DESCARGA
Síguenos en:

Gánate a la suegra

Gánate a la suegra
Esta ilustración pertenece a la serie de videojuegos Monster Hunter, para el Wii de Nintendo.
FOTO:Nintendo
POR: Elsy Reyes
FECHA:2013-01-21
Conviértete en el yerno estrella y pon de tu lado a esa dulce y peligrosa señora estas doce reglas que pueden salvar tu vida.

1 Da una honesta primera impresión

El día de la famosa presentación sueles sentirte tenso y vulnerable. No te disfraces de otro. Eso implica tu vestimenta, modo de actuar e historia. Nunca te inventes un pasado o glorifiques tu presente. No creo que quieras pasarte la relación modificando tus mentiras.

 

2 Vístete para ti

Robert Moment, asesor en servicio al cliente y Marketing Coach, autor del libro Invisible Profits: The Power of Exceptional Customer Service, afirma: "Para dar una primera impresión impecable, el sentirte bien con tu aspecto es sumamente importante para la manera en que te presentas". Lo mismo aplica a la hora de conocer a tu suegra.

 

3 Sé cortés y acomedido

Por ejemplo, ofrécete a llevar el vino para ese primer encuentro (y elígelo tras haber preguntado el menú). O puedes llevarle a ambas un ramo de flores de colores tenues. Un primer detalle abre muchas puertas.

 

4 Evita el extremo

Las madres tienen un sexto sentido, cuando ven a un novio demasiado meloso, ceremonioso al grado de la lambisconería, que exacerba sus sentimientos y desesperado por agradar, suelen desconfiar. Muéstrate moderado y seguro de ti mismo.

 

5 Usa el humor con astucia

Romper el hielo con algo de gracia siempre es efectivo. "Reírse de uno mismo sin llegar a parecer un pusilánime es la clave de la comedia. La gente suele identificarse y se crea confianza", afirma Arturo Posada, comediante y guionista. Haz alusión a tu natural nerviosismo del momento, pero limita los dobles sentidos y las bromas pesadas. Recuerda: no eres un payaso.

 

6 Plántate

Si la señora comienza a atacarte con preguntas fuera de lugar e intenta desbalancearte con comentarios bruscos (porque las brujas sí existen), mantente seguro. Respira y contesta con ecuanimidad. No permitas que te amedrente, mucho menos te alteres. Pasarás la prueba y tu mujer se sentirá orgullosa.

 

7 Controla al pulpo

Sí, todos tenemos lapsos de "calentura", pero evita "saciar a la bestia" en casa de tu suegra o en momentos en los que está presente. Las madres que sorprenden continuamente a sus yernos manoseando a su hija (a menos que estén casados), suelen pensar que sólo las quieren para el sexo y que no las respetan.

 

8 Elige los momentos adecuados

Si surgen conflictos con tu mujer, estás molesto o celoso frente a tu suegra, actúa con madurez. Evita hacer un espectáculo y esperen hasta que tengan un momento a solas para discutir sus diferencias. Si detectas que el asunto puede agravarse, o te sientes demasiado enojado, retírate; despídete con cortesía y sugiérele a tu mujer que te deje ir sin "rasgarse las ropas". Si insiste en hacerte un drama, la que quedará mal con su madre será ella, no tú.

 

9 Protege tu territorio

Hazle entender que lo único que logra al llegar con su madre a quejarse de ti es que ella te deteste. A menos que seas un neurótico celotípico o pongas en riesgo su integridad (lo cual indicaría que necesitas un psiquiatra urgente), debe evitarlo. "A mi hija se le olvida lo que le hizo y luego se contenta con su pareja pero a mí no." Comenta una de nuestras suegras entrevistadas. Omitimos su nombre para evitar represalias.

 

10 Respeta los tiempos y pide respeto

Aunque te suene extraño sí hay hombres que desean estar pegados a su mujer el día entero y se enojan cuando ella les pide tiempo para estar a solas o con sus seres queridos. Esto tiene nombre: codependencia. Dale su espacio. Es otro de los errores comunes que las suegras odian. En la misma medida, pídele a tu mujer que administre sus horas para estar contigo sin involucrar a su madre. Nunca falta la que quiere invitar a "su mami" hasta al motel para que la cuide.

 

11 No abuses de la confianza

Con frecuencia, el trato continuo te hace sentir "como de la familia" y eso te hace meter las narices en sus conflictos. No te involucres donde no te llaman y limita la confianza si no te la dan. No te invites a dormir, a las fi estas, a las charlas delicadas ni te instales en su casa, a menos que te abran esa puerta.

 

12 Apoya a tu mujer

Todas las suegras coinciden en que el mejor hombre para su hija es aquel que la deja ser ella misma y la apoya. Lo mismo celebra sus triunfos que la sostiene en sus fracasos. Ámala.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH
Bike