DESCARGA
Síguenos en:

Hábitos que mejorarán tu abdomen

POR: Redacción
FECHA:2013-01-11
Hazle caso a las siguientes estrategias y consigue un abdomen más fuerte y musculoso. Las miradas de las chicas serán tu premio.

Si no puedes ver las marcas de los músculos en tu abdomen, despreocúpate de los ejercicios o suplementos alimenticios. Échale la culpa a tu actitud. Deshacerte de las lonjas es un proceso duro: necesitas tiempo, mucho trabajo y, sobre todo, dedicación. Sigue los pasos correctos cada día, y poco a poco esculpirás tu abdomen. Únicamente debes ser constante.

La solución: existen hábitos muy sencillos para que te deshagas de la grasa de manera definitiva. Piensa en estos hábitos como metas diarias diseñadas para que te mantengan en el carril hacia el físico que quieres. Si los ves aisladamente, no son sorprendentes, pero cuando los juntas se vuelven en una poderosa herramienta.

La efectividad de estos hábitos está incluso verificada por científicos. En la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, varios investigadores determinaron que las personas estarán más dispuestas a seguir sus planes de pérdida de grasa, cuando se enfocan en acciones específicas en lugar de resultados deseados. Entonces, en lugar de poner tu atención en un abdomen de lavadero, sigue mi lista de alimentos, ejercicio y estrategias de estilo de vida. El resultado: una mejora automática de tu abdomen.

 

1 DESPIERTA CON AGUA

Imagina que no tomas nada en todo el día (nada de café, agua o refresco). Al final de tu jornada laboral estarás muy seco. Justo eso te pasa por las noches. De ahora en adelante, toma por lo menos 500ml cuando te despiertes por la mañana. Científicos alemanes descubrieron recientemente que hacer esto acelerará tu metabolismo 24%. Además, un nuevo estudio demostró que las células crecen más rápido cuando están bien hidratadas. Finalmente, bebe dos litros de agua durante el resto del día.

 

2 DESAYUNA DIARIO

Un estudio efectuado en la Universidad de Massachusetts, en Estados Unidos, demostró que los hombres que se saltan su comida matutina son cuatro veces más propensos a tener lonjas. Una hora después de despertar, ingiere una porción de proteínas (o una malteada) con por lo menos 250 calorías. Investigadores británicos encontraron que el tamaño del desayuno es inversamente proporcional al tamaño de cintura. En otras palabras, entre más grande el desayuno, más esbelta será tu parte media. Por supuesto, mantén el tamaño a un nivel razonable: un huevo revuelto con salchicha equivale a dos desayunos. Fija el límite a 500 calorías. Una receta rápida para llenarte de combustible es: un paquete de avena instantánea mezclado con una cucharada de proteína en polvo, y una taza y media de arándano.

 

3 REVISA TUS METAS MIENTRAS COMES
Es importante que estés consciente de tu misión. Científicos de la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, descubrieron que personas que monitorean su dieta y revisan sus metas de forma frecuente, tienen más posibilidades de cumplirlas, en comparación con los que se fijaban objetivos, pero nunca los tenían conscientes.

 

4 EMPACA TU COMIDA

Hace poco, mi hielera personal cumplió 19 años conmigo. Comencé a usarla en la universidad para llenarla con cervezas, hasta que decidí participar en un concurso de fisicoculturismo. Cuando me di cuenta de que tenía que ponerme una tanga en público, empecé a tomarme en serio lo que guardaba en mi hielera. Tú también podrías hacerlo. De hecho, este ritual debería ser un hábito tan común como bañarse en las mañanas. Esto es lo que recomiendo que guardes en tu hielera.

Una manzana (para que te la comas de botana en la mañana).

Dos rebanadas de queso (para comértelas con la manzana).

Una malteada de proteína (para el tentempié después del almuerzo).

Con este acercamiento mantendrás tu cuerpo bien alimentado y satisfecho durante el día. También le proporcionarás los nutrientes que necesita para tu entrenamiento, no importa a que hora hagas ejercicio. Igual de importante es que no se te antojarán esos dulcecitos de la oficina.

 

5 EJERCÍTATE DE LA FORMA CORRECTA

Todos tienen un abdomen, aun los que lo esconden detrás de sus lonjas. Esto significa que no tienes que hacer mil abdominales para esculpirlo. Lo que tienes que hacer es pasar tiempo en el gimnasio quemando grasa. La estrategia más efectiva es realizar una sesión de pesas con intervalos de entrenamiento de alta intensidad. Según un estudio de la Universidad de Southern Maine, en Estados Unidos, media hora de levantamiento de acero equivale a una velocidad de seis minutos por kilómetro y medio, durante el mismo tiempo (no olvides que también te ayuda a construir músculo). A diferencia del ejercicio aeróbico, se ha demostrado que el levantar pesas incrementa el metabolismo durante 39 horas después de la última repetición. Se han encontrado resultados similares en ejercicios de sprints con intervalos de descanso. Para mejores resultados, realiza un entrenamiento de todo el cuerpo tres veces por semana, con descanso de un día completo entre entrenamiento.

 

6 SÁLTATE LOS PROGRAMAS NOCTURNOS

Necesitas dormir para que tu abdomen luzca. Una interrupción del descanso de tus ojos puede evitar que se produzca la hormona necesaria para quemar grasa. Por ejemplo, científicos de la Universidad de Chicago descubrieron recientemente que tres noches de poco sueño pueden hacer que las células musculares se vuelvan resistentes a la insulina. Con el tiempo esto acumula grasa en tu vientre. Para dormir mejor, revisa tus metas 15 minutos antes de acostarte. Y ya que estamos en eso, haz una lista de actividades a realizar al día siguiente, así como tareas personales que desees hacer. Esto puede prevenir que permanezcas despierto preocupándote por el mañana ("tengo que acordarme de enviarle un mail a?"), lo cual evita que duermas como un bebé.

 

Haz que tu abdomen se note

Broncéate Un abdomen bronceado hará que tus músculos luzcan más marcados. Sólo ten cuidado de que el resto del cuerpo esté asoleado de la misma manera.

Bebe agua Estudios recientes han demostrado que consumir por lo menos un litro y medio de agua al día hace que la grasa abdominal se diluya más fácilmente.

Respira correctamente Sacar el abdomen al inhalar y contraerlo al exhalar hará toda la diferencia. Esto hará que los poros de tu cuerpo recobren su flexibilidad natural. Esto incentivará el crecimiento muscular de manera notable.

 

Come y mantén tu abdomen plano

Si quieres ver tus músculos del abdomen, tienes que deshacerte de lo que los oculta.

Para conseguir esto, es importante lograr dos metas dietéticas: come lo necesario para conservar el músculo, y evitar excederte con la comida para evitar la grasa. Sigue estos consejos y descubre tu abdomen.

 

1 Llénate de proteína y vegetales multicolores

Una dieta llena de proteínas hace que te sientas lleno durante más tiempo y mantiene tu panza plana, mientras que comer carbohidratos en exceso me hace sentir hinchado. Come pollo, pescado o carne con todos los vegetales que quieras, entre más coloridos sean mejor. El pimiento amarillo y naranja, cebollas, tomate, brócoli, espinacas y espárragos son buenas opciones para acompañar un alimento rico en proteínas. Entre comidas sigue apegado a la dieta. Come huevos cocidos, queso o licuados de bebidas de soya con crema de cacahuate y plátano.

 

2 Evita los carbohidratos secos

Después de las 16:00 h. aléjate de los carbohidratos que provengan de granos. Esto significa nada de pasta, papas o arroz en la tarde o noche. Comer ensaladas y atún, por ejemplo, hará que despiertes con un estómago más esbelto a la mañana siguiente.

 

3 Come fibra

Esta mantiene tu proceso digestivo en movimiento, y además te ayuda a absorber la grasa dietética que necesitas. Agrégale a tu cereal un poco de avena y salvado. Comienza con una cucharada al día durante dos semanas y después duplica la cantidad. O bien, puedes cocinarla con pasas y mantequilla. De ahí obtendrás fibra, un poco de proteínas y grasas saludables, lo cual es mejor que comerte una bolsa de papas fritas.

 

4 Consume grasa saludable

Come entre 60g y 100g de grasa por día, preferentemente de aguacate, aceite de olivo, nueces sin sal y crema de cacahuate. Un error común es deshacerse completamente de las grasas, lo cual provoca que tu cuerpo se debilite. Debes darle una cantidad de grasa para que te sientas satisfecho.

 

5 Date un descanso

Un día a la semana date la oportunidad de comer todo lo que quieras. Esto provocará que, al día siguiente, no tengas ganas de comer alimentos chatarra de nuevo.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH