DESCARGA
Síguenos en:

Tu ¡achú! por partes

POR: Redacción
FECHA:2012-03-07
Si tienes pena de estornudar, puedes generar otros problemas que aquí te decimos para que sepas a lo que te arriesgas.

Algunas veces, cuando las terminales nerviosas en la nariz están irritadas de manera reflexiva disparan aire hacia afuera, que expeles a velocidades que superan los 150 kilómetros por hora. Pero si te resistes a un estornudo, desvías esa explosión de aire de regreso a la cabeza, lo que puede causar estos problemas:

 

1 Infección de los senos paranasales

El aire puede entrar forzado a través de los orificios de los senos paranasales, llamados meatos. Estos son aperturas que permiten que la mucosa drene de los senos hacia la nariz. Como resultado, las bacterias pueden ser impelidas hacia los senos maxilares (las mejillas), los frontales (la frente) o los etmoidales (entre los ojos). El daño provocado por forzar el aire dentro de los senos puede derivar una hinchazón que bloquee los meatos, lo cual significa bacterias atrapadas que provocan una infección.

 

2 Tímpanos reventados

El aire puede dañar una de las trompas de Eustaquio y provocar que aumente la presión contra el oído medio. Esto puede potencialmente reventar uno de los tímpanos, ubicados donde las trompas convergen con los canales auditivos.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH