DESCARGA
Síguenos en:

Pon tu testosterona a trabajar

POR: Redacción
FECHA:2012-10-31
El descenso de sus niveles está relacionado con la obesidad y la disfunción eréctil. Pero si corriges la falla, ganarás músculo y perderás kilos.

La obesidad masculina a partir de los 40 años podría reducirse de manera efectiva por medio de la regulación de los niveles de testosterona y mediante un programa de ejercicios. Farid Saad, médico investigador de Bayer AG, en Alemania, dirigió un estudio de cinco años de duración en el cual comprobó que, cuando los hombres presentan niveles bajos de testosterona y se les regula a través de la administración de un decanoato de testosterona (Nebido), comienzan a perder grasa del cuerpo y a aumentar su masa muscular.

 

Cuando falta...

"Las personas con déficit de testosterona suben de peso, ya que este proceso provoca la pérdida de energía. Cuando se normalizan los niveles se sienten con más fuerzas, con lo que comienzan a reanudar su actividad física y empiezan a realizar más ejercicio. El otro punto es que, cuando se eleva a niveles adecuados esa hormona, se reduce la cantidad de grasa corporal y aumenta la masa muscular (de cuatro a cinco kilos). El tejido muscular es el que se encarga de quemar energía y de hacer más eficiente el uso de glucosa en la sangre".

 

¿Qué hacer?

Saad señala que cerca de 40 por ciento de quienes padecen déficit de testosterona manifiestan síndrome metabólico, ocasionado por la resistencia a la insulina, que promueve la presencia conjunta de obesidad central, hipertensión arterial, intolerancia a la glucosa, niveles elevados de triglicéridos y bajo índice de colesterol HDL o bueno. "La mejor manera de contrarrestar este proceso es por medio de la administración de dicho fármaco, el cual disminuye la acumulación de grasa abdominal, mejora la masa muscular, despierta el deseo sexual y promueve el incremento de energía y vigor", explica Farid Saad.

 

Ve al gimnasio

Saad asegura que la combinación entre ejercicio y testosterona es la mejor opción para perder peso y aumentar la masa muscular, pero cabe destacar que, por sí solo, el reemplazo hormonal no es un tratamiento para contrarrestar la obesidad.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH