DESCARGA
Síguenos en:

Delgado todo el año

Delgado todo el año
No cenes carbohidratos. Durante la noche tu metabolismo no podrá quemarlos y se almacenarán en forma de grasa.
FOTO:Getty Images
POR: Alberto Rojas-Eguiluz
FECHA:2013-01-17
La fórmula para bajar esa lonja que te salió durante las vacaciones de fin de año es ésta: abre la boca solo para comer sano y haz ejercicio.

La fórmula para bajar esa lonja que te salió durante las vacaciones de fin de año no ha cambiado mucho desde hace varios años: cierras la boca, la abres solo para comer sano, haces ejercicio y esa llantita fue historia. Si pusimos esto en un par de líneas, ¿por qué es tan difícil hacerlo? Pues porque a esa fórmula infalible depende de muchas variables, como ¿qué es lo que entiendes por "comer sano"? Lo mismo aplica para la rutina correcta de ejercicio, los malos hábitos que tienes que eliminar de tajo e, incluso, tus horas de sueño. A continuación te presentamos una serie completa de consejos provenientes de los expertos y una rutina, que te ayudarán a perder peso rápido y de una manera sana. El primer paso para tener el año más saludable que te deseamos en Men`s Health.

 

¡Relájate!, no cuentes calorías

Un estudio publicado en el Journal of Psychosomatic Medicine dice que ponerte a dieta y contar las calorías diarias que comes puede incrementar tu estrés y sabotear tu plan de pérdida de peso. Según el estudio, quienes sacaban cuenta de lo que ingerían, a pesar de comer menos, aumentaban sus niveles de cortisol, una hormona ligada al incremento de peso. Además, aquellos que llevaban un registro de lo que comían diariamente eran los más estresados.

Haz esto: En lugar de caer en la trampa de contar calorías, concéntrate en elegir los alimentos adecuados, como vegetales verdes, proteínas magras (pollo, pescado, pavo) y carbohidratos complejos (arroz, frutas, cereales integrales).

 

Corta los carbohidratos, ¡ya!

Si quieres bajar de peso necesitas una dieta baja en carbohidratos, no baja en grasas, como se pensaba. En un estudio reciente realizado en Emiratos Árabes Unidos, las personas que siguieron dietas bajas en carbohidratos tenían un peso corporal, niveles de insulina y triglicéridos más bajos que aquellos que llevaban dietas bajas en grasas. De cualquier forma, quienes realizaron el estudio recomiendan que, si vas a ingerir más grasas, hagas más ejercicio.

Haz esto: Come pequeñas raciones de carbohidratos complejos en las mañanas y durante el almuerzo, si ese día vas a tener un entrenamiento pesado. Evítalos por la noche, pues tu cuerpo no tendrá tiempo suficiente para quemarlos y se almacenarán como grasa.

 

Come más y no saltes comidas

Ya lo hemos dicho muchas veces: no te saltes comidas. Regularlas es una actividad cerebral y, para eso, tu cerebro necesita glucosa, dice la doctora Kathleen Martin Ginnis, profesora de kinesología en la Universidad McMaster en Ontario, Canadá. Así que, si te evitas desayunar o un snack saludable a medio día, tu cerebro no podrá decirle no a esos chocolates que te ofrecen en la oficina.

Haz esto: En lugar de saltarte comidas, diseña un plan de cinco o seis comidas pequeñas en vez de tres grandes al día. Esto acelera tu metabolismo y mejora la quema de calorías de tu cuerpo. Incluye en cada comida una porción de proteína.

 

Saca el balón

No te sientes cómodo corriendo en una caminadora, pero te encanta jugar fútbol. Pues buenas noticias: según investigadores suizos, practicar este deporte es tan efectivo como correr para bajar tus niveles de grasa corporal. En el estudio, las personas que jugaron sesiones de una hora dos o tres veces a la semana, perdieron en promedio dos kilos y 3.3 centímetros de cintura en tres meses, los mismos resultados obtenidos por el grupo que corrió durante el mismo lapso. La razón es simple: el fútbol es muy parecido a los entrenamientos por intervalos.

Haz esto: No hay mucha ciencia detrás de la solución: inscríbete en una liga y juega con el equipo de tu oficina.

 

Sueña con los angelitos

Dormir de más o de menos puede traducirse en kilos extra, concluyeron los investigadores de la Universidad Wake Forest, de Estados Unidos, al terminar un estudio que demoró cinco años. En un grupo donde todos los participantes eran menores de 40 años, quienes dormían cinco horas o menos por noche, aumentaban 2.5 veces más grasa abdominal que aquellos que dormían de seis a siete horas; por otro lado, los que dormían ocho horas o más aumentaban el doble de grasa abdominal que el grupo anterior. ¿Cuál es la explicación? Que la gente con déficit de sueño tiende a comer más y a quemar menos calorías porque están cansados, mientras que los que duermen más tienen menor actividad, dice la doctora Kristen Hairston, coautora del estudio.

Haz esto: Toma melatonina. Es útil para regular tus horas de sueño, dice Russell Rosenberg, director del Institute Northside Hospital Sleep Medicine. Aunque es un suplemento natural, consulta con tu médico.

 

Levanta pesas

Un nuevo estudio publicado en la revista Journal of Obesity encontró que la gente que perdía peso y se ejercitaba 80 minutos a la semana no recuperaban la grasa que había perdido en un año. En cambio, los que no se ejercitaban, pero mantenían un peso saludable, tenían 25 por ciento más de grasa visceral.

Haz esto: No olvides que tu objetivo principal es perder peso; después harás crecer tus músculos. Así que pide a tu instructor un programa destinado a este fin, o búscalo en este sitio en la zona FITNESS.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH