DESCARGA
Síguenos en:

5 peleas que no puedes (y no debes) evadir

5 peleas que no puedes (y no debes) evadir
¿Qué tan preparado estás para enfrentar las batallas a las que te enfrenta la vida?
FOTO:Cortesía
POR: Mike Zimmerman
FECHA:2013-01-29
Si bien es por demás sabido que la bravura no define a los hombres, hay algunas batallas que debes lidiar como verdadero gladiador.

TU RENDICIÓN

Madurar, casarte, terminar una carrera y formar una familia acaba en tragedia para los hombres. Morimos. Por lo menos, la parte que nos hace parecer interesantes a nosotros mismos muere. Tus diferentes jefes (léase padres, esposas, suegros, el vicepresidente senior) están tratando de volverte un Gumby (sí, el muñeco de goma) que se doble según su voluntad. Ellos merecen tu mejor esfuerzo, pero no tu capitulación. ¿Eres un hombre? Sé un hombre. Mándalos al carajo (después de terminar tus tareas).

 

TU PROMOCIÓN

Los suspiros que emites alrededor de tu jefe el día de pago son, bueno, maricas. Tu jefe contrató un bulldog, y un bulldog va a forzarle la mano. Ah, y si tu nuevo paquete no incluye reparto de utilidades, invierte en ti mismo: forma tu propia compañía.

 

TU AUTORIDAD COMO PADRE

¿Eres un padre a toda madre? Estúpido. Solito te pusiste la soga al cuello y efectivamente, te va a doler más a ti que a tu hijo cuando tomes cartas en el asunto y arregles lo que anda mal. Ahora debes ser determinante y, sí, en el corto plazo juniorcito o juniorcita solamente verán la bota que los disciplina. Estás siendo un buen padre al disciplinarlos. Deja que te odien por un tiempo.

 

TU SANIDAD FINANCIERA COMO PAREJA

Debes ser firme con el efectivo. Sólo entérate de algunas realidades financieras en torno a las mujeres: un corte de cabello (con luces) tiene tres ceros.;segundo: ocurre cada seis semanas. Y tercero: si aceptas esto y lo presupuestas, ya no provocará un hoyo en tu estómago tan grande como para que los pedazos de carne caigan directo al escroto.

 

TU CAUSA

La mayoría de las peleas inevitables, como de las que has estado leyendo aquí, son conflictos egoístas. Pero llega un momento en la vida de un hombre en el que debe defender lo que cree, aunque esa pelea nunca fue solitaria. Y ese es el punto, un hombre hace la pelea suya.

 

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH