DESCARGA
Síguenos en:

Grandes ollas de fuego

POR: Sandy Gluck
FECHA:2012-12-20
Si has visto en las películas del Oeste los asados en el campo, este es el modo más saludable de hacer uno. Date gusto.

¿No sabes qué preparar cuando tienes invitados en casa a ver el fútbol? Procura no hacer las cosas típicas, como un snack con base en frituras o pizza y hot dogs, mejor cocina un guiso delicioso, que contenga especias, proteínas y fibra. Y si sigues estas simples reglas, seguro también será un alimento que te ayudará a mejorar la salud.

 

Estrategia #1 Aumenta la temperatura

De acuerdo con un estudio publicado en el British Journal of Nutrition, ingerir alimentos que contengan capsaicina (el elemento que le da su toque picante a los chiles) puede revolucionar tu metabolismo. Las comidas picosas (como este chili) también pueden mantenerte satisfecho por más tiempo.

Chili verde con puerco

450 g de tomates verdes lavados

2 chiles poblanos en mitades

2 chiles serranos en mitades

1 chile jalapeño a la mitad

½ cdta. de chipotle en polvo

1 cebolla chica picada

3 dientes de ajo triturados

½ taza de cilantro fresco

1 cdta. de orégano deshidratado

1 cdta. de comino molido

½ cdta. de cilantro molido

¼ cdta. de pimienta molida

2 cdas. de aceite de olivo

680 g de espaldilla de cerdo cortada en trozos de 2.5 cm

1 ½ cdta. de sal de grano

1 cda. de jugo de limón fresco

1 Cuece los tomates en una olla mediana con agua hirviendo. Luego, escúrrelos y colócalos en la licuadora junto con los demás vegetales y especias. Agrega 1/4 de taza de agua y licúa hasta que quede suave.

2 En una olla de cinco cuartos de galón calienta el aceite. Trabajando en dos partes, sazona la carne con 1/2 cdta. de sal y fríela hasta que se ponga de color café. Aproximadamente siete minutos por parte. Transfiere la carne a un tazón o platón.

3 Coloca el puré en la olla y cocina por tres minutos. Agrega el cerdo frito, el jugo de limón y la restante cucharada de sal. Déjalo en el fuego hasta que suelte el hervor, ponlo a fuego lento, cúbrelo y espera a que se sazone, mezcla de vez en cuando hasta que la carne de cerdo se suavice, unos 75 minutos.

 

Estrategia #2 Dispara el factor fibra

Los puristas del chili tal vez discutan las virtudes de un tazón sin frijoles, pero su fibra te ayuda a sentirte satisfecho y a regular la presión arterial. Para aumentar su consumo agrega trigo Bulgur, un ingrediente elaborado con trigo, de consistencia parecida a la carne molida, que le dará una textura aún más carnosa a tu platillo.

Chili con carne, trigo bulgur y chile ancho

1, 1/2 cdas. de aceite de olivo

1 cebolla grande en trozos

1 pimiento morrón en cuadros

1 o 2 chiles serranos picados

3 dientes de ajo rebanados

1 ½ cdtas. de comino molido

1 cdta. de chile ancho en polvo

¾ de cdta. de orégano deshidratado molido

½ cdta. de canela

? de taza de trigo bulgur

450 g de sirloin molido

1 lata de puré de tomates

1 lata de frijoles negros enjuagados y escurridos (430 ml)

1 cdta. de sal de grano

Rodajas de limón (opcionales)

1 En una olla, calienta el aceite a fuego medio. Agrega la cebolla, el pimiento, los chiles serranos y el ajo. Cocina revolviendo ocasionalmente hasta que la cebolla se ponga de color café y los chiles se suavicen, es decir, cerca de 10 minutos.

2 Agrega las especias y cocina revolviendo por un minuto para tostarlos ligeramente. Incorpora el trigo bulgur. Agrega la carne, cocina y desmorónala con una cuchara hasta que cambie de color, por cerca de tres minutos.

3 Incorpora los tomates con el puré y revuelve, agrega los frijoles, media taza de agua y sal. Déjalo hervir. Tapa y cocina hasta que los sabores se mezclen y que tanto la carne como el trigo bulgur queden suaves, cerca de 30 minutos. Sírvelo con rodajas de limón.

 

Estrategia #3 Busca un corte sin grasa y con sabor

La carne de pavo molida con cero grasa también tiene cero sabor. Si quieres recortar calorías y crear un platillo tejano de campeonato, quédate con cubos de pollo o sirloin relativamente libres de grasa y no te preocupes, porque no solo se volverán más suaves, sino que quedarán llenos de sabor si los hierves a fuego lento.

Chili espeso estilo "TexMex"

4 cdtas. de aceite de olivo

1 trozo de chorizo fresco (85 g)

570 g de sirloin o pollo sin hueso (en trozos de dos cm)

1 cebolla mediana en trozos

3 dientes de ajo rebanados

¼ de taza de chile ancho en polvo

2 cdtas. de orégano

¼ de taza de pasta de tomate

1 cda. de vinagre de vino tinto

1 cdta. de sal de grano

2 cdas de maicena

1 En una olla de cinco cuartos de galón, calienta dos cucharaditas de aceite. Agrega el chorizo y cocínalo hasta que se haya derretido su grasa. Pásalo a un tazón utilizando una cuchara calada.

2 Agrega la carne a la olla y cocina hasta que cambie de color, cerca de cinco minutos por cada parte. Pásalo con la cuchara calada al tazón del chorizo.

3 Agrega la cebolla, el ajo y las dos cucharaditas restantes del aceite. Cocina revolviendo constantemente hasta que la cebolla se suavice, cerca de siete minutos. Incorpora el chile en polvo y el orégano y cocina por un minuto. Por último, agrega la pasta de tomate y el vinagre.

4 Regresa la carne y el chorizo a la olla. Agrega 1 1/4 tazas de agua y la sal. Ponlo a hervir y luego baja la flama para que hierva a fuego lento. Tapa y deja que se cocine, revuelve ocasionalmente, hasta que la carne quede suave (cerca de una hora). Incorpora la maicena y hierve a fuego lento por cinco minutos más o hasta que espese.

 

Estrategia #4 Duplica los vegetales

En teoría, un chili vegetariano suena como una buena idea. El problema: ¡todas las variedades de vegetales tienen un sabor como de... vegetales! La solución: escoge algún vegetal que funcione bien con el sabor de la comida mexicana así que no escatimes con los tomates, aguacates o jalapeños en vinagre.

Chili espectacular de vegetales

2 cdas. de aceite de olivo

1 cebolla grande en trozos

3 dientes de ajo rebanados

1 pimiento morrón en cuadritos

2 tazas de col finamente picada

1 cda. sopera de cocoa en polvo

1 cdta. de chipotle en polvo

450 g de calabaza amarilla pelada y cortada en trozos

¼ de taza de pasta de tomate.

2 tazas de caldo de verduras.

1 lata de frijoles enjuagados y escurridos (427 ml)

1 lata de chícharos enjuagados y escurridos (427 ml)

1½ cdta. de sal de grano

1½ tazas de granos de maíz

Aguacate, tomate y jalapeños en vinagre

1 En una olla, calienta el aceite a fuego medio. Agrega cebolla, ajo y pimiento. Luego, cocina mientras revuelves hasta que la cebolla cambie a un color dorado y se suavice (cerca de 10 minutos).

2 Incorpora la calabaza y cocina revolviendo frecuentemente hasta que se marchite, aproximadamente cinco minutos. Agrega la cocoa, el chile en polvo, cocina por un minuto. Mezcla las calabazas con la pasta de tomate y cocina por un minuto.

3 Agrega el caldo, los frijoles, los chícharos y la sal. Ponlo todo a hervir a fuego lento. Tapa y cocina hasta que la calabaza quede suave, más o menos 30 minutos. Incorpora el maíz y calienta por otros tres minutos. Sirve acompañado de tomate, aguacate y jalapeños en vinagre.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH