DESCARGA
Síguenos en:

¿Qué te prende y por qué?

¿Qué te prende y por qué?
"La mayoría de las mujeres espera que te des cuenta de los detalles, como cuando cambiaron su corte de pelo."
FOTO:Archivo Men`s Health
POR: Eduardo G. Gavaldá
FECHA:2012-09-28
¿Por qué una mujer con zapatos de tacón nos resulta provocativa? ¿Por qué si lleva minifalda creemos que nos está enviando un mensaje? Descúbrelo.

Las medias de seda, el lápiz labial rojo o un sensual escote nos trasladan al universo del deseo, donde las mujeres llevan sujetadores de encaje. En cambio, cuando queremos adentrarnos en ese paraíso, descubrimos que ellas no suelen llevar lencería de ese material a diario y que en ocasiones tienen dolor de cabeza y pocas ganas de jugar en la cama. Entonces, ¿por qué seguimos creyendo que existe esa tierra prometida donde sólo reina nuestro deseo?

La respuesta la encontramos en nuestra cartera. Más concretamente en los millones de dólares que la publicidad invierte en crear mujeres perfectas para que soltemos el dinero y compremos decenas de productos que creemos son un pasaporte para alcanzar este mundo soñado. "La moda femenina tiene grandes connotaciones eróticas porque difunden imágenes de mujeres atractivas rodeadas de una aureola de sensualidad. La expresión de la sexualidad es parte de los ingredientes utilizados por una publicidad que busca garantizar su consumo", explica Óscar Yescas Domínguez, psicólogo social de la Universidad de Sonora, en México, y autor del libro Moda femenina y sexualidad. Un enfoque psicosocial. Pero lo interesante del tema es que luego, lejos del valor publicitario, millones de mujeres se compran ese tipo de ropa para seducirnos. Pero, ¿qué dice cuando se arregla especialmente para ti?

 

Lo que ellas quieren

Seguramente te has encontrado alguna vez en tu vida con la siguiente escena: ella se presenta más sonriente que de costumbre. Tú estás encantado, pensando que ha tenido un buen día y que con seguridad pasarás una noche inolvidable. De repente, esa sonrisa se torna un gruñido y el rollo desaparece. ¿Qué pasa? La explicación viene envuelta en un sinnúmero de reproches: ha ido al salón de belleza y no lo has notado. El problema es que tú no ves dónde está el esfuerzo. "La mayoría de las mujeres valora algunos detalles como ponerse pulseras o anillos, o llevar un bolso que combina con la ropa, son elecciones a las que nosotras dedicamos mucho tiempo, pero que carecen de importancia para muchos hombres", explica la sexóloga Verónica Vargas. Y ahí aparece el conflicto. Una mujer ve cómo se te van los ojos con las modelos o las estrellas de cine, pretende llamar tu atención y al no conseguirla, se frustra. Siempre dependerá de su grado de autoestima, pero muy pocas están fuera de esa presión y sólo algunas agradecerán un piropo de vez en cuando. Ten en cuenta que "la publicidad de las prendas de vestir, zapatos y artículos de belleza basan su éxito en la percepción predominante del valor inconmensurable de la juventud y su relación con la belleza", explica Yescas. Y ella aspira a ser joven y bella para ti y, sobre todo, a que te des cuenta y se lo digas.

Pero, cuidado: "Los mejores piropos no son los que te comparan a la top model de turno. Los más efectivos son los que hablan de las particularidades que la hacen diferente: un lunar, un gesto, el tono de voz...", enumera la sexóloga.

 

Lo que nos pasa

En cuestiones de sexo los hombres somos muy visuales, por lo que nos entra por los ojos. La primera etapa de excitación sexual responde a un estímulo visual. Los mensajes producidos por imágenes reales o imaginarias viajan a través de la médula espinal, lo que posibilita el flujo de sangre hacia el pene. Cada hombre tiene sus fantasías y gustos. Pero, socialmente hablando, existen algunos parámetros a los que todos solemos responder. Son esas imágenes que se han inmortalizado como iconos. A partir de ahí que los publicistas echen mano de ellas para vendernos cualquier producto.

De forma común las imágenes capaces de generar un proceso así son las que no pueden verse con facilidad. A principios del siglo XX el tobillo de una mujer era considerado una de las zonas más erógenas de su anatomía, porque era algo que se podía ver muy rara vez. Por eso lo de insinuar y no mostrar funciona como un potente estímulo. "Una vez que el proceso de erección se pone en marcha y la excitación crece, cada vez se necesitarán estímulos más directos, pero en la primera fase no son tan necesarios", explica Vargas. Por otra parte, también entra en juego nuestro ego al saber que hay zonas que sólo podemos ver nosotros, de forma exclusiva. Y en ese sentido que la ropa interior, por ejemplo, se convierte en un icono sexual.

 

¿Por qué se ponen bikini?

"El 5 de julio de 1946, el ingeniero Louis Reard inventó el traje de baño de dos piezas, una auténtica provocación para los hábitos conservadores de la época", relata Yescas. "Se bautizó la prenda con el nombre de bikini porque ese era el nombre de un atolón del Océano Pacífico, donde Estados Unidos explotó la primera bomba de plutonio. La nueva prenda era igual de explosiva y de inmediato fue prohibida en muchos países y condenada por las autoridades religiosas", relata la experta. ¿Por qué resultó tan escandaloso? Porque mostraba el ombligo, una parte del cuerpo femenino que se reservaba para la intimidad. Y por si eso fuera poco, sólo se diferenciaba de la ropa interior por el material y los colores. Vaya que fue un escándalo. "En la actualidad, muchas mujeres lo usan porque suelen modelar su pecho y trasero adaptándose a las formas de su cuerpo", explica Vargas. Cada año las revistas femeninas recogen un sinfín de consejos del tipo de bikini que deben adquirir sus lectoras, lo que depende de si quieren aparentar más busto, disminuir el trasero o lo que deseen. "De todas formas, no debemos olvidar que muchas mujeres se sienten inseguras en la playa. No es el lugar adecuado para quedar con una mujer si no la conoces lo suficiente, y lo peor que puede ocurrir es que sorprenda a su pareja cuando está viendo a otra que tiene el cuerpo que a ella le gustaría tener", explica la sexóloga.

 

¿Por qué usan minifalda?

"Haciendo oídos sordos a la quejas de las autoridades eclesiásticas, el 10 de julio de 1964, Mary Quant presentó en sociedad una falda que era 15 centímetros encima de la rodilla", explica Yascas. Curiosamente, esta prenda se convirtió en un símbolo del feminismo, pues las mujeres ahora podían mostrar lo que les viniera en gana. Un estudio inglés concluyó que uno de cada cuatro entrevistados creía que una mujer no debía quejarse si llevaba una minifalda y era agredida sexualmente. Lo más sorprendente es que el estudio fue realizado entre hombres y mujeres, y no hubo diferencias significativas en las respuestas.

En la misma línea, un ministro de Interior de Guatemala prohibió la minifalda a sus funcionarias para no dar "mala imagen". ¿Y cuál es esa apariencia que tanto preocupa? "Remarca la silueta femenina, en el área genital y deja al descubierto las piernas. Es una realidad que puede ser interpretada como un mensaje sexual, pero también pintarse los labios lo es y nadie justifica ningún prejuicio contra el lápiz labial. En el mundo de la moda, no tiene esta carga, es simplemente una prenda más. Hay mujeres que sienten cómodas llevándola y otras que la reservan para ocasiones especiales", aclara la sexóloga.

Al margen de toda discusión, la minifalda aún es un icono sexual, que suele complementarse con las medias. "Una mujer se puede sentir bastante incómoda si la miran directamente las piernas o le dicen piropos vulgares, simplemente porque lleva esta prenda. Es el momento de ser un poco discreto y de dejar el comentario para el final: hoy estabas guapísima", aconseja Vargas.

 

¿Por qué les gustan las medias?

Básicamente, porque durante el invierno calientan sus piernas si llevan falda. Pero no todas medias son iguales. Existe una gran diferencia entre las que llegan hasta la cintura y las que se quedan a mitad de muslo. "Éstas suelen ser incómodas. La invención de la pantimedia fue un adelanto en pos de la comodidad de las mujeres. Pero, precisamente por ello, la media funciona en el imaginario sexual. Hace años, cuando todas las mujeres usaban ligueros y medias no tenían un significado tan sexual como hoy día", observa Vargas. Si ella lleva medias, es que se ha vestido para una ocasión especial y, por ende, espera de ti un trato acorde.

Esta prenda pertenece exclusivamente al universo femenino, y por eso nos gustan tanto. "Cada hombre tiene sus preferencias: algunos las prefieren con rejilla, y otros, de seda. No creo que haya un único que le guste a todos", comenta Vargas.

Las chicas punk usan medias rotas en un acto de provocación social que tuvo mucho de sexual. En los 90 se volvió a los ligueros y se llegaba a extremos en los que las chicas los usaban bajos sus jeans. Ahora casi todo se vale. En general, una mujer tiene medias para uso diario y otras que se pone cuando va a salir. "En muchos casos, las mujeres no les dan el carácter sexual que tienen bajo la visión de los hombres. Eligen los modelos dependiendo de la ropa que tienen", comenta Vargas.

 

¿Por qué se ponen zapatos de tacón?

La razón principal es que estiliza la pierna y que una mujer, al verse más alta, se siente más poderosa y atractiva. Además, las modelos suelen ser más altas que la media y su imagen se relaciona con una belleza ideal. Pero recientemente se ha publicado un estudio que proporciona datos más interesantes sobre los tacones.

La uróloga italiana María Cerruto estaba harta de que todos los estudios que se realizaban sobre los zapatos de tacón sirvieran para satanizarlos. Algunos aseguran que causan callos y otros han llegado a decir que está ligados a la esquizofrenia. Por todo esto, Cerruto quería encontrar alguna razón que ayudara a las mujeres, quienes como ella aman este tipo de calzado, a tener una buena razón para usarlos. Y vaya que la encontró. De acuerdo con la doctora, caminar con un tacón de unos cinco centímetros refuerza el músculo pélvico, que al estar tonificado proporciona un mayor disfrute sexual. También favorece la capacidad de las mujeres para contraer y relajar los músculos vaginales.

Eso está muy bien, pero, ¿cuál es la razón por la que los tacones nos resultan tan irresistiblemente atractivos? Pues, de acuerdo con los expertos, la postura que adquiere una mujer cuando los lleva puestos es más "abierta", lo que puede sugerir una invitación subliminal para nosotros. A partir de ahí, los zapatos altos se han unido al fetichismo de los pies y a cualquier tipo de manifestación erótica.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH