DESCARGA
Síguenos en:

Haz tus propias fotos eróticas

POR: Redacción
FECHA:2012-06-07
¿Tienes una increíble cámara nueva, pero ella es tímida? Nosotros te ayudaremos. (Ya luego nos lo agradecerás, lo verás).

Anímala

Convéncela diciéndole uno o varios piropos. Y mantén las cosas en un ambiente tranquilo. Si bromeas de vez en cuando, ella se sentirá más relajada y posará mejor.

 

Escoge las poses

No esperes que ella se convierta en Bettie Page tan pronto tomes la primera foto. En vez de eso, ayúdala a escoger algunas poses que la hagan sentirse atractiva. Te sugerimos que empieces con estos clásicos que funcionarán bien, sin importar si está desnuda o trae lencería.

1. Sentada en el borde de la cama con las piernas flexionadas, la cabeza reclinada en las rodillas y el pecho recargado en los muslos.

2. Recostada sobre su espalda diagonalmente en la cama. La cabeza deberá ir en una de las esquinas inferiores. Pídele que levante los brazos sobre ésta y que mire atrás, donde tú te encuentras. Si arquea su espalda y estira los dedos de los pies en punta, su cintura se verá más pequeña y sus piernas parecerán mucho más largas de lo que son.

 

Juega con la iluminación

El flash automático no le ayuda a nadie. Para un efecto luminoso más delicado utiliza linternas o, bien, coloca un par de lámparas, con alguna tela funcionando como pantalla. Si puedes, intenta abrir las cortinas y utiliza luz natural para otro efecto de luz.

 

Prepara tu cámara

Revisa la apertura de la lente (A o AV). Una de 16 con velocidad del obturador de 1/30° de segundo debe trabajar bastante bien a media luz. Para obtener el mejor nivel de color, fija el equilibrio de blancos en "tungsteno" si utilizas lámparas. Luego, fija tu ISO: en luz corta, de 400 a 1600 (para que funcione bien), con 400 brindando el resultado más suave. (No olvides hacer muchas pruebas antes de la sesión, de modo que no acabes con la atmósfera romántica con tus experimentos a la mera hora).

 

No dejes que vea el material antes de tiempo

Arruinarás el momento si le permites ver cómo salió en cada toma, y le quitará el ambiente a la sesión. Así que desde el principio prométele solemnemente que le mostrarás todas y cada una de las fotografías más tarde, cuando ambos se encuentren en la cama.

 

Fuentes: Scott Church, retratista y fotógrafo de arte erótico. Bryan F. Peterson, fotógrafo.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH