DESCARGA
Síguenos en:

La dieta del hombre viajero

POR: David Schipper
FECHA:2012-10-10
Viajar con frecuencia a causa de tu trabajo no tiene por qué significar regresar con exceso de equipaje, en tu barriga. Aquí un plan para evitarlo.

Bret Baier estaba dispuesto a perder peso aceleradamente. Como corresponsal asignado a la Casa Blanca para el canal de noticias de la cadena Fox, compartía el itinerario con el Presidente, así que viajaba dos semanas de cada mes. Y cuando se subió a la báscula las vacaciones pasadas se dio cuenta de que pesaba 103 kilos, 14 kilos más del peso ideal por el que él creía estaba peleando, de 88 kilos. "Fue cuando me di cuenta de lo que me estaban haciendo esos viajes de trabajo", afirma.

Como la mayoría de los viajeros frecuentes, cuando Baier está de viaje de trabajo, la dieta es la última de sus prioridades. "Paso de un huso horario a otro y estoy sometido a mucha presión en el trabajo. Una vez que cumplo mi misión lo único que quiero hacer es relajarme y olvidarme del estrés". Entonces suspira y sacude su cabeza. "Y la comida en el avión presidencial es buenísima".

Así que Baier ataca. Argumenta excusas como la presión y la falta de tiempo. Entonces escuchó nuestro consejo, rediseñó su dieta, abrió un hueco en su agenda para hacer ejercicio y bajó 9 kilos en ocho semanas.

Ahora es tu turno. Es posible que no viajes cada dos semanas con el Presidente, pero todo hombre está ocupado, todo hombre padece estrés y, como resultado, todo hombre termina dinamitando su dieta de la misma manera. En otras palabras: viajar no engorda. La comida chatarra... y los hábitos chatarra, sí. Aquí está tu oportunidad: sigue estas reglas para bajar de peso la próxima vez que viajes y verás cómo muy pronto estarás gozando de una vida más saludable... y esbelta.

 

REGLAS EN EL CAMINO

Todo hombre que viaja con frecuencia necesita una dieta flexible. Así que le pedimos al doctor Jeff Volek, investigador de nutrición de la Universidad de Connecticut, que nos ayudara a diseñar una dieta eficaz que permitiera cierta indulgencia y evitara tener que contar las calorías de cada alimento. ¿Su solución? Una dieta baja en carbohidratos, pero con "premios".

Una explicación rápida: cada vez que Comiendo en el camino comes carbohidratos (por ejemplo, pan, pasta, arroz, cualquier producto hecho con azúcar o harina) el nivel de insulina en tu sangre aumenta. La insulina es una hormona muy poderosa que le indica a tu cuerpo que es momento de dejar de quemar y en vez de eso acumular grasa. ¿Qué tan poderosa es? El doctor Volek y sus colegas pidieron a 20 personas seguir una dieta estricta baja en carbohidratos durante seis semanas. Pero en vez de pedirle a los voluntarios que redujeran sus porciones de alimento, les dijeron que ingirieran todo lo que quisieran. Cuando terminó la prueba, los hombres habían perdido un promedio de 3 kilos de grasa y disminuido drásticamente su posibilidad de enfermedades cardiacas. "Calculamos que 70% de la pérdida de peso está relacionada con la reducción de los niveles de insulina", dice Volek. "Ese es un efecto poderoso."

Ahora piensa lo mismo, pero a la inversa. Si te empeñas en reducir tu consumo de carbohidratos, como la mayoría hace, en realidad estarás acumulando grasa la mayor parte del día. Y no tenemos que citar ningún estudio para decirte lo que eso ocasiona a la hora de abrocharte el cinturón.

Así que el doctor Volek aconsejó a Baier una dieta baja en carbohidratos como base para que acudiera a los carbohidratos sólo en caso de emergencia. Inténtalo tú mismo y limitarás que tu insulina se dispare, manteniendo a tu cuerpo quemando grasa casi todo el tiempo. Después de todo, cuando se trata de bajar de peso, "casi todo el tiempo" es lo que más importa.

Aquí está el secreto: utiliza la guía Cómo comer en el camino y elige los alimentos bajos en carbohidratos tanto como puedas... si es posible. Pero si esos productos no están disponibles, disfruta alguno de los alimentos altos en carbohidratos. Para que seas honesto contigo mismo, haz este trato: por cada vez que consumas un alimento alto en carbohidratos, las próximas tres veces consume raciones de alimentos bajos en carbohidratos. ¿Y el alcohol? Puedes beber sin problemas dos copas de vino o una cerveza dietética cada noche.

 

SEIS MANERAS DE DESHACERTE DEL "EXCESO DE EQUIPAJE"

Olvídate del menú. En los restaurantes, elije antes de ver las opciones. "La mayoría de la gente decide con la vista, no con la cabeza", dice el Doctor Christopher Mohr, consejero nutricional. En una cena escoge una ensalada como entrada (cómela en vez del pan con mantequilla que ponen sobre la mesa) y luego pide carne, pescado o pollo con verduras como tu plato fuerte.

 

Considera quedarte en un "Bed & Breakfast" (B&B). Por definición, estos hoteles ofrecen comida casera, a diferencia de las cadenas de hoteles, que te ofrecerán una barra repleta de pan y cereal. Si viajas a Estados Unidos, revisa bedandbreakfast. com. Ahí encontrarás un directorio de más de 6,000 establecimientos.

 

Domina las tentaciones. Al hacer tu reservación en algún hotel grande, pide que tu minibar contenga sólo productos para diabéticos. "Esta es una petición muy frecuente, y la mayoría de los hoteles complacen a sus clientes reemplazando todos los productos chatarra por leche, queso, verduras, refrescos dietéticos y fruta", expone Cynthia Finley, dietista clínica.

 

Mantén tu laptop en el escritorio. "Si trabajas en la cama, asociarás ese lugar con uno en el que tienes que estar despierto y activo, no uno en el que debes descansar y dormir", dice Mark Rosekind, ex asesor de la NASA. ¿Por qué es esto tan importante? Porque los hombres duermen, en promedio, entre dos y tres horas menos cuando viajan de negocios. Este cambio en tu reloj interno disminuirá tus niveles de leptina (la hormona que produce la sensación de saciedad) y elevará los de grelina (la hormona que dispara tu apetito). "El efecto neto es que tendrás 23% más apetito."

 

Cena con tu cliente. Investigadores de la Universidad de Nueva York observaron que los hombres consumen 35% menos cuando comen con desconocidos.

 

Sé tú mismo. Cuando comas en grupo, no pidas lo mismo que tu colega "pozo sin fondo". Esto podría incluso beneficiar tu carrera: si tu jefe y compañeros de trabajo te ven comer sanamente, te verán como un líder potencial.

 

Comiendo en el camino

Bajo en carbohidratos

LOS ALIMENTOS QUE DEBES ESCOGER SIEMPRE QUE TE SEA POSIBLE

Carne, pollo, puerco, pescados y mariscos, vegetales (excepto papas), fruta, nueces, huevos, queso, leche, yogur entero, agua, barras energéticas bajas en calorías, café y té (sin azúcar) y refrescos dietéticos.

Alto en carbohidratos

LOS ALIMENTOS QUE DEBES CONSUMIR EN CANTIDADES LIMITADAS

Pan (y todo lo elaborado con harinas), arroz, pasta, cereales, papas, botanas fritas, yogur endulzado, galletas, pastel, dulces, granola, azúcar y todas las bebidas endulzadas.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH