DESCARGA
Síguenos en:

Hora de cambiar de trabajo

Hora de cambiar de trabajo
Aprende a reconocer cuando es hora irse.
FOTO:Cortesía
POR: Jono Le Feuvre
FECHA:2013-01-16
¿Desaparecerá tu depresión laboral una vez que cambies de trabajo? He aquí seis puntos que debes considerar antes de tomar una decisión.

40 horas a la semana (admitámoslo, en realidad son 55) es demasiado tiempo que en el que gastas energía en un trabajo que te vuelve el tío molesto de las hijas de tu hermana. Por esta razón, es muy importante que sepas cuándo es hora de cambiarse.

El problema con este tipo decisiones es que, si se toman sin cuidado, pueden hundirte en las profundidades de la desesperación, o hacerte perder meses (o años) de tu vida laboral. Entonces, cuando la emoción pura y la intuición no funcionan en cierta situación, los hombres regresan a lo que siempre han entendido: la vieja y conocida lógica.

Hazte las siguientes seis preguntas antes de que te lances a nuevos horizontes.

 

1 ¿ME ESTÁ MATANDO MI TRABAJO?

No tienes que ser doctor para saber que el estrés te puede matar si dejas que se salga de control. Por otra parte, sabemos que algunos necesitamos un poco de estrés para ser productivos. Lo difícil es encontrar esa zona de en medio.

¿Cómo te das cuenta de que tu trabajo e ha llevado a niveles extremos? No necesitas tampoco un título de medicina para distinguir los efectos negativos del estrés, afirma Richard Oxtoby, un psicólogo industrial y consultor de recursos humanos. "Si pierdes las calma fácilmente, tanto en la oficina como fuera de esta, sin duda alguna es señal de que el estrés te está afectando."

Explica que la falta de motivación, depresión y un sentimiento frecuente de amargura por tu trabajo, son otros de los síntomas.

Uno de los mitos más destructivos es creer que todo mundo odia su trabajo. Eso significa que afrontes tu realidad. Si tu trabajo te hace sentir miserable, tienes que salirte de ahí.

 

2 ¿SOY UN TRAIDOR?

Las oportunidades verdaderamente de oro, que son raras, son muy fáciles de distinguir cuando se aparecen. La tragedia más grande es ver a hombres capaces que dejan ir ese tipo de oportunidades, sólo por ser leales a sus compañías.

A uno de mis colegas le ofrecieron hace poco un trabajo de ensueño, con el doble de su sueldo. Sin embargo, de forma orgullosa, rechazó el trabajo. Su compañía estaba pasando por unos cambios y por lo mismo estaba en un puesto inferior. El sintió que no sería ético si los dejaba. El creía que eso era lo correcto. Lo triste es que no había una paga extra en su cheque por ser leal y por segundo año consecutivo, su incremento anual no alcanzó la inflación.

"A menos de que tu compañía sea excepcional, es muy improbable que te recompensen por tu lealtad", señala Oxtoby. "Cuando decidas si vas a dejar tu trabajo o no, tienes que ser despiadadamente egoísta. Recuerda que la misma compañía que tanto amas, no dudará ni un segundo en despedirte si cambian las condiciones económicas."

Aunque sea importante mantener buenas relaciones laborales, esto no debería ser a expensas de tu salud, sea o no profesional. El experto Sanelle Hobbs, afirma que: "Quemar los puentes rara vez se considera como una práctica inteligente, pero es igual de tonto darle prioridad a las ganancias de la compañía en lugar del bienestar."

 

3 ¿Y SI HAY MÁS?

Habrá tiempos en los que apretarás la quijada y tolerarás condiciones de trabajo horribles, debido a una esperanza de que por arte de magia llegará esa promoción que tanto esperas y que mejorará todo. Pero el truco es distinguir si habrá una propuesta inminente o es solamente es posible. Si la promoción está a la vuelta de la esquina, sin duda alguna, más vale que te quedes un poco más de tiempo. Pero si te estás quedando en un trabajo que no te tiene satisfecho sólo por una esperanza en la posibilidad de que te promoverán, es mejor que te cambies.

"Quedarte en un trabajo a la espera de una promoción que debió haber llegado antes, rara vez te dará recompensas", explica Oxtoby. "Desafortunadamente, la familiaridad engendra desprecio. Con frecuencia, los empleados leales no son tomados en cuenta y, cuando se trata de posiciones de gerencia superior, los trabajos por lo regular se otorgan a personas que vienen de fuera, ya que traen consigo ideas frescas.

"Los candidatos de trabajo con un historia variada pero estable tienen más posibilidades de obtener el trabajo gracias a su experiencia en varios tipos de condiciones de trabajo." Obvio tu lealtad a la compañía no te dará este tipo de experiencia.

 

4 ¿TAN RÁPIDO TE VAS?

Esta pregunta se responde desde el punto de ventaja de un dueño de un negocio. ¿Te gustaría invertir tu entrenamiento y desarrollo en una persona con un CV que muestra que no puede permanecer en un trabajo por más de un año? "Los posibles empleadores querrán saber por qué dejaste tus empleos anteriores", advierte la agente de reclutamiento Tamara Wolpert.

Si no puedes dar razones válidas (el aburrimiento no es una opción) y si tu CV muestra un patrón de cambio de trabajo frecuente, entonces cualquier gerente te verá como un riesgo en lugar de una inversión. Sorprendentemente, a los empleadores no les gusta mucho que las personas cambien de trabajo una vez que estos adquirieron el entrenamiento o experiencia que necesitaban. Si este tipo de movimiento lo hiciste una sola vez, estás libre de esta forma de percibirte, pero si este es tu cuarto cambio en muy poco tiempo, los jefes se preguntarán si realmente vale la pena el riesgo.

 

5 ¿ESTÁS ESCAPANDO?

Para muchos empleados, renunciar a tu trabajo parece lo más lógico si estás infeliz. Pero esto no es necesariamente un movimiento sabio, afirma Oxtoby. "Lo primero que tienes que hacer es abordar tu fuente principal de infelicidad. Si tienes un problema con tu gerencia, háblalo con diplomacia." Oxtoby explica que este proceso incluso se puede volver el principio de una relación muy enriquecedora entre tú y tu jefe. Pero empacar y cambiarte de trabajo siempre que tengas una molestia puede que se deba a un defecto de carácter que tal vez necesites trabajar.

Siempre habrá personas con las que tendrás fricciones. Entre más rápido aprendas a tratar con ellos, más posibilidades habrá de que te promuevan. El tipo de habilidades sociales que son más apreciadas en las posiciones de gerencia superior, se adquieren al superar este tipo de retos relacionales. "Los empleados maduros saben usar las situaciones difíciles para crecer" afirma Oxtoby. Si no puedes resolver las disputas con esa señora de cuentas que tanto detestas, entonces no podrás lidiar con los empleados problemáticos que te tocarán cuando por fin obtengas una jefatura.

Aguantar y aprender a manejar ese tipo de circunstancias te volverá una persona más empleable justo cuando surjan esas oportunidades de oro.

 

6 CONFÍA EN TU INSTINTO

Tal vez poseas un sistema a prueba de errores cuando se trata de decidir qué es lo mejor para ti y para tu carrera, pero siempre habrá puntos débiles que sólo aquellos más cercanos a ti podrán identificar.

"Tus amigos son una gran fuente de información cuando se trata de decidir si vas a seguir con tu trabajo o no", comenta Oxtoby. "Tus emociones se extenderán a otras áreas de tu vida cuando las cosas vayan mal en tu trabajo. Tus amigos te podrán dar buenas reflexiones sobre lo que está ocurriendo y qué te conviene."

Pero Hobbs advierte que sólo debes escuchar a personas que te conocen bien.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH
Bike