DESCARGA
Síguenos en:

Aprende a gustarle más

Aprende a gustarle más
"El sexo es una conversación. Más del 90% de las encuestadas dijo que los gemidos de un hombre las prende."
FOTO:Mark Andrew
POR: Carolyn Kylstra
FECHA:2012-12-21
Revisamos recientes, entrevistamos a expertos y encuestamos a mujeres para realizar esta lista de reglas que te convertirán en un mejor amante esta noche.

1 ENTRE MÁS TE ENFOQUES, MEJOR SEXO TENDRÁS

¿Cuál es la manera más acertada de liberar la mente sexual de una chica cuando está en la cama? "La pasión", contestó el 42% de las encuestadas. "Eso significa que estés centrado en el momento y no te distraigas", comenta Joel Block, psicólogo estadounidense y autor de Secrets of Better Sex. "El sexo es una conversación y ella no desea sentir que extrañas tu smartphone." Ellas ponen demasiada atención a varias situaciones en la cama, y la mejor señal que puedes enviar viene de tu boca. Más del 90% de las encuestadas mencionaron los jadeos masculinos como uno de los factores que más les encienden. Pero es preferible que utilices palabras en vez de expresiones tipo neandertal, si es que puedes. "Lo que quieres es demostrarle que eso que ella hace te da placer, te gusta", argumenta Logan Levkoff, sexólogo neoyorquino y autor de Third Base Ain`t What it Used to Be. Además de proporcionarle un empujón, la seducción extra intensifica la experiencia. La comunicación silente también es importante. Contacto visual explosivo, mordisqueos de labio y cualquier otro tipo de interacción física o verbal le demostrarán que es ella quien tiene los controles y no una muñeca inflable en tu mente. Si el contacto ojo-a-ojo no es lo tuyo, entierra tu rostro en su cuello, recorre con la punta de tu lengua su cuello hasta sus lóbulos y susúrrale lo que te enloquece de ella.

 

2 EL JUEGO PREVIO ES EL EVENTO PRINCIPAL

"Mucha gente piensa en el juego previo como algo que los conduce a una cosa mucho más importante", comenta la consultora sexual Beverly Whipple, coautora de The G Spot and Other Discoveries About Human Sexuality. "Ambos se divertirán mucho más si lo toman como un juego erótico y una manera de descubrirse mutuamente, en vez de intentar alcanzar la meta." Las chicas que encuestamos están de acuerdo: dos de cinco dijeron haber alcanzado un orgasmo durante esta fase y no en la penetración. Además, al preguntarles cómo calificaban la pericia sexual de sus parejas, las dos quejas más frecuentes fueron la falta de creatividad sexual y aptitudes manuales promedio -en ese orden. ¡Auch! ¿Qué hacer? Dile que deseas tres sesiones sexuales sin penetración. Manda al diablo el típico guión: jugueteo, sexo, arrumacos y permitirás que tus instintos creativos afloren. Tendrás un extra: "La novedad sexual crea una atmósfera similar a la de los tiempos en que tuvieron sus primeros encuentros", señala el psiquiatra Daniel Amen, autor de Sex on the Brain: 12 Lessons to Enhance Your Love Life.

 

3 EL PLACER NO SIEMPRE IMPLICA SATISFACCIÓN

La buena noticia es que puedes proporcionar ambos a una mujer. En un estudio realizado por el Kinsey Institute, en Estados Unidos, tanto hombres como mujeres estuvieron de acuerdo en que el sexo sin preservativo se siente mejor -pero ellas dijeron que al usarlo lograban mayor satisfacción en la cama. Incluso las que usan métodos de control hormonal sintieron la diferencia: al usar condones reportaron un aumento de 17.5% en la satisfacción de sus vidas sexuales. ¿Por qué? No se requiere pensar mucho. Cuando ellas se preocupan menos (sobre las enfermedades), pueden disfrutar con mayor libertad. (Voltea la página para conocer más sobre los obstáculos de su placer.)

 

4 "CON SUAVIDAD" SIGNIFICA MÁS QUE SÓLO "TRANQUILO, NENE".

"Esa frase es una pista femenina para que pongas más atención a sus señales", indica Block. Entre más denso sea el punto sensible de una chica, deberás tratarlo con mayor cuidado. "El contacto del clítoris se siente brusco sin la lubricación necesaria", explica Lou Paget, educador sexual y autor de How To Be a Great Lover. Si una chica brinca o inhala súbitamente cuando tocas su clítoris -en vez de gemir o ronronear- has cometido un error. Debes estimular indirectamente al principio, y poner atención a sus reacciones para que te sirvan como guía. El clítoris tiene muchos nervios que se extienden a varios centímetros por debajo de la piel hacia ambos lados de su vagina (como un huesito de los deseos), lo que significa que puedes masajearlo sin tocar directamente el bulto. Sondea las extensiones con pequeños golpeteos por medio de tu lengua -de preferencia debe estar muy húmeda. También puedes zigzaguear con los dedos, pero utiliza lubricante. Procede a dibujar una espiral alrededor del clítoris y acércate cada vez más al centro. La combinación de expectativa y contacto indirecto activará sus centros de placer. Si ella lanza gemidos, has encontrado su punto sexual. Si se retira o aspira bruscamente, vuelve a repetir.

 

5 LA ATMÓSFERA ES CRUCIAL PARA EL CLIMAX

El algodón egipcio y las luces bajas no lastimarán a nadie, pero la temperatura de tu nido de amor es igual de importante, de acuerdo con investigadores alemanes. "Al inicio de nuestro experimento, únicamente 50% de las chicas pud alcanzar un orgasmo", dice el autor del estudio, Gert Holstege, director del centro de uroneurología de la Universidad de Groningen, en los Países Bajos. "Pero después entendimos que se encontraban incómodas por tener frío en los pies. Les proporcionamos calcetas y 80 % de ellas consiguió el orgasmo." Las prendas no son el secreto. "La amígdala y la corteza prefrontal -las zonas de tu cerebro responsables de la ansiedad, miedo y señales de peligro- disminuyen de forma dramática su actividad durante el orgasmo", comenta el Holstege. "Un entorno placentero, en el que la temperatura cuenta, es un factor importante para hacerla sentir segura y cómoda", añade. "Imagina el día ideal en la playa", sugiere Tristan Taormino, director de Chemistry, la serie porno de Vivid Entertainment. "Lo quieres suficientemente caliente como para sudar tantito, pero no deseas terminar empapado."

 

6 LAS POSICIONES REQUIEREN UN PROPÓSITO

"No hay necesidad de hacer tanta alharaca durante el sexo -las mejores son las que estimulan el clítoris", recuerda Levkoff. ¿Deseas aumentar su placer sin sufrir un calambre? Olvídate del nudo humano y adopta estos clásicos modificados. Fueron diseñados para fomentar la estimulación al clítoris, que posee más terminales nerviosas que tu pene.

A MISIONERO En vez de sacarlo y meterlo, "permite que ella se frote en círculos", sugiere la experta sexual Tracey Cox, autora de Scerets of a Supersexpert. "Mantén la base de tu pene en contacto con sus labios superiores tanto tiempo como sea posible." Otra opción: coloca dos o tres almohadas debajo de sus glúteos para levantarlas de la cama en una especie de ángulo dramático. La frotarás más con cada embestida.

B ELLA ENCIMA Haz una V con dos de tus dedos y colócalos de manera que la base de esa V (justo en medio de dos nudillos) quede directamente sobre su clítoris. Tus dedos deben rodear tu pene por la base mientras ella se monta. "Esto estimulará su clítoris, labios interiores y uretra -y añadirá intensidad para ti", termina Cox.

C DE PERRITO "Permite que ella levante los glúteos o abre tus piernas para bajar un poco más y alcanzar la hipersensible pared vaginal", comenta Cox. Mientras, intenta alcanzar su clítoris con los dedos (puedes utilizar un vibrador pequeño para máxima intensidad). Para conseguir estimulación extrema de sus partes más sensibles, embiste con movimientos cortos y lentos, en vez de siempre rápidos y largos.

 

7 EL ORGASMO EN CONJUNTO NO ES ÚNICAMENTE PARA "MIEMBROS"

Únicamente una de cinco chicas encuestadas dijeron que su último orgasmo había llegado durante el coito. "La mayoría de las mujeres jóvenes desean que sus parejas se tomen más tiempo y utilicen más la boca y las manos", explica Juliet Ritchers, una investigadora sexual australiana que entrevistó a más de 19,000 personas para su libro Doing it Down Under. Los resultados arrojaron que más del 90% de las mujeres era capaz de alcanzar el orgasmo cuando sus parejas usaron estimulación oral y manual. He aquí un dato: 52% de las entrevistadas dijo que había pedido a sus hombres detenerse porque temieron tardar demasiado. ¿Entonces cómo estar seguros del tiempo requerido? "Dile que podrías hacer eso todo el día porque te fascina, y pregúntale si desea que te detengas", sugiere Whipple. "Si a ti te asusta la idea de continuar dándole sexo oral durante 20 minutos más no lo aceleres, porque no me ocasionarás un orgasmo más rápidamente. "Mejor hazlo más lento, con mayor suavidad y de forma consistente, y así conseguirás el objetivo", añade Cox. Otra opción: consigue la ayuda de un vibrador pequeño, úsalo en su clítoris y lleva tu lengua a todas las zonas extras de su cuerpo.

 

8 EL "RAPIDÍN" NO DEBE TERMINAR CON UN "GRACIAS"

Únicamente la mitad de las mujeres es capaz de tener un orgasmo si el sexo dura 10 minutos o menos, de acuerdo con un estudio de 2009 publicado en el Journal of Sexual Medicine. "Eso se traduce en que, tras un rapidín, es probable que tú alcances el orgasmo y ella no", se lamenta Levkoff. Si ella no lo logra, asegura sesiones futuras de sexo veloz con una frase como: "Esta noche te volveré loca". Después cumple tu promesa. Si la dejas colgada con frecuencia, puedes jurar que te dejará pronto.

9 EL PUNTO G TIENE ALGUNOS AMIGOS QUE DEBERÍAS CONOCER

Tienes una meta. Bien. Pero el punto G y el clítoris no son los únicos objetivos militares. "Las más recientes investigaciones anatómicas ilustran al clítoris como un complejo clitorial y no un solo ente. Aquí la vagina, la uretra y el bulto funcionan como una unidad en vez de partes independientes", explica la investigadora del Kinsey Institute y columnista de Men`s Health, Debby Herbenick. Estimula ese complejo al tocar varios puntos a la vez. Algunos expertos creen que existe algo llamado punto A localizado en las profundidades de la vagina hacia el ombligo. "Estimula este punto y ella lubricará inmediatamente", recomienda Cox. "Introduce un dedo con lubricante en su vagina tan profundo como puedas sin que sea incómodo. Utiliza todo el dedo para explorar la pared frontal de su vagina." Ahora triplica la sensación: introduce los dedos índice y medio, pero saca el pulgar como si pidieras ride. De ese modo podrás empujar los dedos con mayor presión sobre sus paredes, estimularás el punto G y el A de manera simultánea. Usa el pulgar para acariciar su clítoris y gira con cuidado la mano.

 

10 "LISTA" ES UNA PALABRA RELATIVA

"El hecho de que una chica esté lubricada no significa que ya está lista para el sexo", advierte Richters. "El momento ideal para tu mujer llega cuando ha alcanzado una fase de excitación llamada relajación uterina." Lo que ocurre es que el útero se retira y la vagina se hace más profunda. "Podrás penetrarla más profundo y la vagina se aferrará a la cabeza de tu pene", explica Barbara Keesling, experta en sexualidad humana de la California State University en Fullerton, Estados Unidos, y autora de Men in Bed. "Los orgasmos son increíbles." Kessling dice que la mejor posición es "la mariposa": "Permite que ella se recueste sobre su espalda y lleva sus rodillas hacia sus hombros, de manera que la vagina apunte casi hacia el techo. Como la relajación puede tomar entre 30 segundos y... una eternidad, enfócate en la sincronía de la estimulación entre tu pene y sus labios exteriores antes de entrar. Recuéstense y frótense uno contra el otro, con tu pene escondido entre sus piernas, deja que ella te recorra con el cuerpo y se deslice por él mientras llevas tu boca y manos a otras zonas de su anatomía. El contacto cálido, firme y delicioso la pondrá en ebullición pronto.

 

11 ¿QUIERES SEXO? LAVA LOS PLATOS

"Si una chica está distraída por cualquier cosa -trabajo, falta de sueño, una pelea con sus amigas, responsabilidades- podría interferir con su excitación", ilustra Whipple. Siete de cada 10 encuestadas dijeron que tu ayuda en tareas hogareñas es una manera de encenderlas, pero los hombres hacen apenas el 30% de ello, de acuerdo con el Council on Contemporary Families, de Estados Unidos. Las entrevistadas confesaron que estarían más agradecidas si lavaras los platos, cocinaras o ayudaras con la ropa sucia, en ese orden. Si quieres puntos extra no te quejes.

 

12 EL ORGASMO NO ES LA META

La desesperación borra su ímpetu sexual: un estudio de 2008 publicado en el Journal of Sexual Medicine, de Estados Unidos, demostró que la presión derivada del desempeño sexual obstaculiza la excitación femenina. "Hagas lo que hagas no la mires para preguntarle si ya casi o si ya se vino", recomienda Whipple. "La distraes y provocas presión innecesaria. Mejor monitorea tu desempeño con preguntas como "¿te gusta esto?" o "¿quieres que siga?". Y si lo que esperas es que alcance el orgasmo a través de la penetración, es mejor que termines tú primero en vez de aguantar media hora con esperanzas. "Las mujeres no siempre se vienen, y saben que no es culpa de sus parejas necesariamente", indica Whipple. Entonces túrnense varias veces. "Siempre existirá la posibilidad de que te salgas de ella y continúes con los dedos, si es que sigue excitada", concluye Levkoff.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH