DESCARGA
Síguenos en:

Que ella marque el ritmo

Que ella marque el ritmo
"Algunas mujeres se sienten incómodas si quedan desnudas demasiado pronto".
FOTO:Cortesía
POR: Redacción
FECHA:2013-01-15
Cuando se trata de sexo, la mayoría de los hombres pensamos que rápido implica caliente. ¿Las mujeres?, no tanto.

Cuando se trata de sexo, la mayoría de los hombres pensamos que rápido implica caliente. ¿Las mujeres?, no tanto. "La evolución ha creado un sistema que mantiene los frenos sexuales en un punto mayor para ellas", declara Emily Nagosky, instructora sexual de la Universidad de Indiana, Estados Unidos. Esto es lo que debes hacer:


A LA CUENTA DE OCHO

EL INSTINTO: estás hambriento, quieres cargarla sobre tus hombros para aterrizar en la habitación.

MEJOR MOVIMIENTO: colócala contra la pared y dile lo caliente que te hace sentir. "Las mujeres adoran el sentimiento de anticipación", dice la terapeuta sexual Ava Cadell. Una sesión apasionada de besos y caricias en la sala pone el tono y ayuda a que se disparen los sistemas de excitación sexual: una combinación de tacto, vista y olfato; lo que es interpretado por el cuerpo de la mujer.


EL DESNUDO

EL INSTINTO: hora del espectáculo. Quieres arrancarle toda la ropa con los dientes.

MEJOR MOVIMIENTO: la persuasión. "Algunas mujeres se sienten incómodas si quedan desnudas demasiado pronto", comenta Sandor Gardos, terapista sexual y fundador de mypleasure.com. Así que hazlo por etapas. Desabrocha los dos primeros botones de su camisa. Luego acaríciala bajo la ropa pero sin quitársela. Desabrocha sus jeans y recorre con tus dedos las tiras de su brasiere. Con esto, le estás avisando lo que seguirá después de que se deshaga de la ropa. Pero no esperes más de cuatro minutos, pues de lo contrario "ella pensará que no quieres verla desnuda", previene Gardos.

 

MOVIMIENTO SUAVE

EL INSTINTO: sus pechos están erguidos. Tú únicamente puedes pensar en apretarlos.

MEJOR MOVIMIENTO: dulcifica tu tacto. Tu trabajo es complacerla, no satisfacerte a ti mismo con caricias rudas. Recuerda: el busto no es una plastilina que puedas modelar. "El tacto de un hombre promedio es 20% más enérgico que el de una mujer", explica Nagoski. Concéntrate en áreas de la parte superior de su cuerpo que no entran mucho en juego, como la clavícula, la parte interior de sus brazos y los lados de su estómago. "De esta forma estimularás su tracto ventral espinoso, el cual es responsable de transportar las sensaciones sexuales a través de su cuerpo", afirma Nagoski. Y si ella quiere más, resiste por dos minutos. Después proporciónale lo que te está pidiendo.

 

AMAGA Y CAMBIA

EL INSTINTO: ella suplica mientras tú estás dispuesto.

MEJOR MOVIMIENTO: espera un poco antes de penetrarla. Lleva a cabo un examen oral primero. "La espera durante los escarceos sexuales crea la sensación de reto para ella", informa Victoria Zdrok, ex Playmate y autora del libro Anatomy of Pleasure. "Ganar esta batalla ha á que lo que siga tome un cariz más emocional y psicológico." Cuando vayas hacia bajo, relaja la lengua y aplica una ligera presión; entonces, deja por un momento la ofensiva. Mientras más quiera ella, más te perseguirá. Capta el movimiento de sus caderas para que tengas una pista del ritmo que más le prende.

 

PUÑALADA POR LA ESPALDA

EL INSTINTO: ella está muy excitada, así que tú quieres ir más rápido, profundo y fuerte.

MEJOR MOVIMIENTO: cambia por la lentitud, lo superficial, la calma. "Al principio, ir despacio y por encima ayuda a que las paredes vaginales se relajen y expandan, permitiendo una penetración más profunda", recalca Gardos. No pienses que se trata de una carrera en la que debas llegar primero: es una escalada mesurada y gradual, por lo que debes incrementar la intensidad lentamente, y sólo cuando su cuerpo y respiración te digan que ya está preparada. Después de todo el preámbulo, cuando al fin la penetres, se sentirá como si hubieras conquistado el Everest.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH
Bike