DESCARGA
Síguenos en:

Ponte pilas de larga duración en la cama

POR: Redacción
FECHA:2012-11-15
No hay hombre que no quiera durar más en la cama. Pero muchas veces, durante el jugueteo previo al sexo, la excitación sobrepasa los límites.

No hay hombre que no quiera durar más en la cama. Pero muchas veces, durante el jugueteo previo al sexo, la excitación sobrepasa los límites y en poco tiempo acabó lo que pudo haber sido una gran noche de pasión. Sigue estos consejos del Dr. Ian Kerner y las cosas cambiarán.


ENTRÉNATE

¿Cómo? Muy fácil: masturbándote. Pero hazlo teniendo el orgasmo de una mujer en mente, no el tuyo. En otras palabras, tómate tu tiempo. Inténtalo por 15 minutos, si sientes que el orgasmo está cerca, aguanta la eyaculación. En este caso, tú tienes todo el control, así que es un buen entrenamiento para cuando estés en la cama.

 

APRIETA

Si sientes que estás llegando al clímax muy rápido durante el sexo o la masturbación, detente y aprieta justo debajo de la cabeza del pene. Presiona firmemente con tu pulgar y tu dedo índice enfocándote en la uretra, el tubito que pasa por dentro del pene. Esta técnica ?desarrollada por Masters & Johnson, los íconos de la sexoterapia? saca la sangre de tu pene, disminuye momentáneamente la tensión sexual y contiene la respuesta eyaculatoria.

 

HAZ EJERCICIO

No nos referimos a que hagas 500 crunches diarios. Haz kegels, el ejercicio que te ayuda a tensar los músculos pubococcígeos (PC) del piso pélvico, que son los que entran en acción cuando cortas de tajo el flujo de la orina y lo liberas repetidamente. Empieza a practicarlos cuando vayas al baño. Después, a toda hora y en cualquier lugar sin necesidad de orinar: en la oficina, en el auto, donde sea. Tensa tus músculos PC por 10 segundos y luego suéltalos. Haz series de 10. Entre más fuertes estén, mejor control de la eyaculación tendrás.

 

JUEGA

Presiona la cabeza de su clítoris con la cabeza de tu pene. Después, quédate en la entrada de su vagina, donde están la mayoría de las terminaciones nerviosas. Cuando la hayas penetrado, haz movimientos cortos que penetren los primeros 5 o 6 centímetros del canal vaginal. Presiona tu pene contra su punto G. Durarás más si no empujas vigorosamente.

 

MUESTRA UN POCO DE CORTESÍA

Las mujeres tienen esa capacidad innata de experimentar orgasmos múltiples. Cuando le ayudas a tener el primero, te quitas la presión sicológica de tener que satisfacerla solamente con la penetración. ¿Cómo lo vas a hacer? Usando los dedos y la boca.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH