DESCARGA
Síguenos en:

¿El gluten engorda?

¿El gluten engorda?
"Drew Brees, quarterback de la NFL, ganó un Super Bowl mientras hacía una dieta sin gluten".
FOTO:Archivo Mens Health
POR: Matthew Sola
FECHA:2012-06-20
Conoce la verdad sobre esta proteína, la industria alimenticia y tu panza. Despejamos los mitos que has escuchado sobre el gluten.

Pavo y tomate sobre pasta de trigo entero. Saludable ¿verdad? Quizá. Pero cada vez más gente cree que estos productos son culpables de la pesadez y el aumento de peso. El enemigo: el gluten.


Evitarlo se ha vuelto un gran negocio. La venta de productos libres de gluten creció 30 por ciento anual del 2006 al 2010, de acuerdo con la investigadora de mercado Packaged Facts. Los estantes del supermercado están llenos de esta variante en panes, sopas y harinas para pastel. Según la empresa de investigación Mintel, 10 por ciento de los nuevos productos lanzados en el 2010 sacaron una presentación libre de gluten.

Drew Brees, quarterback de la NFL, ganó un Super Bowl mientras hacía una dieta sin gluten. Tom Danielson, ciclista del equipo Garmin-Transitions y con algunos récords en su haber, dice que su entrenamiento y competitividad han mejorado desde que dejó de consumir gluten desde hace un año.

Estos granos enteros tan comunes, ¿habrán servido todos estos años como insidiosos "dobles agentes" alimenticios? ¿O son acaso componentes esenciales de una dieta saludable? Separemos el trigo de la paja.

 

¿Cómo afecta al cuerpo?

El gluten es una proteína encontrada en el trigo, la cebada y el centeno, así como en muchos complementos alimenticios. Es lo que da elasticidad a la masa y textura a los productos horneados. Pero, para quienes padecen de la enfermedad celíaca (un trastorno del sistema inmunológico), consumir productos con él les ocasiona daño al intestino delgado, mala absorción de nutrientes, diarrea, dolor abdominal, hinchazón, anemia y fatiga. No hay cura para este trastorno ni medicamentos para tratarla, solo puedes controlar la situación, apegándote a una dieta libre de gluten por el resto de tu vida.

Aunque no sufras este padecimiento, el gluten también puede ser malo para ti, dice la dietista Lara Field, de la Universidad de Chicago. Cada vez más personas se consideran "sensibles" al gluten. "Estas personas pueden ser intolerantes a los alimentos con gluten o experimentar muchos síntomas de tipo celíaco después de consumirlos", dice Field. Algunos pueden tener una forma de alergia al trigo. Si crees que puedes presentar síntomas de intolerancia al gluten, programa con tu médico una prueba de sangre para estar seguro.

 

¿Debo evitar el gluten aunque no tenga problemas con él?

El gluten también es rechazado por otro grupo: simplemente en quienes piensan que te hace ganar peso y que dicen sentirse con más energía cuando no lo consumen. Argumentan que los humanos no evolucionamos la habilidad para digerir ciertos granos domesticados que contienen gluten y que evitarlo nos lleva a tener más energía, una mejor absorción de nutrientes y a la pérdida del exceso de peso. El doctor Allen Lim, fisiólogo del ejercicio para Garmin-Transitions, cree que haber liberado a su equipo del gluten los ha hecho desempeñarse a un nivel más elevado.

Pero esto es evidencia anecdótica; la investigación de vanguardia aún no comprueba la denuncia de quienes afirman que el gluten es malo para todo el mundo. "No hay evidencia científica contundente que sustente la afirmación que evitar el gluten trae beneficios para la población en general", dice Tricia Thompson, autora de The Gluten-Free Nutrition Guide. Aun así, dejar el gluten puede llevarte a perder peso, pero no por lo que sus detractores piensan. Una estricta dieta sin gluten te obliga a alejarte de ciertos carbohidratos refinados que pueden llevarte a ganar kilos, explica Field. Y ahí, dice, es donde radica el secreto.

El gluten se encuentra en muchos de los más comunes culpables del sobrepeso: pizza, cerveza, hamburguesas, panecillos. "Por sí mismo, quizá el gluten no es la razón de tus kilos extra", dice Field. "Comer muchos carbohidratos refinados durante el día es lo que expande la cintura".

Evitar el gluten también implica tu disposición a adoptar otros granos enteros y harinas sin gluten como alforfón (trigo sarraceno), quínoa, mijo, teff, sorgo y arroz salvaje (que no tiene relación con el arroz blanco). Estas opciones no son necesariamente más saludables, pero consumir un rango más amplio de granos le da incluso una mayor variedad nutricional a tu dieta.

 

Necesito perder kilos, ¿merece la prueba una dieta sin gluten?

Puede funcionar, pero lidiar con las restricciones de esta dieta puede ser algo de enormes proporciones. "Debes comprometerte a un verdadero cambio en tu estilo de vida, y eso puede ser difícil", dice el doctor Edward Abramson, profesor emérito de la Universidad Estatal de California, en Chico, y autor de Emotional Eating. "Los hombres pueden ser capaces de seguir esta dieta por un periodo corto", dice. "Pero, sin una obligación médica, pueden pasarla mal tratando de apegarse a ella". Sin embargo, la noción de ser la panacea para perder peso sigue siendo seductora, y eso puede ser parte de la fuerza del movimiento antigluten, dice el doctor Michael R. Lowe, profesor de psicología especializado en acercamientos nutricionales para perder peso en la Universidad Drexel.

Irónicamente, la proliferación de productos libres de gluten no es necesariamente benéfica para quienes buscan perder peso. "Puedes conseguir versiones libres de gluten de casi cualquier tipo de producto con base en trigo", dice Thompson. Pero hay un truco: "esos insumos libres de gluten que suenan tan bien, suelen contener tantas calorías como los originales. Una persona puede confiar de más en esas opciones porque parecen alimentos seguros", dice Field. "La gente ve libre de gluten y piensa que puede atracarse una caja entera de galletas sin consecuencias". Así que, aún siguiendo una dieta libre de gluten, también puedes ganar peso. Un estudio de 2006 del American Journal of Gastroenterology siguió a 188 personas con enfermedad celíaca (la mitad de ellas con obesidad o sobrepeso) durante dos años bajo una dieta libre de gluten, y descubrió que alrededor de 81 por ciento aumentó de peso.

Si renuncias al gluten, usa tu nuevo plan de alimentación como un lente para reevaluar tu dieta... y tu vida. El ciclista Danielson dice: "No sé si está directamente ligado a la comida, pero encontré que, al poner más atención a mi dieta diaria, me volví más enfocado a mi deporte".

Evitar el gluten requiere un monitoreo constante: la misma atención a los detalles que necesitas para destacar en tus ejercicios. "Cuando dejé el gluten me volví más dedicado y tomé una postura más profesional hacia mi entrenamiento", dice Danielson. "No podía ponerme perezoso y atracarme con pizzas y tazones de pasta. Tenía que enfocarme en darle mejor comida a mi cuerpo, y esto me hizo notar cuánto afectan mis hábitos alimenticios en mi desempeño en la bicicleta". La clave es comer a conciencia. Después de todo, "no necesitas dejar el gluten para evitar los carbohidratos refinados", dice Thompson.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH