DESCARGA
Síguenos en:

Pequeños enemigos

Pequeños enemigos
"Tal vez tu ojo derecho comience a moverse cuando te mires en el espejo y te des cuenta de que tu cabello desaparece poco a poco..."
FOTO:Jamie Chung
POR: Mike Zimmerman
FECHA:2012-03-23
Deshazte de esos diminutos factores que te causan estrés y siéntete mejor, si no lo haces pronto se pondrán en tu contra.

Tal vez tu ojo derecho comience a moverse cuando te mires en el espejo y te des cuenta de que tu cabello desaparece poco a poco. Situaciones como ésta no son una simple molestia, son estrés genuino y la evidencia de que la ansiedad puede surgir por cualquier cosa y no sólo de las relaciones de pareja, finanzas o trabajo. "Estas son las pequeñas cosas que los hombres nunca tienen en cuenta, pero deberían", afirma Glenn Good, psicólogo de la Universidad de Missouri, en Estados Unidos. "Pueden ser crónicas y desagradables, además son capaces de comprometer tu salud si se acumulan." Según un estudio británico las personas estresadas tiene 54% más probabilidades de padecer un ataque al corazón o embolias. Otra investigación efectuada en Suecia reveló que el estrés en los hombres duplica el riesgo de desarrollar diabetes. Encuestamos a más de 1,500 de ellos para descubrir los factores que provocan más presiones en sus vidas. ¿Quién pensaría que compartir una chequera causaría tanta tensión? ¿O que buscar un poco de tiempo para ejercitarse es capaz de poner a trabajar horas extra al cerebro? Necesitas una estrategia inteligente para combatir esas molestias. Usa los consejos de nuestros expertos para controlar -o eliminar- los factores que te generan angustia y, de esta forma, puedas concentrarte en lo que realmente importa (el resto de tu vida).

 

Factor #1 Inseguridad

No fue sorprenderte descubrir que pagar deudas y mantenerse dentro del presupuesto fue el estresante principal en nuestra encuesta. "Pero no se trata de dinero", afirma Thomas Miller, psicólogo de la Universidad de Kentucky, en Estados Unidos. "Mucho del estrés financiero tiene que ver con la incertidumbre. No tener las coordenadas de tu ubicación te carcome como el ácido."

Desactívalo: "Tu misión es verificar la evidencia", recomienda Miller. Consigue las respuestas de esas interrogantes de trabajo. Pregúntale a tu jefe cómo encajas en los planes de la compañía o qué puedes hacer para volverte más valioso. Si hace pausas o no parece ser honesto, presiónalo con: "¿Puedes ser más específico?", o incluso "¿Entonces crees que me deba preocupar?" "Entre más respuestas te den sobre la situación, más claridad tendrás (y eso equivale a control)", afirma Miller.

 

Factor #2 Pérdida de cabello

Más de la mitad de los hombres en nuestra encuesta se sintieron preocupados por su imagen y mencionaron la pérdida de cabello como la causa principal. No están solos: un reporte de 2005 de la Mayo Clinic Proceedings cita estudios múltiples en los que se revela que la calvicie masculina afecta de forma negativa sus sentimientos respecto a su atractivo e imagen corporal. "Para aquellos que se sienten juzgados por la pérdida de pelo, el estrés es muy real", explica Good.

Desactívalo: "Observa el problema desde el punto de vista médico", sugiere Good. Los implantes capilares cuestan alrededor de $50,000 en promedio, mientras que el tratamiento con medicamentos cuesta $700 al mes, durante décadas. "Haz cuentas y evalúa si el esfuerzo realmente vale la pena", recomienda. Si es así, anímate. Pero si crees que puedes tratarlo simplemente como una condición médica, entonces te será más fácil deshacerte de este factor.

 

Factor #3 Ejercicio

Resulta irónico: el ejercicio te calma, aunque casi un tercio de los encuestados le dieron siete de 10 como causa de estrés. Primero te preocupas por no entrenar en lo más mínimo. Segundo, conforme intentas hacerte espacio para hacer ejercicio, tu estrés se dispara debido a que te esfuerzas demasiado en terminar tus demás tareas diarias. "Esa lucha puede afectar la forma en como te alimentas y eso puede volverse otra causa de estrés."

Desactívalo: El especialista sugiere que hagas más cortas tus sesiones de entrenamiento y aumentes la intensidad. Cambia tu rutina de cardio por un programa de ejercicios por intervalos (de esta forma aumentarás el consumo de grasa). Si levantas pesas, reduce a la mitad el tiempo de descanso entre cada serie. De un minuto baja a 30 segundos. De esta forma, si realizas 12, te ahorrarás seis minutos. Busca formas de condensar otras actividades para tener más tiempo disponible.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH