puedes conocer su entrenamiento en estas notas.

Usain Bolt hace que el pasillo de un hotel para celebridades de Hollywood se vea mucho más relajado, mientras se dirige al gimnasio. Observa el pesado costal de boxeo que cuelga en un rincón del lugar y después de tres veloces zancadas se lanza por el aire en una patada de tijera, estilo Bruce Lee, a la altura de la cabeza. Y golpea al saco con tal fuerza que éste se sacude con violencia y nos deja en la mente el recuerdo de la velocidad sobrehumana, la del hombre más rápido del mundo, y su soberbio atletismo. No cabe duda que Bolt hace acto de presencia con fuerza. Este hombre de 25 años no parece alejado de aquel que en 2008 se burló de los siguientes siete hombres más veloces del planeta, estableciendo una marca mundial en los 100 metros planos, mientras celebraba a casi siete zancadas del listón de meta. Es fácil convencerse a sí mismo que la realidad de Bolt es tan extravagante como su imagen y que su don es el producto de genes sobrehumanos que le permiten a un velocista de clase mundial emerger con una formación completa de la sabana jamaicana. No se puede negar que Bolt nació para correr: después de todo siempre ha sido el más rápido: de su escuela, su pueblo natal, su nación... y del mundo. Pero también es cierto que su éxito proviene de años de trabajo devoto cuatro días a la semana en el gimnasio y de estudiar el arte del esprint en la pista seis días a la semana. Bolt dice: "Quiero ser una leyenda, pero para lograrlo tengo que mejorar los resultados que obtuve en los Juegos Olímpicos de Beijing. Quiero ganar cuatro medallas de oro en Londres, tengo que establecer cuatro nuevos récords mundiales y deseo lograrlos junto con una serie de justas que nunca han sido alcanzadas por velocista alguno". Además de repetir las competencias en las que triunfó en 2008 (100 metros planos, 200 metros planos y relevos 4x100), ahora Bolt quiere llevarse el máximo premio en relevos 4x400. Mientras que los detalles del objetivo de Bolt son algo nuevo, su sueño básicamente es el mismo que cuando ganó su primer título mundial juvenil en los 200 metros planos a los 15 años. "Decir que quería ser grandioso, ponerlo en la mente de mis compatriotas, del mismo modo que estaba en la mía me obligó a trabajar hasta conseguirlo. Mi carrera no siempre fue fácil. Especialmente al principio tuve muchas lesiones. Tal vez me habría conformado con mucho menos si no me hubiera establecido una meta elevada", recuerda Bolt. Y, ahora, el mismo principio lo hace trabajar en este año olímpico. Bolt admite: "Entrenar para los 400 es bastante difícil, duele mucho más que hacerlo para los 100 o los 200 metros planos. Pensar en sufrir mientras practicas o en que tal vez estarás vomitando cuando hagas todas esas repeticiones de 600 metros, harán que te preguntes si realmente vale la pena; sin embargo, yo tengo esa meta", y agrega entre risas: "Quiero convertirme en una leyenda, así que voy a correr los 600, aunque tenga que pasármela vomitando para conseguirlo". En las siguientes notas encontrarás más de los secretos para estar en forma como el velocista Usain Bolt. El deseo incontrolable de ganar será el combustible para echar a andar las estrategias con que conseguirán la victoria. Y tú te encuentras a punto de descubrir cuáles son esas estrategias.


Pilar 1 Fija metas claras

Probablemente no ganarás una medalla olímpica, pero sí puedes conseguir completar medio maratón o perder nueve kilos. Tu primer paso es fijarte una meta. Cuéntaselo a tu esposa, tu compañero de entrenamiento, tu dentista, alguien que la recuerde y que te pueda obligar a cumplirla. Hacer público tu objetivo lo vuelve un compromiso difícil (o vergonzoso) de romper. La diferencia entre un objetivo y un sueño es si tomas acción para conseguirlo o no. De modo que el siguiente paso es establecerte una fecha límite y, después, iniciar una cuenta regresiva. O haz un conteo hacia adelante desde donde estás. Y el tercer paso: crea un programa de actividades para alcanzar tanto las metas de incremento gradual como el gran premio. "Mi entrenador, Glen Mills, divide la temporada en dos ciclos con metas específicas", dice Bolt, "y luego desglosa los ciclos por semana y por día, con cada unidad logrando su propio objetivo. Hay un propósito para todo lo que hacemos. En cada sesión nosotros sabemos lo que queremos conseguir". Este es un acercamiento aprobado por el entrenador personal y especialista certificado de fuerza y acondicionamiento, Martin Rooney, creador del Entrenamiento de los guerreros. "Hago que cada cliente escriba sus metas. Éstas se vuelven el porqué y son suficientemente poderosas como para que, al final, encuentres el cómo". Establece objetivos mensuales para el porcentaje de grasa corporal, fuerza y desempeño, con revisiones semanales con el objeto de verificar tu progreso.

(Continúa aquí)

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH