DESCARGA
Síguenos en:

Derribando mitos de la alimentación

Derribando mitos de la alimentación
Realiza el súper, mejor que nunca.
FOTO:Cortesía
POR: Marco Ruiz
FECHA:2013-01-18
No te dejes guiar por los mitos que rodean algunos alimentos, y entérate de qué forma puedes alimentarte mejor.

Es típico que por la recomendación de tu mamá, tu novia, hermana, prima o amiga y hasta tu jefa, dejes de comer algunas cosas que, según ellas, te engordan y aumentan esa lonjita que hace desaparecer tu six-pack. Los mitos que rodean a los carbohidratos y a las dietas son muchos, pero es hora de aclararlos:

 

Mito: alimento libre de grasa

Es común que la gente crea que los alimentos libres de grasas le ayudarán a perder peso, pero esto es realmente falso, si buscas perder peso, trata de quemar calorías realizando ejercicio, lo sentimos no hay de otra.

Una dieta baja en calorías funciona según el principio sencillo de que las calorías, en términos de energía, nos dan el combustible para las actividades del día a día. Si ingieres menos calorías de las que tu cuerpo necesita empezará a consumirse la grasa almacenada en tu cuerpo (en la etapa inicial). Pero aun las calorías son necesarias para el buen funcionamiento de tu cuerpo, así que trata de alimentarte adecuadamente y hacer ejercicio.

 

Mito: más proteína = más músculo

No intentes abusar de la proteína que te dan algunos alimentos o ciertos suplementos alimenticios para aumentar tu masa muscular (eso solo Popeye lo logra), ya que los niveles de consumo de proteínas dependen de la talla de la persona y la intensidad del ejercicio que realice.

En realidad, se recomienda solo un gramo de proteína por cada kilo que pese la persona, pero si te entrenas como jugador de fútbol americano, quizá debas aumentar la dosis a 1.5 o 2 gramos por kilo. Así que tranquilo, campeón, la proteína no lo es todo.

 

Mito: la sal aumenta la presión arterial

Este mito es común, pero es indudable que el consumo de sal tiene que ser moderado, sobre todo para las personas que manejan presión arterial alta, pues son más sensibles a su consumo. El arma para combatir la presión arterial alta, si la padeces, es el consumo de potasio, que lo podrás encontrar en frutas como el plátano, fresas y melones.

 

Mito: la comida rápida no engorda si es sana

Nadie se escapa de visitar de vez en cuando en los sitios de comida rápida, más cuando el tiempo es corto para disfrutar de una buena comida, pero es falso que la fast ood no afecte al peso de tu cuerpo, aun si se trata de ensaladas. Este tipo de comida, aunque en su aspecto parezca saludable, es generalmente alto en sal y rico en contenido de grasa; a eso hay que agregarle los aderezos que, por lo regular, contienen altas cantidades de grasa.

 

Mito: los carbohidratos engordan

El Némesis de cualquier hombre o mujer son los malditos carbohidratos, pero ojo, que incluso en los carbohidratos hay clases. Si consumes carbohidratos, por favor, que sean los finos, es decir, los que se obtienen a partir de granos integrales, frutas y verduras, pues aumentan tu energía y te ayudan a perder peso, contrario a la idea de las dietas bajas en carbohidratos, en los que el efecto rebote es peor.

 

Mito: las calorías consumidas por la noche engordan más que las del día

No importa cuándo se consumen alimentos altos en calorías, por la mañana o por la noche da lo mismo. Siempre que consumas calorías, ya sea en clima templado, frío o tropical, tendrá una repercusión en tu organismo, así que sigue una dieta adecuada con la ayuda de una nutrióloga. Si se te antoja botanear durante el día, consume nueces, almendras o frutos secos, son la mejor opción para saciar ese huequito en el estomago.

 

Mito: beber muchos litros de agua es mejor

Si lo tuyo es beber agua en abundancia, necesitas saber que los hombres en promedio necesitan tres litros y medio al día, así que mídete y ten en cuenta que algunos alimentos adicionan un poco de este liquido, sobre todo las frutas. Pero si el día es muy caluroso y el sudor no te abandona, necesitaras consumir un poco más de este liquido para reponer lo que has perdido transpirando.

 

Mito: la comida sin gluten mejor

Aunque la comida sin gluten se recomienda para aquellos que tienen la enfermedad celíaca (inflamación crónica de la parte próxima al intestino delgado), es aconsejable seguir una dieta sin gluten, así bajarás unos kilos y de paso eliminarás la comida procesada de tu alacena, aunque no pasa nada si los consumes, solo que con moderación.

Una vez roto estos mitos alimenticios estamos seguros que podrás darte unos cuantos gustos y consentir a tu organismo con productos más saludables y mejorar tu dieta. Te lo agradecerá tu corazón, venas y arterias.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH
Bike