DESCARGA
Síguenos en:

Chicas eléctricas

Chicas eléctricas
La regla dorada es no variar la técnica.
FOTO:Cortesía
POR: Redacción
FECHA:2013-01-17
Evita un apagón de su libido. Sigue estos planos para reprogramar sus circuitos. Te damos consejos para mantenerla encendida (a tu pareja).

APAGÓN: SU MENTE DIVAGA

"Investigaciones han demostrado que las mujeres pueden encenderse y tener orgasmos tan rápido como los hombres cuando se sienten relajadas", indica el Doctor Edwin Haeberle, autor de The Sex Atlas. "El obstáculo es la facilidad con la que se distraen, sobre todo al inicio de la excitación." "La razón es su predisposición a advertir el peligro", explica Peta Heskell, fundadora de la Attraction Academy (attractionacademy.com). "¿Acaso entrarán sus padres en ese momento? ¿Nos escucharán los vecinos? El estrés inhibe la producción de estrógeno." Y requieren de esta hormona. "Envía un potente flujo de sangre a los genitales y fomenta la lubricación", instruye la Doctora Lila Nachtigall, autora de Oestrogen: The Facts Can Change Your Life!

ENCÍENDELA No requieres una maestría en hormonas para manipular su química corporal. "Elimina las distracciones externas", recomienda la Doctora Pam Supr, autora de Fabulous Foreplay. "Las luces brillantes o sonidos fuertes son estresantes poderosos, y con música suave y un foco más tenue los disminuyes." Investigaciones de la Universidad de Buffalo, en Estados Unidos, demostraron que la música baja los niveles de cortisol, hormona del estrés. Probablemente ellos no han escuchado a Transmetal. Échale una mano o dos. "Al tocar su piel ella libera oxitocina", anota Diane Witt, profesora de psicología en la Binghamton University, en Estados Unidos. "Así será atacada por una cascada de hormonas de placer."

APAGÓN: EL CLÍTORIS

Si no lo tocas con cuidado, la recompensa no será la que esperas. "Al estimularlo antes de tiempo, sus gemidos serán de dolor, no de placer", advierte Sybil Grae Gerughty, investigadora sexual femenina. "Durante la excitación la sangre corre hacia el tejido eréctil del clítoris, lo que ocasiona que emerja del prepucio. Si le pones la mano encima antes de estar listo estarás tocando su uretra. Y eso duele", explica Gerughty. "Aunque encuentres su clítoris no estará acolchonado por el tejido eréctil y podrías lastimarla fácilmente" y un clítoris lastimado no es un clítoris feliz.

ENCIÉNDELA Con paciencia. "Comienza por tocar su espalda, brazos y muslos", recomienda Tracey Cox, autora de The Sex Doctor. Esto otorga tiempo a su cuerpo para reaccionar al estímulo. "Haz uso de ambas manos para acariciar sus muslos hasta que estén más abiertos. Luego te puedes dirigir hacia su vagina y frotar el clítoris a través de su tanga. Si no está lista al 100%, la tela funcionará como barrera para prevenir que estimules de más y le causes molestia."

APAGÓN: SU ORGASMO

"Tras el orgasmo, nuestros cuerpos liberan una cantidad obscena de dopamina", indica la terapeuta sexual Marnia Robinson. "Es un químico tan placentero y poderoso que los conejillos de indias se atreven a cruzar cables electrificados con tal de obtener una dosis." Y los humanos somos tan adictos como los roedores. Para controlar este poderoso motivador biológico, hemos desarrollado un "switch de apagado postcoito". "Los niveles de la hormona llamada prolactina se elevan hasta un 400%, lo que obliga a la dopamina a disminuir dramáticamente. Este mecanismo hace que la mente se concentre en cualquier otra cosa: cazar y recolectar, construir refugios... Sin este sistema de protección natural nos dedicaríamos a la persecución del sexo por encima de cualquier otra actividad", concluye Robinson.

ENCIÉNDELA Hierve un huevo. O busca un entretenimiento para los próximos tres minutos. "Así darás oportunidad a tu cuerpo de recuperarse de los cambios fisiológicos", señala Ivonne K Fulbright, autora de Touch Me There!: A Hands-On Guide To Your Orgasmic Hot Spots. "Después del orgasmo su clítoris regresa a la posición original y se encoge un poco. Si la tocas estarás frotando su uretra." Y de ese modo no aparecerá ningún genio. "No existe método para bajar sus niveles de prolactina", dice Robinson. "Pero si quieres un segundo round, deberás tocarla de un modo suave para motivar la segregación de oxitocina y un nuevo proceso de excitación." Sé un tipo gentil. "Su cuello uterino sigue abierto y, por lo tanto, es más sensible durante al menos media hora después del orgasmo", termina Robinson.

 

APAGÓN: TUS DEDOS EXPLORADORES

"Hay una regla dorada para la pasión: no varíes mucho la técnica", comienza Cox. "Es posible que pienses que al demostrar un amplio repertorio le ocasionarás un ejército de orgasmos intensos. Pero no será así." En una encuesta británica reciente, el 60% de las chicas confesaron que sus parejas impidieron el clímax gracias a un cambio de técnica. Y al no dejarla terminar se sentirá frustrada. "Al no ocurrir el orgasmo tras un periodo de estimulación insistente, el útero y la vagina quedan saturados de sangre, lo cual es molesto", anota la Doctora Gina Itchon, profesora del Xavier University College of Medicine, en las Filipinas.

ENCIÉNDELA "Una mujer promedio requiere de ocho minutos de estimulación constante para alcanzar un orgasmo", dice el doctor Seymour Fisher, autor de Understanding Female Orgasm y poseedor de un firme apretón de manos. Pero puedes llevarla al límite un poco más rápido si aprietas sus muslos, nalgas, estómago y músculos bajos de la pelvis. Así provocas una preparación natural para el orgasmo. "La intensidad de estas reacciones físicas crea una tensión sexual que la podría llevar al clímax", añade el médico Erwin Haeberle.

Redes Sociales
Araiz Corre
Encuesta
COACH