DESCARGA
Síguenos en:

Desarma una bomba sexy

POR: Redacción
FECHA:2012-09-03
Ahora -más que cuando era modelo-, la nueva actriz Brooklyn Decker se enfoca en sus imperfecciones. Sigue leyendo.

Cuando Andy Roddick se casó con Brooklyn Decker en 2009, el tenista estrella se compró un segundo anillo de matrimonio. Era un reemplazo, dijo: se estaría quitando el anillo tan frecuentemente para rutinas y entrenamientos que sería solo cuestión de tiempo antes de perderlo.

Ella entendió. Sin problema. Honestamente. "Bueno", dice Decker, "Llego a casa de un viaje y su anillo estaba inusualmente brillante y llamativo. Yo sabía que él había estado intercambiando sus dos anillos, entonces ambos se encontraban opacos. Este estaba cegándome. Ese no era el anillo número uno ni el dos. Era un tercero". Decker le preguntó a su esposo sobre el tema.

Él tímidamente admitió haber perdido ambos anillos, un asunto que intentó mantener en secreto. "Él trata de no decirme cada vez que pierde algo", dice ella. Este es un hábito que ella intenta que él rompa (no el hábito de perder cosas, necesariamente, sino la incapacidad para confesarlo). "Admítelo", dice ella. "Los hombres, definitivamente, deberían admitir las cosas".

Asunto complicado: los hombres no aceptan fácilmente sus errores. Pero Roddick (un hombre completo) tiene mucho que aprender de Decker, de 25 años, quien además ha resultado ser una contadora profesional de sus propias fallas, una mujer que activamente se ofrece a enumerar las veces en que no se ha medido.

"Me gustaría decir que he alcanzado metas, pero en realidad el modelaje es completamente un asunto de suerte. No estás logrando nada realmente. La persona menos trabajadora con un rostro especial puede ser enorme y tener un mundo entero de éxitos". Pregúntale sobre la actuación y responderá: "Ya sé, actualmente no me encuentro en un nivel en el que debería estar consiguiendo los papeles que estoy obteniendo en las películas". (Tiene dos ahora: Battleship y What to Expect When You`re Expecting).

La falsa modestia es un truco feo que algunas personas usan, y es fácilmente detectable. La humildad funciona solo cuando es genuina, y Decker es realmente humilde. Después de conquistar el modelaje, buscó un reto y lo consiguió. El set de Battleship (pistolas, explosiones, muerte de enemigos) estuvo alejado de su soleada zona de confort. Aún peor, "tuve que hacer una escena con Liam Neeson, y estaba muy nerviosa porque él me intimidaba", dice. Entonces ella le dijo directamente que estaba asustada de trabajar con él.

"Él contestó: ?Solo tienes que disfrutarte a ti misma. ¿Quién sabe cuánto va a durar esta carrera para cualquier persona? Si no lo haces, es un desperdicio?". Ella memorizó. Ensayó. Trabajó con un maestro. Filmaron la escena y estuvo genial.

"Si mi habilidad y mi talento aún no están ahí, la ética de trabajo, sí", dice Decker. "Y al inicio eso es todo lo que te puedes pedir a ti mismo. Eventualmente, la habilidad vendrá,. Sin embargo, el trabajo duro es algo que tú mismo puedes controlar".

 

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH