DESCARGA
Síguenos en:

Bebe con la cabeza

Bebe con la cabeza
"La cerveza es la prueba de que Dios nos ama y quiere vernos felices." -Benjamín Franklin.
FOTO:Cortesía
POR: Redacción
FECHA:2012-12-25
También hay ritos para beber cerveza. Antes de empinarte la botella, piensa un poco en esta información que te damos.

DÉJALE LA CORONA

Al servir la cerveza deberás hacerlo sobre la pared del vaso, con delicadeza. La velocidad a la que caiga depende de cómo se vaya formando la espuma -eso lo dejamos a tu juicio. Intenta dejar dos dedos de espuma por encima del vaso. "Esto nada más tiene sentido con las cervezas que puedes degustar", nos explica Gerardo Luna, de la boutique de culto a la malta The Beer Box. "Son las elaboradas con cebada, trigo, avena o mijo."

 

OBSERVA

"Revisa si la espuma es densa o realmente no tiene cuerpo. Algunas parecen como hechas de hielo, rocosas. Esto nos habla de una cerveza de verdad", comenta Gerardo. "La espuma se debe generar. Mucha gente lo evita y termina matando una de sus características más celebradas." El color de la espuma es determinante, puede ser blanco puro en el caso de las Pilsners, más oscuro en el caso de las Stout o ale -fermentación prolongada- y oscuro para las Porter -cargadas de malta y lúpulo, el ingrediente que les da sabor amargo. "El color de la cerveza se debe al tueste de la malta y/o los aditivos (frutas, especias, miel, chocolate...)", termina Gerardo. "A diferencia de los colores artificiales de las convencionales, las que compras en cualquier supermercado."

 

ASPIRA

"Las cervezas más claras tendrán un dominio del aroma del lúpulo, mientras que las oscuras poseen una esencia a malta, chocolate o un tipo de tueste intenso", explica Luna. "Esto no significa que la cerveza se divida en clara u oscura. Más bien se dividen en Lagger (fermentación baja, de al menos tres semanas), Ale, y Mixtas."

 

TU PRIMER TRAGO

"Busca remojar tus papilas gustativas para prepararlas. En el primer trago no le haces caso a la bebida. Es en el segundo en el que obtienes la unión entre el sentido del olfato y el gusto", instruye Luna. "En el tercero sentirás toda la estructura de la cerveza en tu boca. No te lo pases como si quisieras eliminar un pedazo de queso de tu garganta. Trata de identificar sus componentes." Es importante que, si deseas degustar tu cerveza, no comas antes de ingerirla. Si lo haces el sabor y el aroma se diluirán totalmente.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH