DESCARGA
Síguenos en:

A tiempo de perder peso

A tiempo de perder peso
Empieza hoy mismo. Apégate a un horario estable de alimentación diaria de tal forma que se convierta en un hábito automático. De esta manera, será mucho más sencillo que tu cuerpo se acostumbre a aprovechar mejor tus comidas y sesiones de entrenamiento.
FOTO:Archivo Men`s Health
POR: John Berardi
FECHA:2013-01-23
Tus horarios de comida son tan importantes como los alimentos que ingieres. Perfecciona tus tiempos y come hasta que casi desaparezcas.

A pesar de que comes menos y haces más ejercicio, las llantitas arriba del cinturón siguen pegadas a ti como garrapatas. Todo mundo te ha dicho que si quieres perder peso, debes ingerir menos calorías de las que quemas, pero eso es incorrecto. Tu cuerpo es más complejo. Piensa en los bísquets, por ejemplo. Un bísquet o pan dulce con altos niveles de azúcar y una ensalada de arroz integral podrían contener la misma cantidad de calorías, pero después de hacer ejercicio el cuerpo aprovecha mejor el pan que la ensalada, pues se va directo a los músculos. He aquí la ciencia para desarrollar un cuerpo delgado y musculoso todo el día.

 

1 Come dentro de la primera hora a partir de la cual te despiertas todos los días

Reloj en mano "Es en este momento que tu cuerpo prepara el metabolismo para el día", explica la nutrióloga Penny Hunking. "Si únicamente picas comida a lo largo de esta hora crucial, estarás programando al cuerpo para que se ponga en estado de hambruna, lo cual quiere decir que cualquier cosa que comas después la va a almacenar como grasa." De manera que esa llantita alrededor de tu cintura se va a convertir en llanta deportiva.

Come esto Llena tu plato con proteína de alta calidad, carbohidratos de digestión lenta y grasas saludables. La proteína es capaz de evitar que tus músculos se atrofien, además de que provee la materia prima para generar músculo nuevo, los carbohidratos reabastecen de energía sin elevar el nivel de azúcar y las grasas saludables, por su parte, son las encargadas de asegurarle al cuerpo que todavía hay más y, por lo tanto, le permiten quemar la grasa almacenada.

 

2 Come cada tres horas después del desayuno

Reloj en mano El almuerzo es tu enemigo porque hace que retrases tu siguiente comida. Si permites que transcurran más de cuatro horas entre comidas, provocas que los niveles de azúcar en la sangre bajen dramáticamente, lo cual te deja débil, irritable y cansado. Para combatir esto, tu cuerpo secreta cortisol, una hormona que eleva los niveles de azúcar en la sangre. Lo malo es que una de las maneras que emplea para lograrlo es convertir la proteína muscular en azúcar -lo que los científicos en la medicina deportiva llaman "desperdicio muscular". ¿Necesitas pruebas? Unos investigadores sudafricanos descubrieron que los hombres que comieron con mayor frecuencia consumieron 27% menos calorías que los que comieron menos seguido.

Come esto Incluye siempre proteína, ya sea con grasas saludables o con carbohidratos de lenta digestión, pero preferentemente con ambos. La proteína es el jugador principal aquí, ya que hasta 30 por ciento de sus calorías se queman durante la digestión, comparada con ocho por ciento de carbohidratos y dos por ciento de grasas. Ten en mente que las recomendaciones para esta zona de tiempo pueden incluir bocadillos, almuerzo y hasta una comida fuerte, todo depende de la hora del día a la que haces ejercicio.

 

3 Toma leche con chocolate después de hacer ejercicio

Reloj en mano El menú del diablo -pan dulce, chocolates y pastel- es más angelical a esta hora del día. Tu cuerpo necesita carbohidratos de rápida digestión. Una rutina de ejercicio cambia las prioridades de tu organismo: como el azúcar es absorbida dentro del torrente sanguíneo, entra a los músculos en vez de utilizarse como combustible y se queda almacenada ahí. Esto obliga al cuerpo a que acelere el ritmo al que quema grasa para obtener energía.

Come esto Mezcla proteína de alta calidad con carbohidratos de rápida digestión. Inmediatamente después de terminar tu ejercicio, opta por una comida líquida, lo cual acelerará de modo considerable la correcta absorción de proteína y carbohidratos dentro del torrente sanguíneo. Un equipo de investigadores de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, descubrió que seis gramos de los aminoácidos esenciales y 35 gramos de carbohidratos es la combinación ideal para promover el desarrollo muscular. Eso es casi idéntico a 350ml de chocolate con leche. Dos horas después de que termines tu rutina, come algunos sólidos -es el mejor momento para comer espagueti a la boloñesa sin sentirte culpable.

Una advertencia Si te ejercitas antes de desayunar, ingiere la misma bebida que tomas después de tu rutina como energetizante previo al ejercicio, desayuna cuanto antes al terminar y come tres horas después. Mientras pasa ese tiempo, puedes seguir leyendo esta revista.

 

La dieta del reloj

Para quemar más grasa, agrega aceite de pescado a cualquier comida. En un estudio, 3g al día fueron capaces de estimular el metabolismo hasta en 400 calorías. Esto es, medio kilo menos a la semana.

6:30 Desayuno Omelette (chile, jamón y cebolla, cocinado en aceite de olivo) y una taza de té verde.

9:30 Snack Manzana con un pedazo de queso o la malteada MH.

12:30 Almuerzo Pollo frito y verduras hervidas.

15:30 Snack Queso cottage o yogurt natural con piña en trozos, o la malteada MH.

17:30 Ejercicio

18:15 Bebida para después del ejercicio 1?2 litro de chocolate con leche.

20:15 Cena Pechuga de pavo con pasta integral y ensalada de espinaca.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH
Bike