DESCARGA
Síguenos en:

Pulmones a prueba de todo

POR: Alberto Rojas-Eguiluz
FECHA:2012-09-11
Las infecciones respiratorias agudas bajas dejaron de ser una preocupación de muerte para los adultos; pero no es pretexto para bajar la guardia.

Tal vez una bronquitis o una laringitis solo represente unos días en cama con muchas molestias para ti, pero las infecciones respiratorias agudas bajas (IRAB), a las que pertenecen estos padecimientos, son una de las principales causas de muerte en niños en edad lactante y en adultos que pasan de 60 años. La razón de esto es muy simple: los bebés aún no han desarrollado las defensas que requieren para que su cuerpo pelee por sí solo contra estas infecciones, y los mayores han sido víctimas del desgaste natural de varios de sus órganos, como los pulmones.

Si llegaste a la vida adulta sin problemas serios para respirar, tienes una razón más para agradecerle a tus padres, pues hicieron un gran trabajo cuidándote de las enfermedades que podrían haber afectado tu sistema respiratorio. Si eres un adulto, no cantes victoria. Una complicación o un descuido en tu tratamiento podría tener consecuencias fatales, pero aunque no las tuviera en este momento de tu vida, fortalecer los pulmones para el futuro es clave y no requiere de un gran esfuerzo, como podrías imaginarte.

 

Así se presentan las IRAB

Las vías respiratorias bajas van desde la laringe hasta los pulmones, pasando por los bronquios, los alvéolos y la tráquea y, cuando una infección ataca a alguna de estas zonas, es cuando se producen males como bronquiolitis, traqueitis, alveolitis, neumonía, las ya mencionadas bronquitis y laringitis (dependiendo de la zona en que se dé la infección). Y, en ocasiones, estos padecimientos se complican cuando se extienden a otras zonas. Es entonces que surgen otras enfermedades más complejas, como la bronconeumonía, que no es otra cosa más que una mezcla de bronquitis con neumonía, por mencionar alguna. En otras palabras, seguro ya conoces de cerca las IRAB, pero con otros nombres.

Ahora que sabes a la perfección cuáles son este tipo de infecciones, lo que tienes que hacer es fortalecer tu sistema inmune y, sobre todo, tus pulmones. Gracias a los constantes y alocados cambios de clima, sumados a la contaminación y, en las zonas volcánicas, a las partículas que vuelan por al aire hasta tu nariz, se están dando muchos casos complicados de IRAB, pero si sigues los consejos de los expertos crearás un aparato respiratorio inmune a cualquier eventualidad que el clima o el ambiente invente para ti.

 

Lo que tienes que saber

¿Quieres un poco de noticias aterradoras para continuar leyendo este artículo? Los pulmones son el único órgano de todo tu cuerpo que está expuesto al exterior. De hecho, cada vez que respiras jalas todo tipo de impurezas y microescombros que están flotando en el aire a tu alrededor. Pero ahora viene la buena noticia: para lidiar con toda esa basura que se encuentra flotando cerca de tu cara (sin ofender a nadie), tus vías respiratorias están forradas con unos cilios del grosor de un cabello que se encargan de eliminar todas las bacterias, contaminantes, polvo y virus que entran por tu nariz. Por otro lado, tus pulmones también realizan uno de los trabajos más esenciales que ejecuta tu cuerpo: extraer el oxígeno del aire para introducirlo al torrente sanguíneo y cambiarlo por el dióxido de carbono que viene en la sangre para después sacarlo del cuerpo.

Así, tu organismo ayuda prácticamente durante todo el día a filtrar el aire que entra a él. Sin embargo, no quiere decir que puedas exponerlo impunemente a toda la suciedad que hay en el ambiente, pues algún agente externo puede interferir en los procesos de tu sistema respiratorio, trayéndote una nada deseada bronquitis o, incluso, síntomas parecidos al asma, entre muchos otros padecimientos.

 

Es tiempo de actuar

Ya sabes cómo se crea una IRAB; ahora verás las causas que las generan porque, seguramente, hay muchas de la siguiente lista que seguro experimentas día a día. Además, si no quieres perder días en cama o sufrir las molestias de una de estas infecciones y, de paso, proteger tu aparato respiratorio para el futuro, aquí están los mejores consejos que los expertos pueden dar.

 

Causa Comerte las uñas Los hombres altamente ansiosos tienen un riesgo 80 por ciento mayor de morir de una enfermedad respiratoria por arriba de aquellos que se relajan frecuentemente. ¿La razón? Según investigadores daneses, el estrés suprime las funciones inmunológicas del cuerpo.


Solución Date una "zincadilla" Para optimizar tus funciones inmunológicas necesitas zinc. Los suplementos altos en este químico son recomendados. (Pregúntale a tu médico.) Otra opción más rica es comer ostras.

 

Causa Llegar a los 40 La razón por lo que a los 25 años podías jugar futbol por horas y a los 40 solo unos minutos es, en buena parte, porque los alvéolos ?esos diminutos sacos que están en tus pulmones y que permiten el intercambio gaseoso de oxígeno por dióxido de carbono en el torrente sanguíneo? van perdiendo parte de su recubrimiento a partir de tu cumpleaños 35, dicen científicos de Georgetown University.

Solución Dejarte el bigote... pero de leche En 2010, el Journal of the American College of Nutrition publicó un estudio que decía que las personas que consumían dos porciones diarias de lácteos bajos en grasa, como queso cottage o leche y yogur descremados, mostraban menores señales de desgaste en los pulmones. El crédito se lo llevó la vitamina D contenida en los lácteos fortificados, un nutriente que mejora la función de los pulmones, dicen los científicos. Además, la leche está cargada de vitamina A, que se tiene la teoría de que activa los genes involucrados en la producción de nuevo tejido pulmonar, dice el doctor Matthew Hind, investigador en London`s Royal Brompton Hospital y quien ha estudiado los efectos de la vitamina A aplicada en animales. El objetivo es que ingieras dos o tres porciones diarias de lácteos bajos en grasa. Así, estarás tomando 10 microgramos de vitamina D y 455 microgramos de vitamina A, además de que esta cantidad de lácteos diaria te ayuda a disminuir tu grasa corporal, según reportan varios estudios al respecto.

 

Causa Los autos que contaminan Los altos niveles de ozono están relacionados con un mayor riesgo de morir por causas respiratorias. Los investigadores estadounidenses compararon los datos de contaminación de 96 ciudades de aquel país con los de 448 mil 850 personas que vivían en estos lugares. En este seguimiento de 18 años, 118 mil 777 sujetos a los que se les aplicó el estudio murieron. Los científicos concluyeron que entre mayor concentración de ozono en la zona, el riesgo de morir por un problema respiratorio era mayor.

Solución Regresa a lo básico Sigue ese viejo consejo del médico de la familia que decía que comieras una manzana al día. La gente que ingería más manzanas era 33 por ciento menos propensa a desarrollar toses crónicas con flemas en comparación con quienes no las comían seguido, según un estudio llevado a cabo por el National Institutes of Health. Al parecer, la pectina y los antioxidantes contenidos en la cáscara pueden reducir la inflamación de los pulmones. ¿No sabes cuál elegir? La que más te guste, las cortezas de todos los tipos de manzanas tienen cantidades muy similares de antioxidantes y pectina. Por otro lado, los especialistas recomiendan que te quedes en casa: no salir de la oficina o, bien, si vas a entrenar, que lo hagas a puerta cerrada cuando los niveles de ozono en el ambiente son altos, pues este contaminante causa inflamación que puede angostar las vías respiratorias. "Si tienes una falta de aliento inusual después de correr podrías ser sensible al ozono", dice Norman Edelman, oficial médico en jefe de la American Lung Association. La recomendación obvia: no practiques ejercicio al aire libre cuando los niveles de ozono sean altos.

 

Causa Exceso de uso Los pulmones, al igual que otros órganos de tu cuerpo, trabajan sin parar aun cuando duermes. Otra razón por la que al pasar de cierta edad se desgastan y comienza un declive en su funcionamiento. Por otro lado, como cualquier otro músculo, tus pulmones pueden cansarse por el estrés del ejercicio.

Solución Ejercítate Puedes someter tus pulmones a un buen entrenamiento. En un nuevo estudio, investigadores de la Columbus State University dieron seguimiento a varios atletas que utilizaron un dispositivo de mano que ayuda a incrementar la capacidad de los pulmones y mejorar la respiración (powerlung.com) durante sus entrenamientos. Muchos de ellos mostraron un desempeño más satisfactorio durante movimientos explosivos cortos de alta intensidad, según reporta el International Journal of Sports Medicine. Esto no solamente te ayuda para tener un buen rendimiento en competencias, sino que mejora el estado general de tus pulmones.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH