DESCARGA
Síguenos en:

El truco está en la etiqueta

El truco está en la etiqueta
Cuídate de los malos publicistas.
FOTO:Archivo Men`s Health
POR: Redacción
FECHA:2012-09-25
A menudo encontramos frases engañosas en los empaques de los productos de la farmacia. Aprende a reconocer estos argumentos dudosos de venta.

Solución para lentes de contacto

La frase "Limpia sin tener que frotar"

Detrás de la etiqueta Una solución para lentes con esta indicación cumple con los requisitos de la FDA (Food and Drug Administration) para eliminar las bacterias, pero no para las muertas de la superficie de la lente. "Sumergir sin frotar matará al microbio, pero no retirará su cuerpo", dice Christine Sindt, doctora en optometría y líder de la sección de lentes de contacto y córnea de la Asociación Americana de Optometría. "Solo aplicando fricción, los lentes podrán regresar a su estado más limpio". Esto es crucial, debido a que la acumulación microbiana puede conducir a la irritación e infección de los ojos.

Qué hacer Con la lente en la palma de tu mano, tállala con la solución durante cinco segundos. Luego enjuaga y lava el estuche, dice Sindt. El depósito de gérmenes crea una capa que evita hacer una limpieza completa.

 

Agua vitaminada

La frase "Buena fuente de ciertos nutrientes encontrados en frutas"

Detrás de la etiqueta "El agua adicionada con minerales y saborizantes, en realidad incluye solo algunos nutrientes encontrados en las dosis que se localizan en la fruta", dice David Mallen, del Council of Better Business Bureaus. Pueden contener cantidades similares de minerales como el zinc y el potasio, pero mucho menos de otros nutrientes cruciales como la vitamina C.

Qué hacer Si de verdad quieres obtener la aportación que brinda una porción completa de vitamina C, come una naranja.

 

Suplemento para "la salud de las articulaciones"

La frase "Contiene glucosamina, probada para combatir el dolor articular"

Detrás de la etiqueta El compuesto de glucosamina encontrada en el cartílago saludable (pero no en fuentes naturales de alimento) normalmente es destacado en las etiquetas. Pero un análisis del 2010 realizado por el British Medical Journal estudió los datos de 10 diferentes muestras clínicas y encontró que esa sustancia no es mejor para aliviar el dolor que un simple placebo. De hecho, los autores de la investigación recomendaron que las aseguradoras de salud no cubrieran el costo de estos productos.

Qué hacer Los suplementos no están regulados por la FDA, así que ten cuidado con lo que prometen. Si tienes dolor articular, no te automediques; visita a tu médico.

 

Bloqueador solar

La frase "A prueba de agua"

Detrás de la etiqueta Ningún bloqueador es por completo a prueba de agua. "La leyenda "a prueba de agua" no significa que puedes pasar todo el día en la piscina", dice la doctora D"Anne Kleinsmith, de la Academia Americana de Dermatología. Las normas de la FDA solo les exige, a este tipo de protectores, mantener el Factor de Protección Solar (FPS) durante 40 minutos de inmersión en el agua.

Qué hacer Reaplicar el producto cada 60 o 90 minutos, aconseja la doctora Kleinsmith, como si fuera cualquier otro tipo de bloqueador solar.

 

Crema de afeitar

La frase "Hidratante y suavizante"

Detrás de la etiqueta Una crema de afeitar trabaja mejor cuando la aplicas en la piel de la cara mediante masaje, pero la mayoría de los hombres solo la embadurna, dice David C. Steinberg, consultor del cuidado personal. Los aceites del artículo necesitan penetrar para proteger y lubricar, por lo que la crema por sí misma no hidrata ni suaviza.

Qué hacer Usa un gel que te fuerce a aplicarlo de manera vigorosa o frota la crema como si fuera un gel.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH