DESCARGA
Síguenos en:

Cállalo

POR: Redacción
FECHA:2012-11-28
Cómo manejar a tipos desagradables que te encuentras todos los días en el trabajo. Dale la vuelta como experto y sal bien librado.

LA AVALANCHA CONVERSACIONAL SU HÁBITAT NATURAL

Se encuentra junto al garrafón de agua, en el baño o en la puerta de tu oficina. Es apto también para seguirte hasta el estacionamiento. Acecha en la periferia y salta desde los puntos ciegos de las esquinas y cae sobre su presa: mastica el tiempo precioso de trabajo de esta y convierte la productividad en un pretexto para platicar de cualquier tontería.

 

CARACTERÍSTICAS

Cuando ataca muestra un acordeón en su cartera con fotografías de toda su familia. Empuña tazas de café como si fueran cetros divinos y poderosos. Surfea entre los cubículos en busca de una conversación fértil en la que pueda incluirse. Los tópicos de sus pláticas incluyen su viaje a Europa de hace seis meses, su trayecto de la casa al trabajo y su aburrida colección de discos.

 

CUÁNDO ATACA

"No aminores el paso o pierdas el contacto visual con tu computadora", aconseja Maria Everding, fundadora del Instituto de la Etiqueta, en St. Louis, Estados Unidos. "El minuto en el que dejas de hacer lo que te mantenía ocupado, es cuando aprovecha para comprometerte", afirma Everding. Válete de pistas visuales para que demuestres que estás por irte: saca las llaves de tu auto o levanta la taza de café. "Mostrarle a la persona que tienes prisa es mucho más sencillo y civilizado que insultarla", finaliza la experta.

 

PLAN DE ESCAPE

Habla para poder huir, y "será más probable que tengas oportunidad de escapar si evitas el contacto visual", explica Roel Vertegaal, porfesor de la Universidad Queen`s, de Ontario, Canadá, quien investiga el contacto visual durante las conversaciones. Tu falta de interés debilitará a su cerebro, dándote la oportunidad de marcharte.

 

PLAN B

Cuando haya un breve silencio en la conversación aprovecha para decir: "dísculpame, tengo que hacer una llamada" (no importa que esta sea en dos semanas). Y no digas: "hablemos en otra ocasión", porque él lo tomará como una cita. Si todo lo demás falla, arregla -por anticipado- una llamada de rescate. Pídele a un compañero de trabajo que te marque cuando te vea cercado por el "insoportable".

 

¿TÚ ERES EL PROBLEMA?

Pon atención al lenguaje corporal de la persona con la que hablas. Si su cabeza apunta hacia ti, pero sus hombros se enfilan hacia otra parte, significa que está ocupado. Asegúrate de no entrometerte "inyectando una pregunta ocasional", aconseja Fran Capo, el hombre que más rápido habla con las mujeres, de acuerdo con El Libro Guinness de los Récords.

Di algo como: "¿Alguna vez lo has intentado?", o "hay más, ¿quieres escucharlo?" Con esto le ofreces a tu interlocutor la posibilidad de escapar con algo de gracia.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH