DESCARGA
Síguenos en:

Examen de cúspide laboral

Examen de cúspide laboral
"Tus metas deben estar calibradas para generar el mayor bien. Necesitan estar un poco más allá de la realidad, para que puedas verte a ti mismo como algo más de lo que eres".
FOTO:Getty Images
POR: Gil Schwartz
FECHA:2013-01-28
Nueve preguntas esenciales que un hombre de éxito debe contestar. Descubre qué tan bien preparado estás para el éxito o el fracaso.

Tengo un amigo bastante ambicioso, Beto. Se ve a sí mismo como el futuro presidente de la compañía. Tiene algunas de las características que el puesto requiere, como ser chaparro y algo pesado. ¿Será lo suficientemente odioso como para llegar hasta la cima? El tiempo lo dirá. Algo sí es seguro: en su nivel actual, en una rama de las más bajas del árbol corporativo, sus metas le han provocado un pavoneo que no le hace nada bien. El otro día, el vicepresidente de finanzas me dijo, "¿quién se cree ese Beto?". Eso no está bien. Las metas que se ha fijado para sí mismo están fuera de su realidad. Luego está este otro cuate, Alfredo. Conoce su juego y juega desde dentro. Siempre ventila sus inquietudes laborales con alguien inmediatamente arriba de su estación y no se brinca a nadie. Hace bien su trabajo, pero no aletea lo suficiente como para atraer la atención. Su meta es moverse bien a lo largo del día y programarse para hacer un buen trabajo al día siguiente.

El mes pasado, mientras hacíamos la lista de invitados para nuestra fiesta anual en Cancún, salió el nombre de Alfredo. "¿Alfredo qué?", preguntó el presidente. Eso no es bueno para el hombre. Sus metas para sí mismo son demasiado realistas. Entonces, ¿qué tan realista debes ser? Los Betos de este mundo salen adelante, excepto cuando explotan entre llamaradas de combustible para cohetes. Los Alfredos navegan tranquilos, como lanchas destartaladas en medio de un estanque, dan vueltas hasta que se quedan sin gasolina. ¿Cuál quieres ser?

La respuesta, desde luego, es "ninguno". Tus metas deben estar calibradas para generar el mayor bien. Necesitan estar un poco más allá de la realidad, para que puedas verte a ti mismo como algo más de lo que eres. Pero no deben ser tan irracionales que te hagan ver como un demente. ¿Cómo te mantienes en la zona segura? Comienza por contestar las siguientes preguntas. Sé honesto, ¿de acuerdo? No le mentirías a nadie más que a ti mismo.

 

1 ¿Qué quieres hacer cuando crezcas?

Sorprende ver cuántos hombres menores de 40 años no pueden contestar esta pregunta. Dirán que quieren dinero o poder, o que desean tener más relaciones sexuales. Pero estas no son respuestas significativas que ayuden a contestar una pregunta clave. La palabra importante aquí es "hacer". Si eres lo suficientemente mayor como para leer esta revista, ya debes estar enfilado en una carrera que te tiene comprometido en asuntos que te ofrecen retos y satisfacciones mayores que ganar dinero. Entender tu misión es una parte cardinal para establecer metas a corto, mediano y largo plazo.

 

2 ¿Cuáles son tus fuerzas y debilidades hoy?

Esta es difícil de contestar para cualquiera. Yo, por ejemplo. Cuando era niño, quería ser Shakespeare. Luego, después de un tiempo, quería ser Bruce Willis. ¿Pero qué habilidades me llevarían a lograrlo? ¿Las tengo? Tengo más cabello que Bruce. Eso es bueno. Pero, por otro lado, no me veo tan bien con una playera sin mangas En cuanto a ser Shakespeare... no lo soy. Pero esa aspiración a nivel realista me ha mantenido escribiendo con ganancias durante mucho tiempo. Clint Eastwood lo dice de una mejor manera: un hombre debe conocer sus limitaciones.

 

3 ¿Estás en el lugar indicado para lograr tus sueños?

Si Bill Gates hubiera hecho su negocio en la Francia rural, probablemente Microsoft no existiría. El sitio en el que estás es un importante elemento de realidad. Digamos que quiero ser un violinista de talla internacional. Vivo en un pueblo donde el único sitio para gente así es el bar local, donde tocas los sábados por la noche para una especie de bailarines de zapateado. Tengo una meta irreal. Si me mudo a Chicago, coloco mi sueño dentro del espectro de posibilidades. Creo que fue Einstein quien lo dijo: todo es relativo.

 

4 ¿Cuál es tu marco de tiempo?

¿Dónde te ves a ti mismo dentro de cinco, 10 años? Lo que es sano y coherente como plan para dentro de 10 años es irracional si esperas concretarlo de la noche a la mañana. Hay un joven que conozco, se llama Gerardo. Gana muy bien. Cada que le dan un aumento se deprime. ¿Por qué? Porque se ve a sí mismo como un hombre que gana cuatro veces más. El hecho de que en dos años haya duplicado lo que ganaba no significa nada para él porque sus objetivos financieros son irreales. Sólo se hace infeliz a sí mismo, porque no ha factorizado el tiempo dentro de la ecuación. No estoy diciendo que no debas ser ambicioso. Pero incluso la ambición debe conformarse a la realidad física. ¡Ambición + tiempo = felicidad!

 

5 ¿Qué obstáculos se atraviesan en tu camino?

Algunas cosas las puedes hacer a un lado, a la basura extra dale la vuelta aunque acorte tu ímpetu. Existen enormes cañones que confrontan al explorador con la opción de volar sobre ellos o regresar a casa. Esto requiere un análisis profundo de la situación. Hace años, una subordinada demandó que la promoviera de inmediato o renunciaba. Lo que hizo a su petición irreal era el hecho de que yo planeaba despedirla. ¡Ups! Si ella hubiera visto con detenimiento las cosas que conspiraban en su contra para conseguir su éxito, quizá hubiera optado por un acercamiento más prudente. Se llama análisis de la situación, y el corazón de este proceso es una comprensión del camino frente a uno y del tipo de transporte necesario para sortearlo.

 

6 ¿Qué deberías hacer en este momento?

¿Hablas con la gente indicada? ¿Atiendes las juntas que verdaderamente son trascendentes? ¿Tu lista de llamadas y pendientes queda vacía al fi nal de la jornada laboral? ¿Aprovechaste tu presentación más reciente para impresionar a Don Picudo? ¿Asististe al día de campo de la compañía y departiste con Don Oficina Grande? Aquella vez que tu vicepresidente pidió voluntarios para la carrera de costales, ¿fuiste a conseguir el tuyo?

 

7 ¿Qué cosas negativas haces ahora?

¿Apestabas a vermouth cuando regresaste de almorzar? ¿No saludaste en el elevador al señor Gómez esta mañana? ¿Tu cabello parece cama destendida? ¿Te ves como un tipo que debería estar ganando tres veces menos que tú? No puedes lograr tus metas, sean realistas o descabelladas, si constantemente te autosaboteas.

 

8 ¿Eres feliz?

Las personas con un agarre firme a la realidad son generalmente los que se la pasan bien. La gente infeliz y desesperada tiende a querer consolarse al generar ideas demasiado alejadas de lo real. Un hombre que levanta su copa frente a sus colegas después de un arduo día de trabajo es mucho menos propenso a fantasear que el que fantasea con lograr conquistas fuera de su alcance.

 

9 ¿Cómo te está yendo hasta ahora?

Quiero decir, realmente. Di la verdad y no sólo lo malo. ¡Eres joven! ¡Estás fuerte! ¡Aún te queda algo de cabello! Hay muchas personas a las que les agradas. Está bien, no a todas. Pero a tu jefe le caes bien de alguna manera. A su jefe también. Es decir, ¿por qué no ser un poco irrealista acerca de ti mismo? Si no lo haces tú, entonces, ¿quién? Si no es ahora, entonces, ¿cuándo? ¡Grandes cosas te esperan a la vuelta de la esquina! ¡Guau, cómo desearía ser tú!

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH