DESCARGA
Síguenos en:

¿Eres un mal besador?

¿Eres un mal besador?
"Era el entorno perfecto para un candente besuqueo (ese que hace desear a una chica lanzar al hombre contra una pared o árbol) y hacer con él su voluntad".
FOTO:Rodale
POR: Laura Roberson
FECHA:2012-12-06
Para las mujeres, el beso es la antesala al sexo. ¡Hazlo bien! La experta de MH te dice los detalles que debes cuidar si quieres dominarlo.

He besado muchos hombres en mi vida. Pero hubo uno que recordaré por siempre, y no porque sus labios fueran como los de Ryan Philippe. Nuestro beso ocurrió en una cálida noche de verano acurrucados en el pasto bajo un árbol. Era el entorno perfecto para un candente besuqueo (ese que hace desear a una chica lanzar al hombre contra una pared o árbol) y hacer con él su voluntad.

Al menos ese fue el tipo de beso que esperaba. En su lugar, el tipo se me fue a la cara como una aspiradora. Con un impulso salivoso de pasión obligada, sus labios se apoderaron de mi boca, barba y, en algunos momentos, de mi nariz. No podía respirar, y él interpretó mi resuello como jadeos de placer. Sobra decir que jamás lo volví a dejar que se acercara a mis labios (ni a parte alguna de mi cuerpo).

No soy una eminencia del beso: solo soy una mujer común. Una que usa el beso como la manera de evaluar (o descartar) a una pareja potencial (para decidir si podemos poner sobre la mesa el tema del sexo). Besar puede ser uno de los modos más excitantes del juego previo, la manera en que exploro y aprecio los labios y la lengua de mi pareja, la sensación de su cuerpo... si lo hace correctamente. Pero no solamente me crean a mí. Le pedimos a siete mil 274 mujeres que calificaran los besos que les han hecho temblar los labios y consultamos a los mejores expertos en sexo sobre cómo puedes besar mejor.

 

Tienes buena técnica, pero tu aliento hace evacuar la sala

Un aliento a cebolla dice más de lo que una quisiera saber. "Sugiere que eres descuidado y no muy bueno con la higiene", dice William Cane, autor de The Art of Kissing. Pero también hay un elemento evolutivo en juego: el beso es una manera de evaluar la salud, y el cerebro primario de una mujer puede interpretar el mal aliento como un signo de inhabilidad para combatir los gérmenes, de acuerdo a un estudio de 2010 de la Universidad en Albany. "Las mujeres tienen mucho más desarrollado el sentido del olfato que los hombres", dice la doctora en terapia sexual Victoria Zdrok Wilson, autora de The 30-Day Sex Solution. Y a diferencia de otros estímulos sensoriales, los aromas se procesan casi de inmediato: el bulbo olfativo está directamente conectado al cerebro. Así que el mal aliento produce una reacción más visceral (y repugnante).

Salvabesos Haz como los koalas y mastica hojas de eucalipto. Los chicles con extracto de esa hoja hacen más que solo cubrir los compuestos volátiles de sulfuro que apestan en tu lengua: pueden incluso eliminarlos, según descubrió un estudio japonés del 2010.

Lo dijo ella... "Él tenía un gusto a menta, con un toque del sabor de su bebida. Gentilmente tomó mi cabeza, empezando con ligereza... y luego su lengua perfecta, con las manos en mi cabello. No me importó que estuviéramos en público. Solo supe que quería más". -Dawn, 41

 

Babeas como sabueso

Una inundación salivosa proveniente de ti solo consigue asquearla. "Los hombres evalúan a la mujer por medio de los besos, pero como ellos tienen una reducida detección quimiosensorial, pueden necesitar más saliva para lograrlo", dice Susan Hughes, fisióloga evolutiva del Colegio Albright, en Pennsylvania. Además, como tu saliva contiene testosterona, puede que pretendas intercambiarla para encenderla más rápido.

Salvabesos Una boca seca es aún peor, así que debes facilitar la humectación. "Luego de unos minutos, cuando el beso es más intenso, ellas quedan menos renuentes a la salivación", dice Cane. "Conforme se excitan, sus detonadores cambian". Comienza con besos ligeros, dándose toques con las puntas de las lenguas. "Producirás menos saliva", dice Cane. "Además, la punta de la lengua es muy sensible, se siente bastante bien", añade.

Lo dijo ella... "Él empezó suavemente, solo con los labios, y luego pasó a un beso de boca abierta, lanzando apenas la punta de su lengua dentro de mi boca. Cuando la cosa empezó a ponerse un poco más intensa, puso sus manos bajo mi quijada y detrás de la cabeza. Aliento fresco y técnica perfecta". -Parisa, 26

 

Tu lengua está dentro, pero inmóvil

Solo hay dos explicaciones para esto: eres flojo o novato. Es el equivalente a una mujer que yace ahí, inmóvil, durante el sexo. En otras palabras, la fantasía de nadie.

Salvabesos La lengua tiene su chiste. Poco movimiento dice que no estás aplicado. Demasiado dice que eres un adolescente urgido. Para lograr un equilibrio, imagina que estás lamiendo un cono de helado; esto te ayudará a establecer un ritmo constante y un ritmo que no la agobie. Aventúrate fuera de su boca también, sugiere Violet Blue, autora de Seal It with a Kiss. Prueba seguir sus labios como si le estuvieras aplicando un lápiz labial, o juguetea con tu lengua en otras partes de su cuerpo: por su columna, sugiere, o haciendo círculos en su cuello y en el lóbulo de la oreja. No olvides tampoco la otra función habitual de tu lengua. Detente para susurrar lo sexy que ella es o lo excitado que estás. La afirmación verbal mantiene su mente a tono.

Lo dijo ella... "Fue lento, apasionado y sexy. Usó la dosis correcta de lengua -no demasiado húmeda- explorando no solo mi boca, sino también mi cuello. Sus manos estuvieron sobre mí todo el tiempo. Fue el beso más candente que he vivido". -Ashley, 18

 

Has llegado al fondo

Jugar hockey con la amígdala no es cachondo. Un beso enérgico solo crea una sensación artificial de pasión, mientras que un besuqueo lento y determinado puede redituar en lujuria.

Salvabesos En vez de buscar profundidad, forma una O con tus labios rodeando su lengua y aplica una leve succión mientras lo haces, dice Blue. Y no cantes tus besos: las mujeres son menos propensas que los hombres a decir que los gemidos de su pareja hacen más sensual un beso, según un estudio publicado en Evolutionary Psychology. Lo que sí la excita: tocar y acariciar, dicen los científicos. "Tus manos nunca deben estar ociosas durante el beso", dice Zdrok Wilson. "Toca su cara: a ellas les encanta". Puede ser tentador aventurarte a bajar las manos, pero evítalo. "Mientras más tiempo puedas alejarte de sus genitales, más excitada se pondrá", añade.

Lo dijo ella... "Besó mis labios suavemente y me mantuvo cerca, luego frotó mi espalda baja y me besó el cuello. Me hizo saber que le encantaba cómo olía. Luego me besó apasionadamente". -Rhonda, 41

 

Te dice lo que le gusta y lo haces hasta el cansancio

Las mujeres aprecian cuando les preguntas qué les gusta. Pero no te lo dicen para que lo repitas como un guión. Experimenta.

Salvabesos Una nueva posición puede ser la novedad que necesitas. Siéntala frente a ti y masajea su espalda. Si están frente a frente, prueba esta técnica tántrica: "Chupa su labio inferior", dice Zdrok Wilson. "Muchas mujeres sienten una relación directa, un hormigueo, en el clítoris cuando un hombre les hace eso". Ninguna mujer puede negar el placer en ello.

Lo dijo ella... "Preparaba el desayuno; él llegó por detrás, después de bañarse usaba solo sus bóxers. Me agarró las manos y las puso en mi espalda, y con su otra mano me jaló el cabello. Mordió mi labio inferior solo un poco para demostrarme que tenía el control. Nunca terminé de preparar ese desayuno". -Collen, 22

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH