DESCARGA
Síguenos en:

Rescata a una mujer del aburrimiento

POR: Redacción
FECHA:2013-01-09
A ella la arrinconó el fanfarrón de la fiesta. Tu misión: ¡rescatarla! Y aquí te decimos cómo hacerlo con la ayuda de nuestro experto.

A ella la arrinconó el fanfarrón de la fiesta. Tu misión: ¡rescatarla! Y aquí te decimos cómo hacerlo, de acuerdo con el doctor Gerald Goodman, psicólogo de la UCLA y autor de The Talk Book: The Intimate Science of Communicating in Close Relationships.

 

El reconocimiento

Asegúrate de que de verdad ella quiere ser rescatada. ¿Tiene los brazos cruzados? ¿Se la pasa revisando su teléfono? Esas son señales que identificarás.

 

Crea una distracción

Cuando veas una brecha en su conversación, acércate casualmente y preséntate a los dos. Busca algún tema en común, como "¿y de dónde conocen a nuestro anfitrión?". O pregúntales si ya probaron los Martinis que están sirviendo. Es una manera de crear confianza.

 

Sé el antídoto para el aburrimiento

Haz completamente lo opuesto que el otro sujeto; lo último que ella quiere son dos fulanos molestándola. De ese modo, serás el más atractivo. Analízalo: ¿se la pasa hablándole al oído y riéndose de sus propias bromas? Entonces evita el humor barato y deja que ella guíe la conversación. ¿Trata de conquistarla, pero voltea ver cada busto que pasa cerca? Entonces, tu trabajo será no quitarle los ojos de encima.

 

Cambia tus intereses

Una vez que él baje la guardia (cuando hable más lento y relaje los hombros) concéntrate en ella. Hazle preguntas que provoquen respuestas concienzudas, como "¿Qué crees que estarías haciendo si no estuvieras aquí?". Mantén los ojos en ella y dale seguimiento a sus respuestas. Esto ayuda con la transición de una conversación tripartita a algo más exclusivo. Si él hace algo para llamar la atención, gira el cuerpo para que solo quedes de frente a ella y después continúa con la conversación.

 

Sálvala con un trago

En la siguiente pausa en la conversación, diles que fue un placer y dile a él que fue un gusto y que seguramente lo verías en otro momento. Dile a ella que vas en busca de otro trago e invítala a que te acompañe. Al hacer esto, no solo evitas una confrontación, sino que le dejas en claro al sujeto que no es requerido. Además, si ella decide acompañarte eso confirmaría que desde el principio estaba interesada en ti.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH