DESCARGA
Síguenos en:

Cura lo que te apena

Cura lo que te apena
Retomar el control de tu cuerpo no es tan difícil como crees, basta con hacer pequeños cambios.
FOTO:Patricia Tamés
POR: Elizabeth Drake
FECHA:2012-12-03
Usa estas sencillas estrategias, que nuestra experta investigó para ti, para tratar tus más vergonzosos males. Vele la pena intentarlo.

¿Decepcionante? Seguro. ¿Embarazoso? Sí. Sin embargo, la eyaculación precoz, las flatulencias, la constipación y la diarrea son, de hecho, algo completamente natural. La prueba: un estudio del biólogo Alfred Kinsey en 1948 reveló que 75 por ciento de los hombres eyaculaban a los dos minutos de iniciar el sexo, y al minuto o incluso segundos después de la penetración.

Desde luego, esto no impide que puedas aprender a manejar tu propio dominio. De hecho, lo harás. Y esto va también para esos otros problemas que suceden "por debajo del cinturón". Ya sea que un caso de "corre-que-te-alcanzo" te deje encaramado sobre el trono de porcelana o que tengas que expulsar más gas que una aeronave, aquí descubrimos estrategias científicas para ayudarte a tomar el control de tu cuerpo. (Además, éstas tampoco van a herir tu ego.)

 

Dura más

30: Porcentaje de hombres sexualmente activos que dicen eyacular prematuramente.

Por qué pasa

Explicaciones para la eyaculación prematura van desde la gama biológica (hipersensibilidad en la piel del pene) hasta la psicológica (ansiedad, culpa o inexperiencia). Recientemente, se piensa que se debe a una combinación de ambas.

Qué hacer

Programa un examen de próstata. Estudios científicos realizados en Italia y Egipto encontraron que 64 por ciento de hombres con este problema también sufren de inflamación de la próstata.

Practica el método "comienza y para". "Te enseña a sentir mejor y retrasar el orgasmo", dice el doctor Barry McCarthy, autor de Coping with Premature Ejaculation. Durante la penetración tan sólo detente justo antes del punto sin regreso, relájate y vuelve a empezar. Aunque la técnica pueda parecer intuitiva ha probado su eficacia: los estudios muestran una tasa de éxito hasta de 95 por ciento.

Toma una clase de yoga. Investigadores en India encontraron que los hombres con eyaculación precoz duraron tres veces más durante el sexo luego de 12 semanas de practicar una hora diaria de yoga. Según ellos, sus ejercicios clásicos fortalecen los músculos pélvicos y, si están fuertes, mejoran tu control al acercarte al orgasmo. Además, la respiración en el yoga ayuda a reducir la ansiedad.

 

Detén las fugas de gas

10 a 14: Número de veces diarias que un hombre promedio tiene flatulencias.

Por qué pasa

Cuando las bacterias del colon descomponen fibras fermentables y almidones sin digerir, el gas resultante sale por la puerta trasera. En cuanto al hedor, viene específicamente de tres gases sulfurosos: metanotiol, ácido sulfhídrico y dimetil sulfuro, que tienen olores que los científicos de la Universidad de Minnesota, en Estados Unidos, comparan con huevos podridos o vegetales descompuestos.

Qué hacer

Haz dieta sin gas durante una semana. Evita principalmente las leguminosas y come más carne, pescado, huevo y carbohidratos fáciles de digerir. Luego de una semana reintroduce uno a uno los otros alimentos para identificar las peores amenazas. Entonces podrás mejorar tu dieta.

En las etiquetas de productos alimenticios, revisa los alcoholes de azúcar. Estos sustitutos del azúcar han sido modificados químicamente de modo que no se absorben del todo por tu intestino delgado. Los tres que debes identificar son sorbitol, manitol y maltitol, que suelen encontrarse en malteadas de proteína y chicles sin azúcar. De hecho, menos de 10 gr de sorbitol -la cantidad en un paquete de estos chicles- es suficiente para aumentar tu salida de gases tanto como la probabilidad de diarrea.

Consulta con tu médico. Si los cambios en la dieta no resuelven el problema, pide a tu médico que te recomiende medicamentos con efecto antiespasmódico y antiflatulento.

 

Reduce tus carreras

4 mil millones: Casos anuales de diarrea a nivel mundial.

Por qué pasa

Las bacterias, virus y parásitos inhiben las funciones del intestino, y el resultado son heces flojas, aguadas y frecuentes.

Qué hacer

Toma Imodium Plus. Es el único producto sin receta que contiene loperamida y simeticona. Científicos de la Universidad de Chicago encontraron que esta combinación alivia los síntomas de la diarrea más rápido y efectivamente. Consúltalo con tu médico.

Come yogur. Contiene bacterias benéficas similares a aquellas que viven naturalmente en tus intestinos para mantener a raya los niveles de bichos malignos. Mientras que el Activia de Danone ha patentado la cepa de bacterias Bifidus regularis, hay tipos similares de organismos saludables que puedes encontrar en cualquier producto de leche fermentada, incluyendo el kéfir, el jocoque y otras marcas de yogur.

 

Suéltate

12: Porcentaje de la población mundial que reporta sufrir estreñimiento constante.

Por qué pasa

Principalmente, un cambio en tus hábitos alimenticios, el incremento de estrés físico o emocional y los patrones de bajo sueño pueden arruinar tu ritmo intestinal y reducir las contracciones musculares que indican a tu colon que "es hora de ir". El resultado: puedes pasar días sin una evacuación, aunque sientas la necesidad.

Qué hacer

Primero, prueba un suplemento de psilio. Un estudio de la Universidad de Illinois determinó que este tipo de fibra puede ser efectiva para atacar desde los primeros síntomas de un intestino bloqueado.

Tu segunda opción. Un laxante sin receta ayudará a aflojar tus heces, provocando que los músculos del colon muevan su contenido, dice la gastroenteróloga Sandra Hoogerwerf. Luego usa estas estrategias.

Desayuna. Después de despertar, la actividad del colon se triplica y el alimento duplica esa tasa de acuerdo con un estudio en el American Journal of Physiology. De hecho, come justo después de levantarte y crearás una ventana de dos horas en las que promueves una buena evacuación.

Mantente hidratado. Tomar agua no necesariamente alivia el estreñimiento, pero evitar la deshidratación puede ayudar a prevenirlo en primer lugar, según los investigadores de la Universidad de Texas.

Ejercítate. Un estudio publicado en Medicine and Science in Sports and Exercise reporta que el entrenamiento de resistencia acelera el movimiento de la comida por medio de tu intestino grueso hasta 56 por ciento. Además, otros estudios sugieren que la gente sedentaria es 50 por ciento más propensa a sufrir de constipación que quienes se ejercitan regularmente.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH