DESCARGA
Síguenos en:

Haz que recuerde la primera vez

Haz que recuerde la primera vez
Entre más sobrio te encuentres, más fácil será que logres sorprenderla.
FOTO:Cortesía
POR: Regina Portilla
FECHA:2012-09-04
Las primeras impresiones cuentan. Algunas mujeres nos revelaron cómo hacer que las tuyas sean tan buenas que a ella les queden ganas de repetir.

1 La primera cita

Juega con tu mano O pon una detrás de tu cabeza, para ser precisos. Más que ningún otro movimiento, este dice: "Me siento cómodo con mi cuerpo... y contigo". Es igual que cuando tu jefe se recarga en su silla y pone las manos detrás de la cabeza: una manera de mostrar seguridad. Y también conlleva atracción... aunque esperamos que ese no sea el caso con el tipo que firma tus cheques. "Cuando un hombre está interesado en una mujer, usualmente hace ajustes a su imagen: se afloja la corbata, se acomoda la camisa o pasa sus manos sobre su cabello", dice la terapeuta sexual Vicki Ford, autora del libro Superando problemas sexuales. "Pero levantar un brazo para jugar con el cabello expone el lado vulnerable del axila y emite una buena dosis de su esencia masculina, haciendo de este movimiento uno de los más sensuales". Sólo asegúrate que te hayas bañado ese día.

 

2 El primer beso

Toca suavemente Cuatro labios, dos lenguas y 30 dientes... no por nada sabemos que dar un buen beso tiene sus trucos. Para asegurarte de causar una buena impresión (en vez de mandarla directamente con el ortodoncista) muévete muy suavemente y pon tus manos en juego. "Aunque tus labios hacen casi todo el trabajo, dónde pones las manos le dice mucho de lo que sientes", dice Ford. "Tomar su cara es intenso y romántico; una mano en el cuello es muy controlador, pero también muy apasionado; en el cabello es sexy; en la cintura es de lo más excitante, sobre todo si la acercas suavemente hacia ti." Ubícate Ese primer beso será mucho más memorable si lo haces en un lugar diferente. "Aunque no siempre podrás hacerlo en el lugar ideal, muchas veces las oportunidades llegan solas y si aprendes a aprovecharlas puedes dejar huella en esa chica para siempre", dice David Strovny, educador sexual del sitio askmen.com. Lugares inmejorables: estaciones de tren muy concurridas, pistas de baile, o bajo la lluvia. "En un lugar repleto de gente es apasionado... así le dices que no puedes esperar a estar con ella en un lugar privado", dice la psicóloga Susan Quilliam. "El baile es una actividad increíblemente sexual, y su ritmo cardiaco ya está acelerado, así que la excitas aún más. Besándola bajo la lluvia le dices: no me importa el clima, sólo me importas tú, lo cual es de lo más sexy", asegura Quilliam.

 

3 La primera vez en tu casa

Marca tu territorio Tu casa muestra qué tanto te cuidas, así que asegúrate de que huela bien. "Olvídate de los desodorantes para interiores, que sobrecargarán su desarrollado sentido del olfato", dice la Dra. Pam Spurr, autora de Sexo pecaminoso. "En vez de eso, deshazte de la basura, aspira o barre el piso y abre las ventanas una hora antes de recibirla. Eso limpiará cualquier olor indeseable y aumentará la cantidad de oxígeno en la habitación, así que no se sentirá somnolienta". Y compra flores. "Los olores activan la parte emocional de su cerebro, generando pensamientos alegres sobre la persona que se los proporciona", dice el psiquiatra Daniel Amen, autor del libro Haciendo de un buen cerebro otro aún mejor.

Llévala con calma Ofrécele un trago, pero no apures la conversación. "Dale tiempo de habituarse al ambiente", dice Quilliam. "Déjala en la sala mientras vas a la cocina a preparar el trago o una taza de té. Eso le da tiempo de echar un vistazo a las revistas o libros que tienes." Asumiendo que escondiste bien esa otra colección de revistas, para cuando le entregues su bebida, ella se sentirá más relajada. "Ella tendrá algo específico que preguntarte (un disco que le gusta, quizá) y la conversación fluirá de manera natural", añade Quilliam.

 

4 La primera vez que se enoja

Déjala Sí, leíste bien. "Las mujeres, injustamente, esperan que los hombres sean capaces de leerles la mente... para saber qué les molesta", dice el psicoterapeuta David Delvin. "Es un error clásico, y tu ignorancia puede hacer que ella se enoje aún más". Esta es una situación en la que nunca ganas, dice Delvin. Si le preguntas qué le pasa, ella se enoja porque no lo sabes; si no preguntas, se enoja porque no le preguntas. "Lo mejor que puedes hacer es irte, darle tiempo para darse cuenta de su mal humor y reconozca qué es lo que le molesta", añade Delvin, presumiblemente no bien escuchado ante el cúmulo de protestas masculinas. "Suena descortés, pero en la mayoría de los casos eso resuelve el problema. Eso sí: cuando se vean de nuevo, ve preparado para platicar sobre el asunto con calma".

Acepta una regañiza Si ella ya te está "dando su punto de vista" y no te puedes ir, entonces es tiempo de escuchar. "Pero escuchar significa mucho más que quedarte callado", dice Quilliam. Y bajarle el volumen al partido de fútbol durante cinco minutos no te convierte en la versión doméstica de Kofi Annan. "Se trata de a dónde miras y de tu lenguaje corporal también. Sostén su mirada e inclínate hacia delante para que sepa que tiene tu atención. Y escucha lo que tenga que decir". La mayoría de las veces, dice Quilliam, las mujeres solo quieren hacer saber a sus compañeros qué les molesta y por qué. Que ella sepa que la estás escuchando es en muchas ocasiones suficiente para que se tranquilice.

 

5 La primera vez que tuvieron sexo... sobrios

Gloriosa mañana Si tienes suerte, el momento en el que estás menos dispuesto a embriagarte será también el mejor para tener un encuentro sexual. "El mejor momento para sexo sin alcohol es justo después de despertar", explica Cecilia Croque, consultora de relaciones de pareja. "Todavía no estás totalmente consciente, así que no tienes oportunidad de sentirte nervioso; además tienen la intimidad que les dio haber pasado la noche juntos." Ningún despertador será mejor que esto.

Súdalo Si la cita es por la tarde, ve antes al gimnasio para recargar tu autoestima. Un estudio de la Universidad de Queensland, en Australia, encontró que el ejercicio aumenta los niveles de serotonina en el cerebro. Esta sustancia química tiene mucho que ver con la sensación de bienestar y añade placer a los orgasmos. "El buen sexo consiste en estar relajado con alguien", dice Ford. "Mientras más seguro te sientas, mejor será el sexo para los dos."

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH