DESCARGA
Síguenos en:

Dos enemigos de tus riñones

Dos enemigos de tus riñones
1 litro: cantidad de sangre que pasa por tus riñones cada minuto. En total, 1,600 litros al día para ser filtrada.
FOTO:Archivo Mens Health
POR: Alberto Rojas-Eguiluz
FECHA:2013-01-16
La nefrosis y la nefritis son dos de las principales causas de muerte. Para evitarlas debes poner atención a tus riñones, y aquí te decimos cómo hacerlo.

Tal vez hayas escuchado que los riñones son las baterías del cuerpo. Es una explicación poco científica, pero que tiene razón en cuanto a la importancia que tienen esas dos estructuras como frijoles del tamaño de un puño. Obviamente, no sale energía de ellos, pero son igual de importantes que unas pilas para cualquier objeto que las necesita. En el caso de tu cuerpo, son los encargados de limpiar los desechos que resultan del metabolismo, concretamente sales, toxinas y agua. Para poder realizar esta tarea tienen que filtrar la sangre 60 veces al día para eliminar las sustancias potencialmente perjudiciales.

Preferiríamos no explicarte lo que pasaría si tus riñones dejaran de funcionar, pero por tu bien y el de ellos tenemos que hacerlo: tu sangre se llenaría de toxinas y desechos que se transportarían por tu sangre y llegarían a todos tus órganos.

Por otro lado, tus riñones, junto con el aparato urinario, se encargan de controlar y mantener el equilibrio de agua en el cuerpo, garantizando que los tejidos reciban la cantidad de líquido necesaria para tener un buen funcionamiento. No vivirías mucho tiempo sin tus riñones, y el poco que lo harías tendrías una calidad de vida paupérrima, en el que el dolor y las molestias serían tus compañeras inseparables hasta llegar al colapso total. ¿No me crees? Date una vuelta por el departamento de diálisis de cualquier hospital.

Pero más allá de sus funciones básicas, los riñones tienen otras que son vitales para todo tu cuerpo y que no siempre se mencionan hasta que tienes un problema renal. Por un lado, se encargan del equilibrio entre ácidos y bases del cuerpo; por otro, producen hormonas que regulan la presión arterial y la cantidad de glóbulos rojos en la sangre (los que se encargan de llevar el oxígeno al cuerpo).

Hay muchos problemas que pueden afectar a los riñones si no los cuidas adecuadamente, pero existen dos en específico que encabezan la lista de víctimas fatales por padecimientos renales entre hombres: la nefrosis y la nefritis. Ambas se encuentran dentro de las 10 principales causas de muerte entre hombres en México, según los datos que reporta el Programa Nacional de Salud 2007-2012. Razón de más para saber cómo prevenirlas.

 

ALARMA: ¡LOS RIÑONES NO FILTRAN!

Cuando escuchas que está sucediendo esto, se trata de una nefrosis o síndrome nefrótico. Este se refiere a un grupo de síntomas que te avisan que hay problemas en el funcionamiento renal, caracterizado por un alto contenido de proteína en la orina (los riñones solamente deben filtrar partículas pequeñas, y las de la proteína son demasiado grandes para estar ahí), bajos niveles de proteína en la sangre, y niveles altos de colesterol y triglicéridos.

Esta es la causa

La nefrosis es causada por diversos trastornos que producen una lesión renal, en particular en la membrana basal del glomérulo (la parte del riñón donde radica la función de filtración de sustancias que transporta la sangre), lo que ocasiona los niveles anormales de proteína en la orina. También puede ocurrir como resultado de infecciones, como hepatitis, mononucleosis o amigdalitis provocada por estreptococos; el uso de drogas, algunas enfermedades, como diabetes, lupus eritematoso sistémico, mieloma múltiple y amiloidosis también pueden terminar en un síndrome nefrótico. Otra causa son los trastornos genéticos e inmunitarios o, bien, puede presentarse junto con otros de tipo renales.

Los síntomas

Hinchazón Es el síntoma más común del síndrome nefrótico. Los lugares en los que se presenta es en la cara (sobre todo alrededor de los ojos), en los brazos y piernas (principalmente en los pies y los tobillos) y en el abdomen.

Espuma Cuando sale espuma en tu cerveza es símbolo de que te la vas a pasar muy bien, pero cuando sale en tu orina es señal de que tienes que ir al médico cuanto antes porque algo no anda bien con tus riñones.

Aumento de peso No importa que hagas ejercicio y que lleves una dieta balanceada. Sin aparente explicación, empiezas a subir de peso y lo notas en tu cuerpo. Esto se debe a que te encuentras reteniendo líquidos a causa de un mal funcionamiento renal. Por lo regular, hay falta de apetito cuando padeces de síndrome nefrótico, otra razón para que tu aumento de peso sea anormal.

En esto puede acabar Dependiendo el diagnóstico del médico, quienes padecen de nefrosis podrían necesitar diálisis o hasta un trasplante de riñón. También puede desembocar en otras complicaciones, como trombosis de la vena renal, desnutrición, enfermedad renal crónica o aguda, entre otros, en casos más complicados.

 

ALARMA: ¡LOS RIÑONES SE INFLAMAN!

Si creías que la nefrosis era grave, no has oído nada de la nefritis, que es la inflamación del riñón. Existen varios tipos de nefritis; sin embargo, la más común es la intersticial, que es en la que los espacios entre los túbulos renales se inflaman, causando molestias y, en casos graves, un mal funcionamiento de los riñones. La nefritis puede ser temporal (aguda) o crónica. En la mayoría de los casos se trata de algo temporal y, por eso mismo, no suele causar daño renal o insuficiencia, a menos que no sea atendida a tiempo.

Esta es la causa El origen más común de la nefritis intersticial aguda son los efectos secundarios de algunos medicamentos, sobre todo de antibióticos muy específicos, como la penicilina, pero no es el único factor. El uso prolongado de medicinas, como paracetamol, ácido acetilsalicílico (ambos utilizados por lo regular para dolores de cabeza) y antiinflamatorios no esteroideos, también se unen a las causas. Los niveles bajos de potasio en la sangre, así como niveles elevados de ácido úrico y calcio en la misma, suelen ser indicio de que puedes tener una nefritis en puerta. Y, finalmente, algunos trastornos de enfermedades, como el síndrome de Sjögren o lupus eritematoso sistémico, también pueden acabar por inflamar alguno de los riñones.

Los síntomas

Orina espumosa con otro color Una señal de que el riñón puede estar lesionado es que haya sangre en la orina. Por lo regular, esta se torna rojiza, pero también puede verse mucho más oscura. Por otro lado, al igual que con la nefrosis, puede haber espuma en la orina.

Malestar general Además de dolores de cabeza constantes, la náusea y el vómito aparecen seguido cuando hay inflamación renal.

Dolor en la espalda baja Al sufrir inflamación, el área de los riñones duele y, en ocasiones, se trata de un dolor que va de la espalda a la región frontal del cuerpo.

Insuficiencia renal aguda Según los datos de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, en la mitad de los casos la gente presenta disminución del gasto urinario, un signo de que el riñón no está haciendo bien su trabajo por alguna razón.

Hinchazón A diferencia de la nefrosis, aquí puede presentarse en cualquier área del cuerpo. También existe un aumento de peso involuntario por la retención de líquidos.

Cambios en el estado mental En otras palabras, se presenta una somnolencia repentina y hay constantes confusiones.

 

LAS SOLUCIONES

Tanto la nefrosis como la nefritis son prevenibles. Aquí te damos cinco consejos sumamente fáciles de seguir para que tus riñones no dejen de funcionar.

Acaba con la comida chatarra No nos referimos a que te la comas toda; al contrario, evítala a como dé lugar. ¿La razón? Los compuestos de fósforo que tienen muchos pastelillos elevan el riesgo de que desarrolles una enfermedad renal, de acuerdo con un estudio publicado en el Journal of the American Society of Nephrology. Solo tienes que revisar la lista de ingredientes en la bolsa de empaque. Si vienen nombres como fosfato disódico, fosfato monocálcico, de aluminio o sodio, ingredientes comunes en los pastelillos con relleno cremosos, evítalo.

Métele a la grasa, pero a la buena Un dieta alta en pescado puede ayudarte a mantener tus riñones sanos, de acuerdo con un estudio realizado en Australia. Los altos niveles de ácido alfa-linolénico, contenido en los aceites vegetales, fueron asociados con el incremento de posibilidades de tener una enfermedad renal crónica (ERC), mientras que los altos niveles de Omega-3 y Omega-6, incluidos en los pescados, no estaban asociados con las ERC.

Aquí no hay mayor ciencia Come pescado cada que puedas o busca un suplemento de ácidos grasos Omega-3. Según investigaciones, los hombres que incluían en sus dietas este tipo de ácidos grasos bajaban sus probabilidades de desarrollar una ERC en 32 por ciento.

Huye de los refinados La hipertensión, la diabetes y la obesidad son factores de riesgo para una ERC. Según un estudio australiano que recabó información sobre el consumo de carbohidratos entre hombres de 50 años o más, encontró que aquellos con el índice glicémico (IG) más alto tenían 55 por ciento más de posibilidades de desarrollar una ERC moderada, pero los que comían más cereal con fibra eran 50 por ciento menos propensos a tener una ERC. Después de analizar ambos grupos, se concluyó que entre más alta era la ingesta de carbohidratos ricos en azúcar refinada, como en sodas, galletas o pasteles, se elevaba más el riesgo de desarrollar una ERC.

Come más fibra Ayuda a bajar los niveles de azúcar en la sangre después de cada comida y disminuye las probabilidades de diabetes e hipertensión, dos factores que afectan el funcionamiento de tus riñones.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH
Bike