DESCARGA
Síguenos en:

Más vale solo que... mantenido

POR: Elsy Reyes
FECHA:2012-07-11
Conoce los puntos que debes tomar en cuenta antes de irte a vivir solo. Sabemos que esta guía te puede ser muy útil.

1 Elabora un plan

Ahora todo estribará en tu administración financiera. Inicia por hacer un balance de tus gastos fijos actuales. No te dejes llevar por el clásico "si dejo de salir el fin de semana, ahorraré", porque ambos sabemos que no abandonarás tus parrandas. Con base en tu capacidad económica y de ahorro, decide si comprarás o rentarás, así como la cifra que puedes asumir.

 

2 Suma

Añade a tus gastos fijos los pagos que surgirán a partir de ahora: comida, servicios y todo aquello de lo que se encargaba tu familia. También considera una cantidad para imprevistos. Créeme: surgirán.

 

3 Ahorra con anticipación

A menos que quieras vivir en un cuarto de azotea y dormir sobre periódicos, te recomiendo que juntes una cantidad para utilizarla al momento de la mudanza. Por nada del mundo toques ese dinero.

 

4 Elige como las mamás

Aunque te tachen de meticuloso, escoge un departamento que te ofrezca seguridad, que no cuente con desperfectos que a la larga se traducirán en gastos (humedad, tuberías viejas), que cuente con los servicios básicos y que no tenga adeudos importantes. Pídele al arrendador que encienda el horno y el bóiler y comprueben que funcionen y no existan fugas de gas. Asimismo, revisa los escusados, las regaderas y la corriente eléctrica.

 

5 Analiza el rumbo

Más vale gastar 1,000 pesos extra al mes que ser asaltado cada tercer día. Busca en Internet el índice de vandalismo, asaltos y secuestros; platica con los vecinos y no te dejes llevar por ofertas que después te saldrán más caras. Además, es esencial que averigu?es qué tan lejos están el súper, la lavandería, el metro, el paradero de autobuses...

 

6 Consiéntete

No esperes un penthouse con muebles de diseñador, pero tampoco comiences tu nuevo camino de una manera que te haga sentir miserable. No te avientes si aún no estás listo para vivir con decoro (sea cual sea tu concepto de decoro).

 

7 Amuebla con destreza

Hay tres muebles elementales: cama, refrigerador y mesa. Ya después vienen la tele, la sala y todo eso que sueles dar por hecho en casa de tus papás. Visita las tiendas más caras para darte una idea, y luego ve a las de descuento; encontrarás maravillas insospechadas. También podrías ir a una carpintería: es más barato y, además, puedes contribuir al diseño.

 

8 Conoce a los vecinos

Antes de mudarte, date una vuelta por el lugar que has elegido y revisa si tus vecinos son personas con las que podrías convivir o, al menos, ignorar. No olvides que hay vecinos que pueden hacer de tu vida una pesadilla.

 

9 Divide gastos

Si después de tu análisis financiero, concluyes que no te alcanza, búscate un roomate, preferentemente alguien confiable cuyos hábitos conozcas bien.

 

10 Diseña tu espacio

Al fin podrás librarte de los deshilados de tu mamá. Procura ornamentar con discreción, buen gusto y lógica: no quieras meter tu muñeco de Hule tamaño real en un espacio de dos por dos. Además, esta es una buena oportunidad para deshacerte de las cosas que ya no te sirven.

 

11 Pormenoriza

Parecen cosas innecesarias pero cuando estás acostumbrado a ellas, las extrañas más que nunca. Las cortinas, los tapetes o espejos a los que nunca les das importancia te harán falta. Cómpralos poco a poco y mudarte como todo un profesional.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH