Ir

Cómo cumplir tus Propósitos de Año Nuevo

consejos para cumplir propositos de año nuevo
FOTO:iStock
POR: Joelle Smith /FECHA:4 de enero de 2018
Cuatro tipos que lo lograron te dicen exactamente cómo conseguirlo

Ya con el primer mes del año encima, puede parecer sencillo apegarte a tus Propósitos de Año Nuevo. Pero, si estás teniendo problemas desde ahora, no estás solo. Basta con visitar el gimnasio en marzo para darte cuenta que muchos ya tiraron la toalla.

 

Sin embargo, tú ya estás enfocado y comprometido con lograr tus Propósitos de Año Nuevo. Sabemos que puede ser difícil, así que le preguntamos a tres tipos que lo han conseguido. Continúa leyendo, inspírate y consigue ser la mejor versión de ti mismo este 2018.

 

REGISTRA TU PROGRESO

 

Dino Cafolla, de 32 años, ya visitaba el gimnasio 4 o 5 veces por semana. Sin embargo, un día comenzó a preguntarse las repercusiones en su entrenamiento por todas las horas que pasaba estacionado frente a la computadora en la oficina. Así que se propuso algo: caminar 10 mil pasos todos los días.

 

Descargó una aplicación llamada Streaks, la cual monitorea los pasos que da.

 

Al principio, la aplicación mostró que no estaba llegando a la meta. Así que, para lograrlo, tuvo que cambiar su rutina diaria.

 

En la oficina, tuvo que comenzar a tomar las llamadas en su celular, mientras caminaba por los pasillos y añadió una caminata de 15 minutos durante su hora de comida. Esto le sumó 2 mil 500 pasos diarios a su día, dejándolo más cerca de la meta.

 

Sin embargo, los días que más ocupado estuvo, su aplicación mostró que se quedó un poco lejos de completar la meta.

 

“De repente, me encontraba dando vueltas en el vecindario a las 11 de la noche para lograr los 10 mil pasos”, contó. “Mantener la racha de días seguidos lográndolo, fue motivante”.

 

Esas caminatas nocturnas no fueron una pérdida de tiempo. Casi al final del año, Capella había bajado 12 kilos y había caminado casi 3 mil kilómetros. Además, estaba disfrutando de las mejores noches de sueño de su vida.

 

Hasta el día de hoy, Cafolla considera que registrar su progreso es lo mejor. “Ten un registro en papel o en el celular” señala. “Si tiras la toalla, recógela inmediatamente”. 

 

 

ESCOGE ALGO REALMENTE IMPORTANTE

 

Luego de dejar a sus hijos en casa de sus abuelos, Morgan Bojorquez, de 36 años, y su esposa tomaron la carretera para una escapada de fin de semana. Mientras Bojorquez manejaba, su esposa le mandó un mensaje de texto a sus padres para indicarles qué debían hacer con los niños en caso de que alguna tragedia ocurriera en el viaje.

 

Esto le abrió los ojos a Bojorquez: “por mórbido que suene, sentí la necesidad de asegurar el futuro de nuestros hijos en caso de que algo les pasara”, explicó.

 

Inspirado por la conversación, Bojorquez decidió ir más allá, su propósito de año nuevo fue hacer un testamento, para tener la tranquilidad de que sus hijos estarían bien en caso de que algo terrible le pasara a él.

 

Aunque el propósito de Bojorquez parezca simple, algunos aspectos del proceso –por ejemplo, meter a todo mundo en una habitación para tener una dura conversación sobre el futuro de los niños-, fueron un poco más complicados.

 

Comenzó contactando abogados a finales de enero, sin embargo, debido a problemas con los horarios, el proceso se alargó. Incluso cuando comenzó a pensar que no lo iba a lograr, Bojorquez siguió esforzándose hasta que finalmente lo logró.

 

"Pude responsabilizarme cuando el Propósito no era para beneficiarme a mí, sino a mi familia", dice. "Esa fue la gran diferencia en comparación con propósitos pasados".

 

Fue hasta el verano que Bojorquez pudo firmar los documentos finales.

 

“Aunque poder tachar ese Propósito de Año Nuevo se sintió bien, la tranquilidad de que mis hijos estarían bien, se sintió mucho mejor,” indica.

 

QUE SEA ALGO SOSTENIBLE

 

En agosto del 2015, Brett Drake, de 28 años, compró su primera casa. Estaba muy emocionado, pero mudarse le representó nuevos gastos –como cuentas más altas y la hipoteca- a los que no estaba acostumbrado.

 

Así que, cuando llegó el Año Nuevo, se comprometió a gastar menos.

 

Pero, como con la mayor parte de los Propósitos de Año Nuevo, llevarlos a cabo suena más fácil de lo que es. ¿Su debilidad? Tenis nuevos. Cuando compro su casa, él compraba dos o tres pares de tenis de basquetbol al mes. A mediados de 2015, tenía más de 140 pares.

 

Para poder hacerle frente a sus nuevos gastos, Drake se dio cuenta de que tenía que hacer cambios en su hobby. Sin embargo, también estaba consciente de que decir que no compraría más tenis no funcionaría –sabía que no podría mantenerlo.

 

En vez de renunciar a comprar más tenis, Drake estableció un método para poder seguir acumulando ejemplares para su colección.

 

Hizo un compromiso: reducir su colección, vendiendo los pares que casi no usaba, para tener dinero para comprar las nuevas adiciones. Hoy en día, ahorra entre 200 y 300 dólares al mes.

 

También estableció alertas para todas sus cuentas bancarias para apegarse a su nuevo presupuesto. Ahora, recibe notificaciones para enterarse si ha logrado no rebasar su meta de gasto mensual. Asimismo, descargó una aplicación que le permitió ver en qué gastaba su dinero, establecer límites de gasto, así como recordatorios para las fechas límites de sus pagos.

 

Y ha funcionado: Drake ha reducido su colección de tenis a solo 110 pares, sin embargo sigue comprando un par de pares al mes. Asimismo, él deposita entre 50 y 150 dólares en su cuenta de ahorros.

 

Esto es importante, ya que él y su esposa esperan a su primer hijo para esta primavera. “Pensando en el futuro, me siento mejor sabiendo que controlo mis finanzas lo mejor que puedo, porque ahora no solo es para mí, es para mi familia,” asegura.

 

DILE A LOS DEMÁS

 

Matt Kaufman, de 36 años, deseaba algo de aventura. Siempre quiso surfear, pero al vivir lejos de la playa, nunca pudo aprender. Y trabajando aún lejos del mar, las clases no eran una opción.

 

Sin embargo, el año pasado decidió intentarlo. Y para asegurarse de lograrlo, comenzó a decirle a sus amigos y familiares que su Propósito de Año Nuevo era aprender a surfear.

 

Kaufman tenía una lancha, así que comenzó practicando wake boarding en lagos cercanos. Pero, no tenía pensado quedarse ahí nada más.

 

Con el apoyo de sus amigos, Kaufman llevó su entrenamiento al siguiente nivel. Justo a finales de noviembre, él y uno de sus amigos se inscribieron a un campamento de surf, jurando que no regresarían hasta haber aprendido a surfear.

 

“Durante tres días seguidos remamos, nos revolcaron las olas, tragamos litros de agua salada y sufrimos raspones, cortes y golpes,” contó. “Aprovechamos la oportunidad de cumplir lo que nos propusimos: surfear.”

 

Kaufman volvió de su viaje con una experiencia que nunca olvidaría –una que solo fue posible gracias a su red de apoyo- “El que todos estuvieran tan involucrados, me motivó para no decepcionar a nadie, pero sobre todo, no decepcionarme a mí mismo”, concluyó. 

+RELACIONADAS
MH- Comenta esta Nota